La “bestia” de la Fórmula 1

03 Oct 2020 Por Carlos Cazón

El 15 de Mayo de 2016, en el GP de España, la Fórmula 1 tuvo el ganador más joven de su historia. El pequeño neerlandés tenía exactamente 18 años, 7 meses y 15 días cuando llevó al límite su Red Bull y terminó en lo más alto del podio. Su nombre es Max Emilian Verstappen.

Nació el 30 de septiembre de 1997 en Bélgica pero utiliza la nacionalidad de Países Bajos de su padre Jos, quien también fue piloto de F-1. Max comenzó en karting a los siete años y de inmediato se convirtió en campeón de la Clase Mini del certamen belga. En 2006 fue nuevamente campeón ganando las 21 carreras del campeonato. En 2007 también ganó todas las carreras que corrió con el Rotax Mini Max klasse. Debido a esto en 2008, con tan sólo 11 años, fue lanzado en la Clase Cadete en el certamen belga y también fue campeón con 11 victorias en 12 carreras. Su carrera amateur fue brillante, tanto que en 2013 condujo sus primeros metros a bordo de un monoplaza. En 2014, debutó en la Fórmula 3 con el equipo Van Amersfoort Racing y el 4 de mayo ganó la tercera carrera en Hockenheim desde la pole. En agosto de 2014, se unió al Red Bull Junior Team, desestimando una oferta de Mercedes para unirse a su programa de desarrollo de pilotos.​ Seis días más tarde, fue confirmado como piloto de F-1. Sería parte de la Scuderia Toro Rosso, junto con Carlos Sainz.

Verstappen hoy ocupa el tercer lugar del campeonato de pilotos con 128 puntos por detrás de Hamilton con 205 y Bottas con 161. Ganó la quinta carrera de la temporada 2020 en el circuito de Silverstone, fue segundo el domingo pasado en Rusia y tuvo 10 carreras consecutivas en las que el peor resultado fue la tercera posición. Es el único piloto que se las ha ingeniado para meterse en medio de los Mercedes, incluso con un Red Bull que muchas veces parece no estar a la altura de la circunstancia. En 2020 ya tuvo tres abandonos, todos debido a fallos en la unidad de potencia Honda. Más allá de los problemas del auto, el rendimiento de Verstappen es de otro planeta. Ha superado sin agitarse a todos los compañeros que le han puesto al lado. Primero Ricciardo, después Gasly y ahora Albon. Especialmente con los últimos dos la diferencia fue increíble, como si pilotearan distintos autos. La efectividad de “Mad Max”, como lo llaman sus fanáticos, supera todas las expectativas; acumula 38 podios, habiendo superado los 35 de Fittipaldi y Fangio, los 36 de Graham Hill o los 37 de Ricardo Patrese. Su regularidad también se deja notar en el número de puntos, está a sólo 27 puntos de igualar a Daniel Ricciardo habiendo disputado 69 grandes premios menos. De hecho, es el undécimo piloto con más puntos en la historia de la Fórmula 1.

Siempre fue temerario al manejar pero este año ha demostrado una extraordinaria madurez. Empieza a notarse el paso del tiempo, sus seis años en la categoría le trajeron calma, paciencia y fortaleza. Su carrera y lo que vemos cada domingo en la pista nos hace pensar que en algún momento Max Verstappen será campeón de Fórmula 1. Pero cuidado, aún debe conseguirlo y para eso Red Bull deberá trabajar día y noche para darle un auto que no pierda ritmo en carrera.

El miércoles cumplió 23 años. Sí, recién 23. Feliz cumple Max.

Comentarios