Bicichorros cometen un violento asalto en barrio Victoria - LA GACETA Tucumán

Bicichorros cometen un violento asalto en barrio Victoria

Por un celular y una billetera, Cristian Sebastián Ojeda recibió un disparo en tórax; fue atacado por cuatro delincuentes que se movilizaban en dos bicicletas y que lo interceptaron en Larrea al 1.700.

05 Oct 2020
2

GUARDIA. Uniformados recorrieron el barrio y preservaron la escena en Larrea al 1.700, donde fue el ataque. la gaceta / foto de antonio ferroni LA GACETA / ANTONIO FERRONI

A falta de motocicletas o automotores, la delincuencia parecería adaptarse a otros medios de transporte. El jueves al mediodía cuatro bicichorros rodearon a Cristian Sebastián Ojeda, cuando salía de su casa en calle Larrea al 1.700, en barrio Victoria, al sur de la capital. La víctima no tuvo muchas opciones, le entregó su billetera y su celular a los vándalos que lo encañonaban; no obstante eso no evitó que uno de los agresores le disparara con un revólver en el lado izquierdo del tórax, causándole una peligrosa herida.

Los cuatro ladrones escaparon a bordo de dos bicicletas, los vecinos entonces llamaron a la Policía y a la emergencia médica. Ojeda fue llevado de urgencia al hospital Padilla, donde los médicos precisaron que el proyectil había ingresado por debajo de su axila, hasta anoche continuaba internado, según las fuentes consultadas.

Cuando tomaron intervención, los efectivos de la Patrulla Motorizada que recorrían la jurisdicción de la comisaría 13 aprehendieron a tres sujetos (un mayor y dos menores) que habían sido divisados a dos cuadras del lugar donde ocurrió el ataque. Un cuarto sospechoso, al ver que la Policía se aproximaba escapó y hasta el cierre de esta edición aún era buscado por los uniformados. Entre las pertenencias de los tres capturados había un revólver Bagual calibre 22, dos cartuchos, una remera ensangrentada y una bicicleta roja, en la cual se habrían movilizado, todo quedó en calidad de secuestro y en manos de la fiscalía, que imputó por robo agravado por el uso de armas de fuego a los presuntos criminales. En la escena se encontraron además tres vainas servidas.

ASISTENCIA. La víctima fue internada y es evaluada por los médicos. LA GACETA / OSVALDO RIPOLL

Tras debatirse en una audiencia por videoconferencia, se determinó que el único de los detenidos imputable cumpla con 60 días de prisión preventiva. A su vez, los dos menores de edad deberán cumplir con el mismo plazo en el Instituto Roca.

Persecución

“A los efectivos les llamó la atención la actitud sospechosa de estos ciclistas, los siguieron a distancia hasta tratar de interceptarlos pero los sospechosos intentaron fugarse, finalmente lograron reducir a tres de los cuatro sospechosos”, informó el comisario Daniel Contreras, jefe de esa unidad especial. “Momentos antes había ocurrido un violento asalto en el que un hombre había recibido un disparo en el tórax, por lo que fue internado. La descripción de los autores concordaba con la de los aprehendidos. Se le dio intervención a la Fiscalía de turno y al Juzgado de Menores”, agregó.

El hartazgo

En las calles de barrio Victoria los residentes no ocultaron su indignación por lo que había ocurrido a plena luz del día. “Estamos hartos de la inseguridad en esta zona; hartos, hartos”, repitió Mariana Ferreira al ser consultada por LA GACETA. “Antes te robaban a la tarde y a la mañana, cuando salías al trabajo o volvías de trabajar. Ahora te asaltan las 24 horas del día, vivimos con el Jesús en la boca de salir y que te encañonen”, enfatizó la vecina sin pelos en la lengua.

“Estábamos por sentarnos a comer cuando escuchamos los gritos y un tiro. Mi hijo se acercó a la ventana y vio a cuatro chicos que salían rápido en bicis, después vimos lo que le había pasado al vecino, no se puede creer las cosas que pasan en el barrio, por nada te tiran a matar estas porquerías”, contó Lorena Ríos, que llamaba a su hijo Carlos para que detallara lo que había visto. “Eran unos mocosos, no se puede creer hasta donde llegamos. Pensar que uno se mata laburando para que venga esta gente que por quitarte unas zapatillas son capaces de matarte, a mí no me vengan con que son unos pobres chicos estos dañinos”, analizó el joven.

Enrique Castellanos fue otro de los habitantes que quiso hablar con LA GACETA. “El tema no es la Policía, yo si veo que patrullan las calles, el tema es que hay una plaga de chicos que salen a robar para comprar droga, viven para eso nomás. El hombre al que balearon venía de trabajar, volvés cansado para pasar un rato con tu familia y después salir de nuevo y por poco lo matan, le dispararon a matar”, resaltó. “No se puede hacer otra cosa que salir a marchar, alguien se tiene que dar cuenta de lo que pasa en todos los barrios, somos rehenes de los delincuentes”, concluyó.

Comentarios