Cartas de lectores

18 Oct 2020

Con M de mamá

En mi infancia, mi madre Selva, para enseñarnos las letras, nos decía “con la M de mamá”. Fui recogiendo a través de los años todas esas M de Mujer Maravillosa, que en los momentos más duros de nuestras vidas se convierten en Mágica, Múltiple, Madura, Mártir, Masajista, Marquesa, Multifuncional, Magnífica, Minuciosa, Moderadora, Macanuda, Modesta, Mimosa, Milagrosa, Madrina, Motivadora… y cuando pensamos que es Miedosa, Malhumorada, Moribunda y Marginada, no observamos que secó sus lágrimas, se puso su Máscara, se dio unos Masajes, Mitigó su dolor, se puso Maquillaje, traje de Modelo, se Multiplica y Marcha a la Maratónica Murga ,saltando Murallas a Matar o Morir. La motiva el deseo de cumplir su Misión, nada la Mortifica, ni el peso de su Mochila repleta de malos tratos, insultos y discriminación; actúa con Mesura, Mirada firme en la Meta; desparrama Mansedumbre por doquier; debe Mantenerse a flote; la invade esa loca Manía de Monopolizar todas las obligaciones hogareñas que la van convirtiendo en Máquina, Moza, Muñeca, Médica, Maestra Misericordiosa y Manantial que no deja Marchitar las Magnolias y las Margaritas, donde bellas Mariposas dejan el mandato y bendición divina de ser Mujer y Madre a la vez... ¡Feliz día, madres casadas, solteras y del corazón! Y a ti, papá que por cualquier motivo estás cumpliendo el doble rol, un mundo de bendiciones, al igual que a las mamás abuelas, doblemente madres.

Francisco Amable Díaz

[email protected]

“Mama vieja”

“Le dije adiós con la mano y se quedó mama vieja, muy triste en la puerta del rancho”... Imaginarse la escena del hijo mozo partiendo del hogar para luchar por su realización personal  en el mundo. Abrirse del núcleo familiar, madre, padre, hermanos, afectos irreemplazables, duele de verdad. Cariños excelsos y puros en los que, quiérase o no, se destaca el lucero  inagotable de la madre. Ese brillo de diamante que no empalidece jamás y acompaña  en los  gélidos momentos de amargura  del adulto. Mama vieja. Yo le canto desde aquí... El hombre no llora. Canta. Sabe que en el cielo, desde una estrella lo mira. Se borran sus arrugas. Sonríe y es feliz. El gran amor de la mama vieja bajó para brillar en los ojos de los hijos y la esposa que Dios le dio. En el Día de la Madre, ¡salud!

Darío Albornoz

[email protected]

Falta de agua

He leído que falta agua en Yerba Buena y El Corte y sobre esta carencia cabe recordar y considerar que después de la privatización de las empresas del Estado se perdió la Toma del Monte de Los Naranjos, que daba agua a Yerba Buena y Villa Marcos Paz; allí, sobre la vertiente, hoy está el barrio Las Yungas. Toma perdida es la de Doña Hortensia y Puerta del Cielo, que en forma constante, aún en la sequía, mediante un acueducto, proveía de agua a la cisterna de la Loma de Imbaud. El caso es que por autorización y permiso de alguien se permitió hacer en el Río Muerto una extracción de áridos a lo grande y esto provocó una enorme retroexcavación que subió por el arroyo de Las Cañas y descalzó y destruyó el puente colgante del acueducto. Luego la retroexcavación subió por el arroyo de las Conchas y por falta de mantenimiento descalzó y destruyó la Toma de Doña Hortensia. También la retroexcavación destruyó la Toma de las Cañas, que daba agua a la Residencia Universitaria y en el arroyo Anta Yacu también hubo extracción de áridos con los resultados consiguientes. En cuanto al arroyo de las Piedras, la traza dada a la cañería que la conecta con el acueducto que va a la Loma de Imbaud no permite aprovechar todo el caudal que da la Toma Las Piedras y se pierde agua sin utilidad alguna. Desde allí antes se daba agua a la zona de Tafí Viejo. Por otra parte se permitió la expansión edilicia en el piedemonte y zona de infiltración en lo que va desde la Residencia Universitaria hasta más allá de La Rinconada con la consiguiente contaminación de las napas de agua que muy luego se extrae por bombeo de las perforaciones que proveen a Yerba Buena y Tucumán. En tiempos del ingeniero Domián se hizo un proyecto para dar agua de Yerba Buena desde una toma ubicada aguas abajo del proyectado dique Potrero de las Tablas. También en tiempos de la Dipos se hizo estudios para dar agua a Alderetes, Banda del Río Salí y Lastenia, desde el río Salas en la Sierra de Medina y otra toma en el río Loro para dar agua a la zona de El Timbó y del río Ñorco a Tafí Viejo y Tucumán; y desde el río Urueña para las poblaciones que sufren el arsenicismo; pero después de la privatización todo quedó en la nada. En cuanto la toma de en El Cadillal, con los emprendimientos edilicios y turísticos sufre la contaminación cloacal. Por eso un posible lugar conveniente para dar agua a Lules, Yerba Buena  y Tucumán es donde se unen el río Anfama y el río Lules y con una doble toma bajar con un acueducto a pendiente constante hasta el Potrero de las Tablas y desde allí seguir bajando. Es de hacer notar que en la peor sequía registrada el caudal era una tercera parte de lo que provee El Cadillal y en la época de lluvias, lo iguala. Cabe destacar que cuando la empresa era 100% del Estado tenía por no estudiar, proyectar y ejecutar obras previendo futuras carencias. Todo ha sido destruido por la ley. Los legisladores que se indignaron por los aumentos no se juegan por pedir la estatización 100%, ya que son incapaces de seguir el dicho del guerrero de la Independencia Alejandro Heredia: “lo que de hecho se hace, de hecho se deshace”.

Juan Carlos Rosario Medina

Lucas Córdoba 285, San Miguel de Tucumán

Pobreza

Hace muchos años, quizás cerca de cincuenta, un día estábamos con mi madre en un sencillo almacén de Yerba Buena, cerca de nuestra casa, y entró una señora humilde a comprar algo. Cuando el almacenero le dijo el precio, la señora estalló en furia y gritó: “Dentro de poco los ricos van a comer aca, y los pobres, ni eso”. Pido disculpas por la mala palabra, pero me impactó tanto -yo era un chico- que nunca olvidé ese episodio. Seguramente haya sido allá por los ´70, en la época de la crisis del “rodrigazo”. Qué tristeza que en estos casi cincuenta años nuestra dirigencia no haya sido capaz de mejorar la situación del país, sino que -muy por el contrario- lo hundió en sucesivas nuevas crisis, generando una cantidad de pobres que hoy es muchísimo mayor a la de entonces. Mientras vemos cómo las instituciones continúan degradándose, duele pensar en las miles de madres que sentirán diariamente lo mismo que aquella señora, cuando intentan comprar los alimentos para sus hijos.

Federico García Hamilton

[email protected]

Transparencia y ejemplaridad

Vivimos en una red de ejemplos mutuos y que todos somos ejemplos y modelos para los demás, de forma voluntaria o no, lo que significa que somos responsables de la influencia que ejercemos en ellos. De esta realidad inevitable de nuestra influencia moral nace el imperativo primero y fundamental de toda moralidad: Ser ejemplares, es decir, tener ejemplaridad, que es un ideal siempre positivo. Este imperativo se acrecienta obviamente cuando de gobernantes, funcionarios y todos servidores públicos se trata. Los políticos son también ejemplos, por lo tanto, lo quieran o no, la ejemplaridad de ellos da el tono a la sociedad que gobiernan, crean pautas de comportamiento, define el dominio de lo permitido y no permitido y, sobre todo, crea costumbres cívicas y morales. Quien ocupa un cargo público está obligado a asumir el compromiso de transparencia hacia la ciudadanía; no confundir los intereses generales con los intereses partidistas o con sus intereses particulares. En lo que respecta a los jueces, ejercen una función pública esencial. Cada uno de ellos tiene que ser ejemplo, si no quiere que el pueblo pierda la fe en la justicia. Alguien dijo: “para ser juez es necesario ser una buena persona y, si sabe de derecho, mejor”. El coronavirus trajo diversas consecuencias para la vida de las personas y de las familias en la sociedad; estamos adaptándonos a una realidad que muchas veces nos excede. Por eso la sociedad exige a las máximas autoridades el pleno funcionamiento del Poder Legislativo y del Poder Judicial. Su funcionamiento debe ser garantizado no solo en situaciones normales, sino también en emergencia, para velar por el pleno ejercicio de los derechos fundamentales y controlar el actuar de las autoridades públicas.

Pablo José Giunta

[email protected]

Planta de residuos cloacales

Los medios locales hicieron saber que vecinos de la localidad de San Andrés, se oponen a la construcción de la planta de tratamiento de residuos  cloacales,  que el Gobierno planea construir en esa localidad. Oportunamente solicité por escrito a la Secretaría de Estado de Medio Ambiente (SEMA) información sobre si el proyecto contaba con el estudio de Impacto Ambiental aprobado y su correspondiente Apto Ambiental (a la fecha sin respuesta). Un EIA es un documento técnico objetivo y de carácter interdisciplinario, encaminado a predecir las consecuencias de la ejecución, operación, mantenimiento, clausura, desmantelamiento y /o  abandono de la planta, sobre el medio ambiente e indicar las medidas correctivas. Mediante la Ley provincial N° 6.253/91, se creó el Consejo Provincial de Economía y Ambiente (CPEA) y entre sus funciones está la de estudiar y aprobar los EIA. Según la jurisprudencia existente a nivel nacional, los residuos cloacales por su composición física, química y bacteriológica,  constituyen lo que se conoce como residuos peligrosos y por ello es obligatorio que las plantas de tratamiento cuenten con un EIA, previo a su construcción. Los ciudadanos tenemos derecho al acceso a la información pública ambiental. Entre otros, se necesita saber: 1) Los tipos de tratamientos químicos, físicos, biológicos y/o mecánicos que se realizarán. 2) Manejo y disposición final de los barros que se produzcan. 3) Cómo se manejarán los malos olores que se originen.  4) Metodología para el control de las aguas superficiales y subterráneas.  5) Qué se hará y cómo será controlado el biogás (metano) que se produzca, ya que es un combustible peligroso. Se debe contemplar lo que se hará con los fluidos sin tratar cuando la planta, por alguna contingencia, quede fuera de servicio. Teniendo en cuenta el objeto del proyecto y el interés público, se deben considerar de modo especial la localización y la tecnología que se usará. Por ello reitero públicamente lo solicitado oportunamente a la SEMA y pido un pronto despacho del  mismo.

Juan Francisco Segura

[email protected]

Para publicar en "Cartas al director" escribir a [email protected]

 

Comentarios