En qué consisten las guardias de ceniza que hacen bomberos y guardaparques para evitar más incendios

El personal involucrado piensa que el fuego fue provocado con mala intención y ya se planea cómo evitar que esto siga ocurriendo.

AVIÓN HIDRANTE. Las aeronaves volaron durante toda la semana dejando caer una lluvia de agua sobre el cerro. AVIÓN HIDRANTE. Las aeronaves volaron durante toda la semana dejando caer una lluvia de agua sobre el cerro.
13 Octubre 2020

Después de algunos días batallando contra un nuevo incendio producido en la zona de El Corte, cerca del hogar San Agustín, las llamas parecen haber sido controladas. El trabajo, sin embargo, no terminó ahí ya que actualmente se queda cada día y noche un grupo de bomberos y guardaparques para controlar la zona y hacer las llamadas guardias de ceniza. “Sólo quedaron algunos troncos encendidos, pero en zonas ya quemadas y de difícil acceso. De todos modos seguimos atentos a cualquier reactivación”, aseguró Hernán Rodríguez, jefe de Bomberos Voluntarios de Yerba Buena, que en las últimas semanas tuvo una extenuante tarea junto con sus compañeros.

Aquellos que hagan la guardia de cenizas no se quedan mirando de brazos cruzados expectantes por un posible avance del fuego, sino que se encargan de cortar, barrer, rastrillar, tapar, humedecer, enfriar y todo lo necesario para que el fuego no siga expandiéndose.

Este trabajo no es sencillo y lleva tiempo, por eso Rodríguez pidió la colaboración de la gente, no necesariamente con bebidas o alimentos, sino simplemente que se concientice por la situación y evite prender fuegos de cualquier tipo. “La idea es prevenir porque estamos escasos de lluvia y está todo muy seco. Además, rompimos dos cubiertas del camión, se rompieron equipos e indumentaria de los chicos y eso complica el panorama para nosotros”, agregó el jefe de bomberos sobre la difícil situación.

Rodolfo Salinas, director del Parque Sierras de San Javier, dice que está tranquilo por el hecho de que ambos incendios hayan sido controlados, pero no baja la guardia. “Seguro vamos a ver salir algún humeante por los maderos que quedaron quemados, pero estamos monitoreando la zona para que no vuelvan a encenderse”, afirmó.

Los guardaparques también vieron afectados su equipo y personal después de tantos días de trabajo y están utilizando estos días para recuperar fuerzas y maquinaria.

ESFUERZO. Un bombero de Yerba Buena lucha para apagar el fuego. ESFUERZO. Un bombero de Yerba Buena lucha para apagar el fuego.

“Hoy (por ayer) estamos acondicionando el equipo de incendio para cualquier alerta, obviamente que sin descuidar nuestra casa que es el Parque Sierras de San Javier”.

Todos los involucrados en detener el fuego llegaron a la conclusión de que el primer incendio (en la senda de Rojas Paz) había sido producido por acción humana aunque esperaban que se tratase de un acto de negligencia, sin mala intención. Con el segundo (el de la zona del hogar San Agustín) la apreciación del personal que trabajó en la zona cambió y ahora piensan que se trató de un fuego provocado con la intención de que se generara el posterior incendio.

Controles

Para evitar que siga ocurriendo y encontrar al culpable de lo sucedido se lleva a cabo una serie de reuniones entre los diferentes actores para ver cómo proceder.

“Hoy empezó la Guardia Urbana Municipal (GUM) a recorrer la zona en forma sistemática para controlar el lugar y verificar que no haya nadie generando problemas con mala intención”, aseveró Mauricio Argiró, secretario de Seguridad de la Municipalidad de Yerba Buena.

Agregó que se reunirán con la Dirección de Deportes del mismo municipio con el objetivo de coordinar el control y la ayuda que puedan brindar los caminantes y senderistas. “De ahí abriremos la propuesta a las otras instituciones, ya que tiene que ser una participación oficial entre todos para que tengan cobertura los trabajadores”, concluyó el funcionario. (Producción periodística: Homero Terán Nougués)

Comentarios