Cáncer de mama: congelar óvulos construye esperanzas - LA GACETA Tucumán

Cáncer de mama: congelar óvulos construye esperanzas

Tomado a tiempo, hasta el 90% de los tumores se cura, pero la quimio daña los ovocitos. Preservar la fertilidad es un soporte emocional. Disponible en el sistema público de salud.

20 Oct 2020 Por Claudia Nicolini
1

RESERVA DE VIDA. En nitrógeno líquido los gametos pueden ser preservados cuanto tiempo sea necesario.

Octubre es el mes que en el mundo entero se dedica al cáncer de mama (el más frecuente entre las mujeres argentinas); en concreto, a hacer “correr la voz por todos los rincones”: gracias a su detección temprana, los tumores de menos de 1 centímetro tienen hasta el 90% de probabilidades de curación. Por eso es importante elegir saber cuanto antes, perderles el miedo a los controles y no saltearse ni uno. Esos controles suelen consistir en ecografía y mamografía (hay mamógrafos disponibles en diferentes centros de salud; ver “Mamografías...”), y los necesita toda mujer (en general, una vez cada 12 meses) desde los 40 años, o antes si hay factores de riesgo, como antecedentes familiares.

“Es muy importante no dejarlos pasar por temor al coronavirus”, destaca la responsable del Programa de Prevención y Control del Cáncer de Mama del Siprosa, Estela Esquivel. “Por la pandemia el sistema de salud armó un plan de contingencia que incluye telemedicina. Las mujeres que necesiten controles deben llamar al 0800 de Salud Escucha (080044499) y hacer una consulta telefónica (recordar: 0800 es gratuito) con un especialista -agrega-. Durante esa entrevista se establecerá cuáles son los controles necesarios y, como todas las pacientes están georreferenciadas, de le dará un turno con día y hora específicos en el centro más cercano a su domicilio. Así se evita la circulación innecesaria.

Otras variables

Entonces, un resultado positivo ya hace mucho no tiene por qué ser una condena y la posibilidad de la cura es real. Pero también entran otros datos en escena: hay que saber que el tratamiento puede tener efectos; algunas veces sólo son incómodos y desagradables; otras pueden ser irreversibles. Uno de esos efectos tiene que ver con la fertilidad...

“Si bien es cierto el tratamiento tiene efectos variables, podemos asegurar, por de pronto, que afectará los niveles de reserva ovárica, y se puede llegar a casos de insuficiencia ovárica prematura”, explica por su parte Fernando Neuspiller, especialista en fertilidad y director de IVI Buenos Aires, centro de reproducción asistida.

“No sólo inciden los tratamientos de tumores de mama; también los de otros tipos de cáncer -explica el tucumano Federico Bonilla, doctor en Ciencias Biológicas, especializado en embriología clínica y miembro de la Sociedad Argentina de Medicina Reproductiva-. Abordajes como la quimioterapia atacan las células germinales y pueden volver estériles a las personas”.

Pero la tecnología permite construir esperanzas: los óvulos (y los espermatozoides, ver “Los varones...”) se protegen por criopreservación, técnica que ni el coronavirus suspendió.

“Durante el tiempo de la pandemia se realizaron los tratamientos de oncoprotección de fertilidad, porque la demora puede ser fatal. El resto de los procesos está detenido”, informa Bonilla.

Factor emocional

“La posibilidad de esperanza es crucial en lo psicológico. Un diagnóstico de cáncer irrumpe en la vida y supone un cambio importante. En el momento del diagnóstico, las preocupaciones sobre de la supervivencia y el tratamiento invaden pensamientos y emociones de la mujer y su familia”, describe Sofía Casella, jefa de la Unidad de Salud Mental de Maternidad y especialista en Psicología de la Reproducción Asistida de Samer.

“La preservación de la fertilidad se convierte para las mujeres jóvenes que reciben diagnóstico en un motivo de esperanza, fundamental para mejorar su afrontamiento”, señala la psicóloga María Villamil, encargada de la Unidad de Psicología de IVI Buenos Aires.

“Diferentes autores postulan que la posibilidad de la oncopreservación, al hacer referencia a una posible maternidad, tan asociada a la vida, a la trascendencia, da a las pacientes nuevas esperanzas y mejora su calidad de vida”, añade Casella y destaca: “hasta hace poco, la esterilidad sorprendía a muchas mujeres que habían sufrido cáncer de niñas o adolescentes. No habían sido informadas del riesgo de perder su fertilidad”.

“Por eso, todo paciente debe hablar con su oncólogo antes de empezar su tratamiento sobre la posibilidad de criopreservar sus células sexuales y así tener su material genético almacenado para un potencial tratamiento en el futuro”, enfatiza Bonilla y resalta que los procedimientos pueden realizarse tanto en el ámbito de la salud pública como con obras sociales.

“Y si las pacientes deciden ser madre luego del tratamiento oncológico, también está cubierta la fertilización; se trata en realidad de tratamientos de FIV convencionales”, agrega.

Preservación

“El procedimiento se inicia haciendo crecer los folículos ováricos; cómo hacerlo depende del tipo de cáncer y del grado de urgencia -agrega-. Unas décadas atrás se congelaban óvulos, pero la técnica no era tan exitosa: de 10 se recuperaban uno o dos. Ahora, gracias a la vitrificación, de 10 óvulos se recupera entre el 90 y el 100 %”. Se trata de un proceso de congelación ultrarrápida, en la que los ovocitos son previamente tratados con sustancias crioprotectoras. se usa nitrógeno líquido, y de esta manera, no se forman cristales de hielo que dañen los óvulos.

“Las pacientes suelen preguntar cuánto tiempo pueden estar guardadas estas células -resalta Bonilla-. El tiempo es indefinido. El nitrógeno líquido tiene -196 °C, por lo que el metabolismo celular desaparece”.

“Ya sabemos que la estimulación ovárica para la vitrificación de ovocitos no afecta el pronóstico de la enfermedad, puede iniciarse en cualquier momento del ciclo menstrual y completarse en dos semanas; de esta manera se puede iniciar el tratamiento oncológico sin demoras mientras se protege la fertilidad”, explica por su parte Neuspiller.

“Otra posibilidad -agrega Bonilla- es vitrificar corteza ovárica, la región del ovario donde se lleva a cabo la foliculogénesis. Luego del tratamiento anticanceroso podemos reimplantar dicha corteza y restablecer la función gonadal”.

“Ayudar a eliminar uno de los temores de las mujeres cuando reciben el diagnóstico de cáncer es de lo mejor que tiene mi profesión”, asegura Bonilla.

Los varones, también: los tratamientos oncológios pueden causar esterilidad masculina

“Mi hijo Sebastián tiene 30 años -cuenta Silvia, su mamá, que prefiere hacer reserva de su apellido-. Preocupado por atender a su papá, también con un cáncer e internado en terapia intensiva durante meses, no se fijo en sí mismo. Y para cuando reaccionó, la inflamación en un testículo ya era un tumor que requería cirugía y quimio”. Era bastante urgente, pero -cuenta Silvia- en la Maternidad pudieron hacer inmediatamente la preservación de esperma. “En el caso de los varones el procedimiento de oncoprotección es rápido y sencillo: sólo tienen que llevar al servicio de medicina reproductiva una muestra de semen antes de que comience su tratamiento oncológico”, explica Federico Bonilla, especialista en fertilización asistida.

Mamografías gratis en...

- Maternidad Nuestra Señora de Las Mercedes

- Centro de Salud

- Hospital  Avellaneda

- Hospital Regional de Concepción “Dr. Miguel Belascuain”

- Hospital de Aguilares

- Hospital General Lamadrid Monteros

- Hospital Eva Perón, Banda del Río Salí

- Asistencia Pública

- Policlínica Banda del Río Salí

- Área Operativa Alderetes

- Centro Médico Ramón Carrillo, Yerba Buena

- Policlínica Pedro Solórzano, Tafí Viejo)

- CAM Parque Independencia, Las Talitas)

- Tráiler de la Mujer (mamógrafo móvil)

Comentarios