El mercado observa con preocupación las reservas

El dólar informal sigue incrementando la brecha respecto de la cotización oficial.

18 Oct 2020
1

La dinámica que están tomando los mercados paralelos del dólar es cada vez más preocupante, y es el reflejo de la creciente desconfianza que genera el manejo de la política económica por parte del gobierno en el sector privado, advierte Invecq Consultores. El nudo gordiano de la delicada situación actual se encuentra en el triple desequilibrio fiscal-monetario-cambiario que muestra hoy la macro argentina y que al equipo económico no parece preocuparle o, al menos, no con la urgencia requerida. La mejor demostración de esto es la elaboración del Presupuesto 2021 que incluye un nivel de déficit y de emisión monetaria que no son compatibles con un escenario de estabilidad, según la consultora. La constante intervención del Banco Central en el mercado cambiario, con el objetivo de contener la cotización del dólar oficial, se percibe en la dinámica del stock de reservas internacionales que muestra una tendencia descendente muy preocupante y que ha llegado a una situación límite. La evolución de las reservas brutas, netas y líquida a disposición del Central muestran tendencias descendentes: las reservas brutas disminuyen desde abril del año pasado y las reservas netas y líquidas lo hacen permanentemente desde marzo de 2018. Si bien el stock de reservas brutas aún se encuentra por encima de los U$S 40.000 millones, ha morigerado su ritmo de caída desde inicios del año y se encuentra en niveles superiores a los de todo el período 2013-2016, no se observa lo mismo para las reservas netas y líquidas. Al 7 de octubre, último dato disponible, el stock de reservas netas ascendía apenas a U$S 1.920 millones, y sin contar las tenencias de Oro arroja un saldo negativo de U$S 1.821 millones, lo que da cuenta de una situación límite para la autoridad monetaria y explica por qué se vio obligado a reforzar los controles cambiarios.

Con los ojos en el blue: una brecha que sigue creciendo

El dólar informal cerró la semana en $ 178, ampliando a un 130% la brecha cambiaria respecto del oficial. Pese a esa situación, en el Gobierno nacional consideran que la cotización “blue” no refleja la realidad económica del país. Sin embargo, en el mercado persiste el temor respecto del avance de ese tipo de dólar en la economía real, particularmente en el impacto de los precios al consumidor. La cotización del dólar informal estaba por debajo de la oficial, al cierre del año pasado ($ 78,50 versus $ 81,90). Si se toma en cuenta la evolución que durante este año ha tenido el “blue”, subió casi $ 100 o un 127%. El dólar para los ahorristas (dentro del límite de los U$S 200) sólo ha crecido un 67% en ese período y con varias restricciones. Pero la carrera del paralelo ganó nuevo impulso a partir del “súper cepo” implementado a mediados del mes pasado, que encareció el dólar ahorro y dejó fuera del mercado oficial al millones de personas, advierte Iprofesional.com.

Luces de alerta: efecto en los depósitos

Lo que enciende luces de alarma, al igual que cuando se observa la dinámica de las reservas netas, es la aceleración de la tendencia descendente desde mediados de 2019 hasta la fecha y la ausencia de algún hecho relevante a corto plazo que pueda hacer cambiar la misma, según Invecq. Dado que el ratio de cobertura al considerar las reservas brutas en lugar de las netas es mejor, surgen dudas respecto de posibles maniobras oficiales para poder hacer uso de este stock con el argumento de la utilidad que revisten estos activos para la defensa del valor del peso. Estos temores por parte del público son alimentados por un comportamiento del gobierno de cierto desprecio hacia las instituciones y el derecho de propiedad, y son los que explican la caída de los depósitos privados en dólares desde mediados del año pasado, dice la consultora. Si bien la tendencia se había estabilizado, con los últimos controles cambiarios se ha vuelto a activar el retiro de depósitos bancarios.

¿Cuál es el impacto? Qué dicen los analistas

Según el economista José Luis Espert, la Argentina se encamina hacia una crisis severa. “No sólo el dólar va a seguir subiendo, porque no tiene techo, sino que de la mano de la devaluación -falta la devaluación del dólar oficial, que va a venir en algún momento- va a venir la aceleración de la inflación y con eso un aumento de la pobreza”, advirtió.

Pese a que el propio presidente Alberto Fernández ha negado ante los empresarios y los industriales un escenario de devaluación brusca, los analistas creen que es inevitable que eso suceda, aunque no se percibe todavía cuál será la magnitud de ese proceso.

“Cuando ves que el mercado no reacciona positivamente a ninguna de las medidas que el Gobierno tomó, es porque perdió la confianza. Y eso es muy complicado, porque no se ve un horizonte, qué podría hacer el Gobierno para detener la expectativa que hay de devaluación futura”, manifestó Christian Buteler, analista del mercado financiero.

Escenario diferente: comparaciones respecto de otras crisis que atravesó la Argentina

A diferencia de otros períodos de la historia argentina, los niveles de liquidez del sistema bancario y la ausencia de un régimen cambiario tan rígido como el de la Convertibilidad hacen pensar en una probabilidad muy baja de episodios confiscatorios como los del pasado, sostiene el reporte de la consultora que dirige el economista Esteban Domecq. “La válvula de escape de los actuales desequilibrios monetarios y cambiarios es un mecanismo de precios muy conocido: la corrección del precio oficial del dólar”, puntualiza el diagnóstico privado. Sin embargo, considera la consultora, la resistencia por parte del gobierno a un nuevo salto devaluatorio en este contexto es lo que hace pensar en algún tipo de maniobra no tradicional y alimenta la desconfianza del mercado. “Es imprescindible que el gobierno muestre un giro que permita restablecer la confianza a tiempo”, remarca la firma privada.

Las reservas: cuál es la autonomía

En lo que va del año el stock de reservas brutas ha bajado en más de U$S 3.755 millones, volumen explicado por la intervención del BCRA en el mercado cambiario. La caída no es mayor gracias a la evolución favorable de los encajes por depósitos en dólares en el sistema financiero que fue posible gracias a la reducción de los préstamos en dólares que realizaban los bancos al sector privado, permitiendo que gran parte de los depósitos en dólares en los bancos queden encajados en el BCRA, según Invecq. “Todo esto expone que la situación actual, en comparación al cepo de 2011-2015, es bastante más complicada para el gobierno. Las reservas son menores que al momento de implementar los controles cambiarios de 2011”, indica la consultora. “Si el equipo económico no logra encausar indicadores macroeconómicos (el resultado fiscal y los agregados monetarios) hacia una dinámica de normalización a tiempo, las reservas no alcanzarían durante mucho tiempo más”, alerta.

Expectativas: efecto por la falta de confianza

La falta de confianza de los inversores sobre la situación económica y financiera del país hace que día a día se supere la línea piso récord del dólar blue, afirman los analistas consultados por la agencia Reuters.

“Sobran compradores del (dólar) paralelo y faltan los vendedores, por eso es que muchas veces se escuchan precios alterados. Lo cierto es que para el lunes ya se escucharon valores de 180 (pesos por dólar)”, dijo un operador cambiario.

La suba del dólar informal coincidió con declaraciones del ministro de Economía de Argentina, Martín Guzmán, quien afirmó que el país cuenta con los instrumentos necesarios para mantener su actual política cambiaria y sostuvo que los tipos de cambio alternativos no representan la realidad económica. Este viernes, el dólar blue marcó un récord de $ 178 por unidad,  mientras que el denominado ‘Contado con Liquidación’ (CCL) operó a $ 168,60.

Comentarios