Cartas de lectores

16 Oct 2020 Por LA GACETA
1

- Bastón blanco

Matías, un viejo amigo ciego, llegó a mí domicilio muy enojado, insultando a los colectiveros por el paro, razón por la cual debió tomar un taxi para trasladarse al centro a realizarse unos estudios médicos. Lo trató tan mal el tachero, que prácticamente lo tiró a dos cuadras de su destino y con el apuro le llevó su BB, su bastón blanco, que lo guía, acompaña y lo defiende en esa jungla salvaje que son las calles y veredas céntricas. El 15 de octubre es el día Mundial del Bastón Blanco, BB, jornada que contribuye a concientizar y sensibilizar a la sociedad de las barreras urbanísticas que obstaculizan la libre circulación de personas no videntes, con el fin de lograr una total integración, igualdad de oportunidades y gozar de los mismos derechos constitucionales que nos asisten. Este año lamentamos no participar de la Gran Maratón del Bastón Blanco, que año tras año se realizaba con docentes y alumnos de la Escuela Luis Braille, encabezados por su director, “profe” Félix Paz y público en general, donde nos vendábamos los ojos y marchábamos desde la calle Alsina y Buenos Aires hasta la Plaza Independencia. Si Dios nos da vida y salud, esperamos estar presentes el próximo año, para abrazarnos y juntos volver a celebrar el día del Bastón Blanco, que para los ciegos es la prolongación de su brazo y su fiel amigo.

Francisco Amable Díaz

[email protected]


- Enseñanza de un hombre sabio

Mientras compartíamos un sándwich de milanesa, recibí del padre Lalo Silva una lección sobre lo que significa obedecer. Me dijo: “si tienes un jefe que siempre te manda a hacer lo que a vos te gusta, en el lugar que vos quisieras, ese jefe es un virtuoso; si en cambio el que tienes te manda a hacer lo que a vos te desagrada, o a un lugar donde vos no quisieras ir, y lo haces, el virtuoso eres vos, y en eso radica la virtud de la obediencia”. En pocas palabras y en un lenguaje sencillo me dejó una enseñanza para toda la vida, y hoy comprendo que en eso radica la sabiduría, esa “escondida senda por donde han ido los pocos sabios que en el mundo han sido”, como la definía Fray Luis de León.  Descansa en paz Padre Lalo, que el Señor te dé el ciento por uno prometido.

Eugenio Lobo

[email protected]

Para publicar en "Cartas al director" escribir a [email protected]

 

Esta nota fue anteriormente contenido exclusivo, sólo accesible para suscriptores.

 

Comentarios