Quedó en libertad uno de los partícipes de la mortal pelea de San Cayetano - LA GACETA Tucumán

Quedó en libertad uno de los partícipes de la mortal pelea de San Cayetano

El acusado del crimen agoniza en el hospital Padilla. Se activó el protocolo sanitario. Vieja disputa entre dos familias. Lo acusan de haber herido a un joven que a su vez está imputado por la muerte de un muchacho de 21 años.

15 Oct 2020 Por Gustavo Rodríguez

Los problemas de salud de los dos imputados por la mortal pelea de San Cayetano complicaron la audiencia que se desarrolló ayer. El acusado del crimen de un joven de 21 años se encuentra internado en gravísimo estado en el Hospital. Mientras que el imputado de herir al supuesto homicida y a sus dos allegados, presentó un cuadro febril que activó el protocolo por temor a que tuviera coronavirus. El juez Pedro Roldán Vázquez ordenó que se le hiciera un hisopado al sospechoso y al personal que lo custodió en la guardia de tribunales. Después de una espera de cuatro horas, al conocerse que el resultado era negativo, se desarrolló el debate.

El fiscal de Homicidios Carlos Sale logró desentrañar lo que sucedió el martes en el barrio 20 de Junio. Confirmó que Facundo Osores hirió de dos balazos a Nicolás Yapura (25 años). Y que este habría querido cobrarse venganza atacando a la casa de la familia Lazarte, con la que mantienen enemistad y que habría dado protección al agresor.

Jonathan Lazarte, su hermano Miguel y Jonathan Álvarez dispararon contra los miembros de la familia Yapura. Allí fue herido mortalmente Lucas Nahuel Moreno (21), su hermano Jonathan y un menor de 15 años que perdió un dedo al recibir un disparo en una mano.

Los Yapura contratacaron. Al ser más que sus contrincantes lograron quitarle el arma y comenzaron a castigarlo. Según la acusación del fiscal, Facundo Tomás Barrionuevo, que estaba vestido con una remera verde y un alpino negro, hirió con un arma blanca y de una pedrada a Jonathan Lazarte (quien, si se recupera, deberá afrontar cargos de homicidio), mientras que a su hermano le aplicó varias puñaladas. Sale lo acusó de tentativa de homicidio.

“Ellos comenzaron a dispararnos. Después me pegaron una pedrada que me desmayó. Cuando me desperté, terminé enterándome de que lo habían matado a mi tío. Sólo tiré piedras”, declaró.

La defensora pública Florencia Ciotola dijo que no estaba acreditado que él haya herido con un arma blanca a los Lazarte. “Es cierto que es reprochable que le haya tirado piedras, pero acababan de disparar contra su familia y matado de un disparo a su tío”, indicó.

El fiscal Sale recalcó que este fue un incidente grave que conmocionó a toda la provincia. “Son dos familias que han generado terror en San Cayetano y que se vienen enfrentando desde hace bastante tiempo. En el barrio se vive una gran tensión con este caso. Hoy (por ayer) se realizaron allanamientos y el personal policial tuvo que ser acompañado por Gendarmería Nacional para que no hubiera problemas”, indicó.

El representante del Ministerio Público Fiscal solicitó que se le dictara la prisión preventiva por 60 días. “Puede entorpecer la investigación y tiene medios para fugarse”, argumentó. La defensora rechazó el pedido.

Roldán Vázquez decidió no hacer lugar al pedido de Sale y ordenó que Barrionuevo recupere la libertad, aunque seguirá vinculado al proceso. “Que un caso conmocione a los tucumanos no se puede tomar como argumento para dictar una preventiva”, explicó el magistrado, que ordenó que no se acerque a los Lazarte y que no entorpezca la pesquisa.

Comentarios