Ruta 334, un camino que va desapareciendo - LA GACETA Tucumán

Ruta 334, un camino que va desapareciendo

La falta de mantenimiento y las crecientes del verano determinan el mal estado de la ruta del sur, en el tramo que une Taco Ralo con La Cocha. Quejas de los pobladores.

05 Oct 2020 Por Rodolfo Casen
3

BADÉN SOBRE EL RÍO SAN FRANCISCO. Permite comunicar La Cocha y Taco Ralo, el puente quedó en promesa. LA GACETA / FOTOS DE OSVALDO RIPOLL

Oscar Fernández (65) está indignado. Es comerciante y vive en el paraje Los Gómez, a unos siete kilómetros al este de Taco Ralo, a orillas de la ruta 334 que comunica con La Cocha. Lanza improperios de todo calibre y señala con un dedo la razón de su arrebato. No puede aceptar que Vialidad provincial haya destrozado los pocos kilómetros de pavimento que le quedaban a la carretera en el tramo que se extiende -de este a oeste- desde Taco Ralo hasta el río San Francisco.

“Mire como quedó esto. Y todo por falta de mantenimiento de años porque aquí no hay desbordes de agua. Eso se da más adelante, pasando el río San Francisco. La solución fue traer máquinas y arrancar el pavimento que sobrevivía. Esperábamos que vinieran a arreglar el camino. Pero no, vinieron a dejarnos al borde del aislamiento”, se quejó Fernández. “A los baches los hubieran tapado y arreglado las banquinas. Sin embargo hicieron más fácil y perjudicial para nosotros”, insistió.

El vecino recuerda que un par de agricultores de la zona atravesaron sus tractores para impedir el destrozo, pero -según dijo- sólo lograron salvar un par de metros de pavimento llenos de pozos. Desde La Cocha hasta Taco Ralo la 334 tiene unos 40 kilómetros. Sólo el tramo inicial que nace en la 38 y se extiende al este, a lo largo de ocho kilómetros, está pavimentado. El resto, de oeste a este y hasta el río San Francisco, se transformó con el tiempo en una senda estragada por el abandono y los desbordes de canales y acequias.

INDIGNADO. “Nos dejaron al borde del aislamiento”, se queja Fernández.

“Los finqueros desmontaron y desviaron las acequias. El agua de lluvia terminó convirtiendo en río a la 334”, observó Daniel Mendoza. La ruta fue pavimentada en la década del 70 y perduró con el revestimiento unos 50 años. Fernández dice que sobrevivir en la zona es un milagro. “Uno está viviendo de sobra. Todo te juega en contra. No sólo el estado del camino te embronca, porque no podes salir ni en tu propio vehículo, sino también el agua con arsénico. Aquí un día vino una médica tomó muestra del agua y no regresó más. Esa es nuestra realidad”, apuntó.

El San Francisco

El río San Francisco atraviesa la ruta a mitad de su extensión con un socavón de más de 200 metros de ancho y unos 15 metros de profundidad. Sobre el lecho se hizo un badén provisorio para el paso de los vehículos. Se sabe que la obra no tiene futuro una vez que crezca el cauce. Así quedó el río luego de una creciente descomunal que se desató en abril del 2015.

La 334 tiene una importancia vital para la comunicación terrestre de unas 700 familias diseminadas en los parajes El Palancho, La Florida, Puesto Los Pérez, El Mistol, La Esperanza y Los Gómez. Incluso para los vecinos de Taco Ralo que estudian o trabajan en La Cocha. También para la salida de la producción de granos. “De aquí se fue mucha gente porque es muy difícil vivir en un lugar sin camino adecuado. Ni en moto se puede andar. Cuando llueve quedamos sin salida”, expuso Mendoza.

“ROMPÍ MI MOTO”. Teresa González alude al mal estado del pavimento.

Doña Teresa González, de La Chilca, confesó que cada vez que tiene que viajar a La Cocha a cobrar su jubilación o a comprar mercadería, las dificultades que debe enfrentar son una verdadera pesadilla. “Rompí varias veces mi moto. Si esta ruta está en mal estado, peor el camino por el que vengo desde mi casa. Ahí ni siquiera electricidad consigo que me instalen, menos puedo esperar que me arreglen la calle”, planteó. Entre La Cocha y Taco Ralo sólo hay una unidad de colectivo que sale desde ésta última localidad a las 7.30 y regresa a las 11.30. “En tres horas hay que hacer todo en la ciudad. De lo contrario uno se queda a pie”, advirtió doña Teresa.

De acuerdo con la comisionada comunal de Taco Ralo, Claudia Ferrari, la situación de la ruta 334 siempre ha formado parte de los temas que preocupa a su gestión. Por esa razón, según aseguró, ha enviado varias notas al administrador de la Dirección Provincial de Vialidad, Ricardo Abad, exponiendo la necesidad de mejorar la carretera. Por ahora no llegaron las respuestas.

Temas

La Cocha
Comentarios