60° Septiembre Musical: el amor de Ligia Piro por el jazz nació en su niñez

La cantante se presentará hoy junto al guitarrista Ricardo Lew, con quien está grabando un nuevo disco. El recuerdo de la melancolía y la escucha de viejas grabaciones.

26 Sep 2020 Por Ricardo Reinoso
1

VERSÁTIL. Además de las canciones jazzísticas, Ligia Piro abarca temas del rock, de la bossa nova y del tango.

Desde que a los 19 años se subió por primera vez a un escenario para cantar jazz, Ligia Piro se fue convirtiendo en una de las artistas más queridas por el público. Esta noche actuará en el Septiembre Musical que se emite desde las 21 por Canal 10 y las redes sociales del Ente Cultural, acompañada por el admirable guitarrista Ricardo Lew. Hará dos clásicos del jazz, “Fly me to the moon” y “Moon River”, y el choro brasileño “Modinha”.

En diálogo con LA GACETA, la artista recordó que en años anteriores, cuando se presentó en la provincia, pudo hacer temas de diferentes géneros, buscando que todos disfrutaran. “La gente necesita escuchar música. Por suerte, tengo un repertorio muy amplio -afirmó-. Tengo un público mayor, que gusta del jazz y el folclore, y también gente muy joven, que se engancha con versiones de temas más cercanos a su generación”.

Sobre Lew, señaló que es un eximio guitarrista de todas las áreas musicales. “Ha trabajado con Dios y María Santísima -bromeó-. En el escenario menciono cosas de su currículum, diciendo: ‘El hombre más versátil, que ha acompañado desde Sandro y los de Fuego, y Luciano Pavarotti, hasta Pocho La Pantera’. Es un lector a primera vista increíble, así que siempre lo han llamado para grabaciones o shows en los que no había tiempo para ensayos. Por ejemplo, junto con el baterista Omar Giunta acompañan a Gary Burton en sus giras por la Argentina y Latinoamérica”.

Un nuevo disco

La pandemia sorprendió a ambos en plena grabación de su segundo disco conjunto. El primero fue “13 canciones de amor”, de 2012. Ahora habían llegado a registrar cinco canciones, pero la cuarentena cerró el estudio y todo se postergó. “Además de jazz, hay temas como ‘Get back’ y ‘Blackbird’ (The Beatles), una versión de una tema de Elvis Presley y ‘Muchacha ojos de papel’, de Luis Alberto Spinetta -contó-. Este paréntesis es un momento para detenerse a pensar y a proyectar lo que pasará en un futuro por ahora incierto, sobre todo para los artistas. En algunos casos, es muy penoso”.

Familia de músicos

Lo que el público no deja de pedir en sus shows es que cante un tango, algo inevitable por ser hija de la cantante y actriz Susana Rinaldi y del bandoneonista Osvaldo Piro. Casi siempre saca a relucir “Tú” y “Nada”, para después volver a la bossa nova, a versiones de temas del pop o del rock, pero más que nada al jazz, que fue el refugio de su melancolía durante la niñez y la adolescencia. A los nueve años escuchaba Billie Holliday, Oscar Peterson, Louis Armstrong, Frank Sinatra o Ella Fitzgerald, a través de grabaciones que formaban parte de la vasta discoteca de su madre, que también gusta mucho del jazz -aunque su género preferido sea el tango- y por entonces trabajaba en Europa.

“Había momentos en que yo me sentía muy sola. Mis padres se habían separado cuando yo tenía cuatro años y en el colegio casi no tenía amigos. Yo estaba mucho con mi abuela y mis tíos. Era un momento privadísimo el de escuchar música en mi cuarto, con un tocadiscos Winco que me había regalado mi abuela, y descubrir esos músicos -recordó-. También Mozart es uno de mis favoritos. Mi madre me llevaba desde muy chica a los conciertos en el teatro Colón”.

Ligia comentó que actualmente sus padres están bien. Él tiene 83 años y vive en La Falda (Córdoba) con su esposa. Está preocupado por los incendios en las sierras. “Yo siempre estoy llamándolo -aclaró-. Y a mamá (de 84 años) la tengo cerca. La voy a ver seguido porque su vida cambió bruscamente con la cuarentena. Estaba acostumbrada a mucha vida social, a salir al teatro y al cine los fines de semana. Ahora tuvo que adaptarse a la tecnología y aprender muchas cosas, que está bueno porque en el futuro le van a servir”.

Respecto de su hermano, el cantante Alfredo Piro, contó que está grabando un nuevo disco titulado “Tangótico”, con fusiones de rock y tango, dos ritmos que transitó con solvencia. Por otra parte, Alfredo colabora con su madre en el trabajo que realiza como vicepresidenta de la Asociación Argentina de Intérpretes (AADI).

Ligia, que tiene un estilo totalmente distinto al de su madre, cree que eso se debe a su preferencia jazzística. “En mis inicios tenía temor de que al público no le gustara escucharme cantar en otro idioma, pero era un prejuicio mío -reconoció-. En realidad, a la gente le encanta escuchar jazz, aunque no sea una de las músicas que más se difunden”.

Con su madre protagonizaron, en enero pasado, una de las noches más emotivas del 60° Festival de Cosquín. Por otra parte, Ligia también tiene una faceta como actriz y participó en obras musicales, así como en televisión, pero su vocación de cantante -al igual que ocurrió con Rinaldi- pasó a primer plano.

Esta nota fue anteriormente contenido exclusivo, sólo accesible para suscriptores.

 

Comentarios