Así sería la alcaidía sin murallas de la zona este - LA GACETA Tucumán

Así sería la alcaidía sin murallas de la zona este

La Legislatura aprobó por unanimidad la expropiación de un predio de Banda del Río Salí, donde se prevé recluir a casi 300 personas El edificio contará con tres pabellones de dos pisos. Tendrá un diseño menos intimidante para favorecer la recuperación.

03 Oct 2020 Por Martín Soto

El primer paso está dado. La Legislatura aprobó por unanimidad la expropiación de un terreno en Banda del Río Salí, donde está prevista la construcción de una alcaidía que permitirá albergar a unas 300 personas privadas de su libertad. El anteproyecto se diseñó contemplando los nuevos estándares penitenciarios internacionales, por lo que el edificio contará con una particularidad: no tendrá rejas ni murallas.

El proyecto de ley para la expropiación de un terreno de ocho hectáreas del Complejo Agroindustrial San Juan había ingresado a la Cámara con el vicegobernador Osvaldo Jaldo como primera firma, con el respaldo de los legisladores oficialistas Gerónimo Vargas Aignasse y Gonzalo Monteros, entre otros. En la sesión del jueves, la iniciativa fue respaldada por los 36 parlamentarios presentes en el momento de la votación.

El edificio está proyectado para ubicarse lindante a la ex ruta 9, a pocos metros del espacio destinado entre la futura ubicación del Centro Judicial del Este (cuya ley de creación fue promulgada el mes pasado) y el actual Hospital Eva Perón. La superficie cubierta será aproximadamente de 4.700 metros cuadrados, con sectores de estacionamiento y espacios exteriores de 4.000 metros cuadrados. En el predio a expropiar se construirá también una nueva sede de la Unidad Regional Este de la Policía, además de otros edificios complementarios, como una administración.

Precisiones y detalles

La alcaidía propiamente dicha estará compuesta por tres pabellones iguales desarrollados en planta baja y primer piso, con una capacidad de alojamiento de 252, y otro especial para 28 personas privadas de su libertad, y con un observatorio de vigilancia central. Cada uno de estos pabellones contará con un patio descubierto para la recreación de los detenidos. En un sector de visitas, además, habrá merenderos y juegos infantiles para los niños que visiten a sus familiares.

“El concepto de este proyecto será el de implementar una arquitectura penitenciaria de nueva generación, que permitirá superar los problemas tradicionales de los actuales edificios destinados al alojamiento de las personas privadas de la libertad, con formatos más humanos, con una arquitectura menos intimidante, sin rejas ni murallas, reemplazándolas por tecnologías modernas de detección, contención y supervisión”, señala el proyecto.

Inversiones y posturas

Vargas Aignasse, presidente de la comisión de Seguridad y Justicia, explicó que la creación de una alcaidía “es de medular importancia” dado que la cifra de personas procesadas se incrementó el último mes, desde la implementación del nuevo Código Procesal Penal. Explicó que la inversión final rondará los $350 millones y que los fondos estarían contemplados en el Presupuesto 2021 (próximo a ingresar a la Cámara). Agregó que el proyecto cumple con las normativas de la ley 24.660 y contempla también las normas internacionales, de las Naciones Unidas para el tratamiento de los reclusos (reglas Mandela) y las medidas no privativas (reglas de Bangkok). “Se hace buscando que el confinamiento tenga posibilidad de recuperación, siempre pensando que la reja y el paredón no es lo mejor”, expuso.

El legislador Monteros, en tanto, diferenció que una alcaidía no es una cárcel. “La alcaidía es un lugar de alojamiento transitorio de quienes esperan una condena firme o una prisión preventiva. Su alojamiento allí sería por un periodo muy corto”, aclaró. Destacó que estará a pocos metros del Centro Judicial Este, cuya ley de creación fue promulgada por el gobernador Juan Manzur el mes pasado.

El titular de la bancada oficialista, Roque Tobías Alvarez, resaltó que del tema seguridad no sólo hay que preocuparse sino ocuparse. “Usted (por Jaldo) y la Cámara toda está ocupándose. Lo que sigue es ocuparnos y conseguir los fondos y que este sueño se haga realidad. Cumple con toda la normativa internacional”, destacó en el recinto.

La iniciativa, que ya tiene su primer paso, se llevó a cabo mediante un trabajo conjunto del Gobierno de la Provincia; el Ministerio de Seguridad, a cargo de Claudio Maley; la Municipalidad de Banda del Río Salí, que encabeza Darío Monteros; y la Policía de Tucumán, cuya jefatura está a cargo de Manuel Bernachi.


Detalles de las celdas

Para contrarrestar el efecto psicológico

En el anteproyecto adjuntado a la ley de expropiación sancionada se precisa que las celdas de los pabellones tendrán ventilación y luz natural, mayor al 10% de la superficie del suelo conforme lo establecen las normas. “Las aberturas permiten al detenido ver el ambiente exterior con lo que contribuye con el aspecto psicofísico de la persona. Los colores elegidos son claros y algunos detalles en tonos estridentes para contrarrestar el efecto psicológico de las personas en contexto de encierro. Las celdas son compartidas por dos personas todas ellas equipadas con camas, mesa de trabajo, sillas y lugar de guardado”.


Crisis carcelaria

Los argumentos para la expropiación

En los fundamentos de la norma sancionada se remarca que la necesidad “obedece a la situación problemática que presentan todas las comisarías de Tucumán, en especial las 47 de la zona este, las cuales se encuentran en un evidente estado de deterioro y con superpoblación carcelaria”. A su vez, se destacó que una de las premisas es que haya más presencia policial en las calles. “Al existir una menor cantidad de detenidos en las comisarías del este se requerirán menos policías para contenerlos”, se indicó, y se marcó que beneficiaría a todo el departamento Cruz Alta.

Comentarios