Cuando el dinero no es todo: la pandemia activa las redes de trueque

Debido a las circunstancias actuales de pandemia y aislamiento la antigua práctica de ofrecer algo a cambio de otra cosa vuelve a generar adeptos. El impulso de las redes sociales.

26 Sep 2020 Por Lucía Lozano
4

Un par de zapatillas por un paquete de arroz o una caja de leche. Una máquina de tejer por una bicicleta fija. Manuales escolares por plantas. Bloques de cemento a cambio de ropa de moda. Todo eso y mucho más es lo que se permuta por estos días en las ferias de trueque on line, una práctica que está recobrando fuerza en medio de la pandemia.

Con el espíritu original del trueque, pero adaptados a los tiempos que corren, donde lo digital manda y el aislamiento es una cuestión de salud, los grupos tucumanos de trueque que hay en Facebook suman cada día más miembros. Las razones de este auge son varias. Por un lado está la crisis económica, tal como ocurrió durante 2001. Pero también esto de intercambiar bienes se afianza en estos días de confinamiento porque muchos están más dispuestos a ordenar. Y hay otra cuestión: en todo este proceso la gente se ha dado cuenta de que no necesita vivir con tantas cosas o que tiene objetos que hace años no utiliza. Fue el caso de Pedro Albornoz Piossek. Apenas había iniciado la cuarentena, se quedó encerrado en su casa y se puso a acomodar todo. Entonces, encontró un kit de pesas que ya no usaba, rollers y ropa que estaba como nueva, guardada hacía tiempo.

Primero, puso en venta todo. “Después pensé: debe haber un montón de gente como yo que está sacando lo que ya no utiliza y que puede intercambiarlo por otras cosas que le hagan falta”, explica. Fue así que creó el grupo “Trueque Tucumán (cambiá lo que no usás)”. “Mucha gente se unía porque estaba sin trabajar y podía en este grupo ofrecer sus servicios, intercambiarlos por cosas que necesitaba”, cuenta Pedro. Desde un primer momento aclaró que estaba prohibido vender cosas o ponerles precio. “Tengo alertas con esas palabras y se bloquean los avisos inmediatamente. Si se vende algo, pierde sentido el grupo”, destaca. Y agrega que, además, muchos de los casi 3.000 miembros que tiene el sitio han hecho donaciones.

“La verdad no esperaba que la gente se enganchara tanto. Hay muchos trueques que se hacen en forma solidaria. Por ejemplo, el otro día puse 300 CD para cambiar, una señora ofreció una pizarra. No me hacía falta, pero acepté trocarla y luego la doné. Igual me pasó con un gazebo”, confiesa.

Reglas

Aunque parece algo sencillo, el trueque debe tener también algunas reglas básicas que permitan que todo se desarrolle de forma correcta y ordenada. La condición más importante El único requisito que se le exige al socio es que presente algo para canjear.

“Es una cuestión de ayuda recíproca”, remarca Albornoz Piossek, que escribió, a modo de introducción al sitio, estas líneas: “En esta época difícil podemos cambiar lo que no usamos por algo que nos puede hacer falta sin gastar dinero. Publiquemos lo que queremos canjear y esperemos ver qué ofrecen. No es para ventas ni comercios”.

Otro grupo “Trueque Tucumán” hace hincapié en que quienes quieran participar deben hacerlo honestamente. Entre sus reglas, figura: “las permutas, una vez realizadas, son definitivas y como no es un negocio no hay cambios o arrepentimientos”. “Publicar fotos con precios , establecer precio por privado, poner publicidad o pedidos no relacionados con el objetivo del grupo”, añade.

Los administradores recuerdan que el valor fundamental es la responsabilidad personal, es decir que si se realiza un acuerdo debe cumplirse, o avisar a tiempo si hay dificultades. Lo más emocionante, según Albornoz Piossek, es ver que la idea funciona. “Muchas personas que han hecho intercambios luego postean que su experiencia fue exitosa y agradecen al grupo”, cuenta.

La plata no es todo

“Sin dinero, hay trueque”. Así se llama el proyecto de Guisell García. También se le ocurrió la idea en medio de la cuarentena, cuando los negocios estaban cerrados. “Muchas personas tenían cosas para comercializar y también había demasiada gente sin dinero para comprar. Empezamos con el tema de canjear ropa, pero se puede hacer trueque con lo que tengamos en casa”, advierte la creadora del sitio. A ella se le ocurre que, cuando termine la pandemia, se puede hacer una feria de trueque en un espacio al aire libre, poniendo mesones con productos numerados de manera de poder intercambiarlos según dos o tres tipos de valores. “Tal vez se puedan hacer una especie de bonos”, sugiere. “Muchas veces tenemos cosas que no usamos o que no les damos valor y para el otro sí puede ser muy útil”, opina.

Contexto actual

La antigua práctica de ofrecer algo a cambio de otra cosa había reaparecido con fuerza en la crisis de 2001. Ahora, la particularidad es que, como consecuencia de la pandemia, las negociaciones se están realizando a través de las redes sociales.

“Mucha gente tiene urgencia de vender y necesidad de conseguir algo a cambio. El trueque permite eso; es una alternativa más para quienes necesitan subsistir en una economía cercada por una pandemia que afectó a todo el mundo. Y generalmente, cuando se superan las crisis, desaparece esta forma de negociar, en la cual no existe dinero de por medio, y sólo basta con que ambas partes queden conformes con lo que recibirán”, explica el economista Daniel Abad.

A Sara Soro, diseñadora gráfica, la idea del trueque se le ocurrió en los primeros días de la cuarentena, como una forma de ayudar a quienes estaban pasando por una situación difícil y necesitaban promocionar sus productos en las redes sociales. Así ella les diseñó las placas de presentación y ellos les llevaban algo a cambio de lo que producían, desde tejidos y comida hasta artículos de limpieza. “Lo que más valoro del trueque es el lado solidario. No obstante, sin reglas claras a veces puede ser inevitable que alguno se quiera aprovechar de la bondad del otro”, concluye.

Top five de lo más ofrecido y buscado

Alimentos
Semillas, plantas y tierra
Electrodomésticos
Ropa
Juguetes

Esta nota fue anteriormente contenido exclusivo, sólo accesible para suscriptores.

 

Temas

Coronavirus
Comentarios