Qué es, cómo cambió y qué significa hoy un libro

Una historia que va de los códices a los e-books.

18 Oct 2020
1

OBJETO HISTÓRICO. Borsuk se refiere, con detalle, a las variaciones sufridas por la materialidad del libro como objeto a lo largo de los años.

ENSAYO

EL LIBRO EXPANDIDO

AMARANTH BORSUK

(Ampersand - Buenos Aires)

Jorge Luis Borges comienza una de sus conferencias con una frase contundente: “De los diversos instrumentos del hombre, el más asombroso es, sin duda, el libro”, una “extensión de la memoria y de la imaginación”. En esa misma exposición el escritor reconoce que los antiguos no profesaban el culto del libro. Tomás Eloy Martínez, años después, plantea “El libro es como el agua. Se le imponen cerrojos y diques, pero siempre termina abriéndose paso”.

Uno de los temas más discutidos dentro de la cultura actual es la supervivencia del libro. Desde los textos de Roger Chartier, Robert Darnton y Gabriel Zaid hasta los de Fernando Calderón y Alberto Manguel han abordado la problemática del pasado y el futuro del libro y la lectura. Alarma la posible desaparición del libro de papel.

Amaranth Borsuk en El libro expandido insiste con su carácter de objeto histórico y se refiere, con detalle, a las variaciones sufridas por la materialidad. Una larga historia que se inicia con la tablilla de arcilla o el rollo de papiro, aprovecha formas distintas como la ideográfica, la pictográfica, etc. Hoy los libros electrónicos nos interpelan acerca de la naturaleza del libro. Borsuk explora los distintos artefactos que llamamos libros, postula su condición fluida y su carácter de experiencia.

En “El libro como objeto” plantea las transformaciones de la forma vinculada a al contenido. Adhiere a la idea del libro como sistema portátil de almacenamiento y distribución de información. Roger Chartier plantea “Los autores no escriben libros: no, escriben textos que se transforman en objetos escritos”. Toda mudanza implica nuevas costumbres de lectura y escritura. El segundo apartado está dedicado al libro como contenido. Tomando las palabras de Georg Landow se refiere a la naturalización, que nos impidió aceptar la condición variable del objeto. Desde el siglo XIX quedó amarrado a la cuestión de la propiedad intelectual, reduciendo la compleja experiencia que supone la lectura. En el último apartado se refiere al “libro de artista” término acuñado por Johanna Drucker, quien lo define como una “zona de actividad” en la cual artistas y escritores crean libros como obras de arte ori¬ginales. Son espacios que pueden estar escritor o en blanco, pueden tener imágenes o no. Pueden incluir sonido, videos, objetos táctiles y artefactos. Señala momentos importantes del libro de artista como Las impresiones luminosas de William Blake, el sueño del libro total de Mallarmé o 26 estaciones de gasolina de Ruscha.

Borsuk nos propone un recorrido minucioso, a veces conocido, por la historia del libro, a la que acompaña con una cronología y un glosario. Un texto útil en este cambio de época que permite conjurar visiones apocalípticas.

© LA GACETA

Carmen Perilli

Comentarios