Alberto Fernández: "menos mal que le tocó al PJ gobernar en este momento"

El acto en la CGT sirvió para la consolidación del liderazgo político del Presidente. Analistas advierten sobre una reperonización de la gestión.

18 Oct 2020 Por Marcelo Aguaysol
4

EN PRIMERA FILA. Juan Manzur saluda al presidente Alberto Fernández en la sede central de la CGT. Gobernadores acompañaron al jefe de Estado.

Una demostración de fuerza para recuperar la calle. Eso ha sido este 17 de Octubre, el Día de la Lealtad Peronista que encontró al presidente Alberto Fernández en un discurso de tono conciliador, pero con una frase que atravesó a la política argentina: “menos mal que le tocó al peronismo gobernar en este momento”.

Precedido por una caravana organizada por distintas organizaciones sindicales, el acto central por el Día de la Lealtad se desarrolló en la sede de la CGT con la presencia de varios gobernadores y de los principales referentes partidarios (no estuvo Cristina Fernández). “Vamos a terminar con esa Argentina del odio, vamos a construir otro país con todos y todas, con los que piensan como nosotros y los que tienen diferencias con nosotros. Porque creemos en la diversidad”, dijo el presidente de la Nación que, en definitiva, no fue proclamado como presidente partidario, una de las ideas que se había gestado en los días previos, como un modo de consolidar el liderazgo político del jefe de Estado.

Fernández llamó al diálogo.

Sin embargo, el mensaje presidencial ha desnudado cierta dicotomía con la realidad política nacional, envuelva en la pandemia de la covid-19 y con la grieta a flor de piel, ya que un sector de la sociedad resiste las políticas económicas, sociales y judiciales de la Casa Rosada. “Decir que menos mal que el PJ gobierna ahora no es más que un mensaje hacia el macrismo duro que, hace pocos días, se ha manifestado con el fin de los gobiernos populistas”, indicó a LA GACETA el analista político Cristian Buttie. A su criterio, el mensaje de Fernández en el Día de la Lealtad alimenta el juego político funcional con el solo fin de sostener una oposición dividida. Claro está que el núcleo duro lo representa el propio Mauricio Macri, que en los últimos días salió a cuestionar a la actual gestión de gobierno. Macri tiene un piso de votantes fidelizados pero, según Buttie, la proyección de crecimiento de esa fuerza como tal es muy bajo. Contrariamente a lo que sucede con el alcalde porteño Horacio Rodríguez Larreta, que promueve el diálogo (más allá de los embates oficialistas) y el consenso en las acciones institucionales.

Con el tradicional saludo en “V”.

Puertas adentro, el Frente de Todos necesita consolidar su liderazgo en un momento complicado para la economía nacional y con escaso margen de maniobra para encarrilar la situación del país. En medio de esa situación, en el acto de ayer aparecieron claramente cuatro vertientes de un mismo frente, todos ellos con agenda propia: Cristina Fernández articula acciones, muchas de ellas consensuadas con el propio Presidente; a su vez, Alberto Fernández busca fortalecer la gestión de la mano de su jefe de Gabinete, Santiago Cafiero. Sergio Massa está recorriendo el país para tratar de captar más dirigentes para su Frente Renovador que, en los próximos días, celebrará su congreso partidario. Y finalmente están los gobernadores que oscilan entre las necesidades financieras para gestionar y el respaldo permanente a la gestión de Alberto Fernández. Entre estos últimos se inscribe el tucumano Juan Manzur que ayer, desde su cuenta en Twitter, marcó claramente su posición. “Desde la CGT, celebramos un histórico #DíaDeLaLealtad. Gobernadores, funcionarios y referentes del Movimiento Peronista reafirmamos el apoyo incondicional al presidente Alberto Fernández como conductor de este proyecto nacional, que trabaja cada día para poner a #ArgentinaDePie”, tuiteó.

ORADOR. Fernández, acompañado de las militantes justicialistas.

Julio Burdman, analista político, afirma que el PJ la viene pasando mal últimamente y necesita de los símbolos partidarios para iniciar un proceso de reperonización de la gestión. “Le tocó gobernar en una situación adversa; viene padeciendo vapuleos de la oposición y una fuerte interna. Media Argentina le echa la culpa de todo al PJ y, así, necesita una suerte de reivindicación”, analiza.

¿Por qué el Frente de Todos necesita reperonizarse?

Burdman advierte que el de Alberto Fernández no ha sido un gobierno peronista, sino más bien progresista. Y, como sucedió antes con Carlos Menem o Néstor Kirchner, en algún momento necesitarán volver a las bases. “Claro que ese proceso puede no resultar sencillo porque, cuanto menos, implicaría un giro en la administración, con cambio de cuadros políticos además de modificaciones en el gabinete”, sostiene Burdman. En el mensaje, el Presidente vuelve a intentar una reconciliación política. “Hoy empezamos un tiempo distinto, empezamos el tiempo de la reconstrucción” del país, dijo desde la CGT. Además, llamó a la unidad de la sociedad para “curar a la Argentina y ponerla de pie entre todos juntos, sin rencores ni odios”. Casi las mismas palabras que, hace algunos días, pronunció ante los empresarios en el Coloquio de IDEA.

Qué dijo Fernández

La premisa.- “Empezamos hoy un tiempo distinto, empezamos el tiempo de la reconstrucción de la Argentina. A esta Argentina derrumbada la vamos a poner de pie. A esta Argentina que se enferma la vamos a curar nosotros, sin odios ni rencores”.

La pandemia.- “Vamos a convocar a todos los argentinos a estar unidos porque el mundo nos exige la unidad porque la pandemia no ha terminado y no resolvimos el problema del virus”.

El escenario.- “El peronismo ahora ha querido que le toque a él ser quien conduzca este presente” y liderar en el medio de la tragedia que significa la pandemia” para sobrepasar “el momento más difícil que el mundo ha experimentado” con el “derrumbe de sus economías”.

La crisis.- “En una Argentina en crisis como era la Argentina de diciembre del año 2019 esa pandemia la condenó infinitamente más. Le hizo un daño infinitamente mayor”. “Menos mal que gobierna el peronismo” porque “como buenos peronistas, hicimos lo que siempre hacemos los peronistas: pararnos primero al lado de los que más lo necesitaban”.

La lealtad.- “Pasaron 75 años y el peronismo siempre mantuvo la regla de ser leal a su pueblo”. “Perón y Evita fueron leales a su pueblo. Luego, Néstor (Kirchner) vino años después y su lealtad a la gente le permitió a muchos recuperarse a los que había sufrido en la crisis de 2001. Después vino Cristina (Kirchner) y le dio derechos a minorías como nadie otorgó durante la democracia”.

Esta nota fue anteriormente contenido exclusivo, sólo accesible para suscriptores.

 

Comentarios