Vecinos de Santa Ana imploran para que se termine una obra antes de que llueva

Se trabaja sobre un gigantesco socavón, para que las crecientes no lleven las casas.

26 Sep 2020 Por Rodolfo Casen
1

PLENA TAREA. Los obreros trabajan contrarreloj para evitar nuevos desastres. la gaceta / foto de Osvaldo Ripoll

En la Villa Virgen de Fátima (ex Colonia 14) de Santa Ana, los vecinos imploran que no llueva aún. Es que unos 30 obreros de la comuna local están trabajando para nivelar, rellenar y contener con paredones de hormigón armado al inmenso y profundo socavón que amenaza con devorar las casas, la escuela y la iglesia del lugar.

Los lugareños esperan que culminen antes que comiencen las primeras precipitaciones estivales. Los encargados de la obra dicen que resta un mes para concluir. “Pedimos a nuestra virgencita de Fátima que nos ayude y que alcancen a contener a este tremendo cráter. Una creciente más y nos termina por tragar”, advirtió Lorena Farías. “Pedimos por nuestros hijos pequeños que son los más vulnerables cuando llegan las crecientes. Hay que agarrarlos fuerte cuando se sale en busca de lugares altos. Lloran de desesperación y pánico”, expuso.

La grieta se abrió de a poco con la fuerza de las crecientes. Pero fue la de abril del año pasado la más avasalladora. Se hizo un socavón de ocho metros de ancho, 200 metros de largo y más de 12 metros de profundidad. Algunas casas quedaron al borde de caer, igual que la escuela 288. Desde entonces los pobladores han vivido con el miedo y la angustia ante la amenaza de los devore en cualquier momento. Los reclamos a las autoridades comunales se repitieron con insistencia. Las respuestas llegaron después de un año y medio.

“Este desastre tiene su origen en el pedemonte. Cientos de hectáreas de bosques fueron depredadas por agricultores. Plantaron caña y cerraron canales de desagües. Entonces el agua de lluvia comenzó a bajar sin contención y descontrolada”, precisó Nicolás González, encargado de la obra que se ejecuta en la ex colonia 14. “Lo que ahora es un gigante socavón, fue una calle, aunque no haya ahora indicios de ella”, observó.

“Estamos nivelando y rellenando con piedra y cemento el piso del acequión para reducirlo al máximo y contenerlo con paredones de hormigón armado. El costado oeste será consolidado y pavimentado a lo largo de 600 metros. Así el agua que desborde tendrá un escurrimiento más rápido”, explicó.

El comisionado comunal, Diego Reales, dijo que la obra es ejecutada con recursos del Ministerio del Interior. La mano de obra es totalmente de la comuna. El trabajo se complementa, según explicó, con la apertura de un canal de desagüe de 10 kilómetros que se extiende desde la Villa San Cayetano hasta el arroyo Matazambi. También se prevé abrir otro de 11 kilómetros. Reales contó que el socavón de Villa Virgen del Carmen ya había sido cerrado con áridos y otros materiales en octubre. Pero a las dos semanas una creciente arrasó con todo.

Además anunció que Fiscalía de Estado recuperó para la Reserva Forestal del pueblo unas 500 hectáreas que habían sido usurpadas y estaban siendo explotadas por cañeros de Concepción. Se recuperarían otras 300 hectáreas por juicios entablados por la provincia. “Este logro permitirá a la comuna encarar un proyecto de reforestación que brindará más seguridad a toda Santa Ana”, apuntó.

Los vecinos coinciden en que los anegamientos llegaron con los desmontes. “Fueron los finqueros los que nos despojaron de la tranquilidad. Arrasaron con los árboles para poner caña de azúcar. Ahora estamos vivos de puro milagro. La última creciente casi ya nos lleva a todos”, dijo Nélida Armas. “Este trabajo nos brindará más seguridad, pero hay que hacer algo aguas arriba, porque seguirán los destrozos”, advirtió.

Víctor Arias, esposo de Lorena y padre de cuatro niños, quedó con su casa a cinco metros del socavón. “La última vez el agua se llevó la columna de luz y plantas del patio. No quedó nada. Esa noche pensé que era la última que vivíamos. Los chicos lloraban desesperados. Alcanzamos a resguardarnos”, recordó.

Esta nota fue anteriormente contenido exclusivo, sólo accesible para suscriptores.

 

Comentarios