¿Otra vez sopa?

La vigencia de Mafalda a lo largo de medio siglo.

04 Oct 2020

ENSAYO

MAFALDA: HISTORIA SOCIAL Y POLÍTICA

ISABELLA COSSE 

(Fondo de Cultura – Buenos Aires)

Suele decirse que todo escritor al ejercer su oficio, tarde o temprano termina mostrando su ropa interior. Mafalda, y a su vez toda la obra de Quino, sin lugar a dudas ha venido haciéndolo con una sociedad que ha sufrido, visto o transitado diferentes fenómenos a lo largo de 50 años ricos en acontecimientos dignos de diversas modalidades de análisis. Lo extraordinario del caso es que estas tiras nacidas en 1964 y escritas y dibujadas hasta 1973, han perdurado hasta hoy con el mismo mensaje escrito medio siglo atrás. No sólo esto es oportuno de recalcar como fenómeno particular, sino que además se han interpretado en otras culturas y lenguas con idéntico éxito y como si fuera poco, el mismo personaje ha sido trucado con el propósito de virar el mensaje hacia destinos totalmente opuestos al que había imaginado su creador. Isabella Cosse asumió la tarea de tratar de explicarlo en Mafalda: historia social y política. Debió recorrer medio siglo de historia argentina e interpretar cada uno de los contextos. Seguramente esto ayuda a todo argentino medio que haya vivido esta misma historia a encontrar valiosos testimonios en el libro. La autora/investigadora logra desentrañar así muchas de las claves con las cuales el mensaje de Quino atravesó la censura e inclusive periodos muy duros de la vida política argentina.

La sopa, como lo sabemos quienes somos seguidores de la tira, es uno de los símbolos que surca la historieta de Mafalda como una alegoría del autoritarismo, fenómeno que marca la producción de este “francotirador amargado” como alguna vez se autodefinió Joaquín Lavado. “A todo aquel que deliberadamente se rebelare y no tomare, comiere, tragare, engullere y/o sorbiere esta porquería ¿vos le pegares?” hace decir Quino a Mafalda en 1971 dirigiéndose a su mamá. La perdurabilidad del mensaje que el personaje propone a pesar de los años transcurridos se explica entonces de manera contundente cuando las problemáticas que enfrenta el mundo sólo han cambiado en algunos casos por la geografía y esto vuelve a habilitar a Mafalda a preguntar una y otra vez: ¿Otra vez sopa?

© LA GACETA

Mario Kostzer

Temas

Quino
Comentarios