"No habrá grandes lluvias en lo que resta del año", estimó Minetti

El director del Laboratorio Climatológico Sudamericano no dio un buen pronóstico para los próximos meses. El calentamiento global preocupa y muestra sus consecuencias en el país. Cómo afectará a Tucumán.

01 Oct 2020
1

ARCHIVO

Los incendios a lo largo y ancho del país son un problema que se suma a la actual pandemia que atraviesa el mundo. Ayer por la noche se vivió en Tucumán, pero hace semanas ya que en distintos puntos de la Argentina se replican focos casi imposibles de controlar. Esto está relacionado con el calentamiento global y la mala noticia es que va a seguir ocurriendo. 

"Esta situación se viene viviendo hace siete años en Brasil, en la Amazonia. Es una sequía que comenzó allí y se fue replicando en distintas partes del mundo. Lo que está pasando hoy en nuestro país y en California y en Chile, por ejemplo, está totalmente relacionado a eso", explicó a LAGACETA.com el director del Laboratorio Climatológico Sudamericano, Juan Minetti

El especialista mencionó que Tucumán está en medio de una sequía hace ya cuatro meses y que los pronósticos no son los mejores para lo que resta del año: "no vemos la presencia de lluvias importantes para lo que queda de la Primavera y el verano. Es bastante desalentador y los impactos son muy graves". Los incendios, por lo tanto, podrán replicarse en la provincia y llegar a niveles como los que se vivieron días atrás en las sierras de Córdoba, por ejemplo.

Las consecuencias de la sequía no sólo se harán notar en las zonas de mucha vegetación, también -de otras formas- se manifestarán en la ciudad. "Aumenta el humo contaminante y eso tiene repercusiones en la salud, en la parte respiratoria, algo que no es nada bueno en momentos de covid-19", mencionó. 

Minetti pronosticó que los golpes de calor se adelantarán, producto del mismo calentamiento global. Comenzarán a notarse en noviembre y continuarán en diciembre y en parte del mes de febrero: "serán muy intensos". 

En cuanto a los cultivos

La sequía afecta directamente los cultivos y, en épocas de siembra, dificulta mucho la plantación. "La Pampa húmeda está perdiendo la oportunidad de sembrar la primera soja, que es la de septiembre porque no hay agua en el suelo y los cultivos no crecen. La caña se azúcar también se ve afectada", explicó.

Ya agregó: "las consecuencias se notan también en los frutos ya que esa falta de agua hace que crezcan cada vez más chicos, con menos jugo y cáscaras más gruesas".

Comentarios