¿Sabías que...?: un tratado y una negociación muy complicada

25 Sep 2020 Por Manuel Riva
1

España reconoció por primera vez la independencia argentina mediante un tratado de paz y amistad firmado en Madrid. Sin embargo, el trámite de reconocimiento iba a ser largo y complicado, como en una mala relación entre padres e hijos, y concluyó recién el 21 de septiembre de 1863, 47 años después de la Declaración de la Independencia por parte del Congreso de Tucumán y a más de medio siglo de la Revolución de Mayo. El rey Fernando  VII nunca se resignó a la pérdida de las colonias americanas y el desmoronamiento de lo que fue el gran imperio español. En 1831 rechazó un ofrecimiento de los Estados Unidos para lograr la reconciliación entre la madre patria y sus antiguos hijos y recién después de su muerte, ocurrida en 1833, comenzaron a mejorar las perspectivas de entablar relaciones diplomáticas. Este acuerdo se logró tras una serie de disputas y enfrentamientos entre el gobierno de Buenos Aires y el de la Confederación Argentina. No olvidemos que el período que se inicia tras la caída de Juan Manuel de Rosas estuvo signado por los recelos y diferencias entre Buenos Aires y el resto de las provincias. En 1859 Juan Bautista Alberdi, representante de la Confederación, sin Buenos Aires, realizó un acuerdo con la corona española. Se avanzó rápidamente pese a las operaciones políticas y periodísticas de los hombres de Buenos Aires; el más conspicuo fue Juan Thompson, hijo de Mariquita Sánchez. Uno de los temas que debió aclararse fue la determinación de la fecha en que concluía el dominio español, dato clave para cerrar las discusiones sobre el tema de la deuda de Tesorería. Se acordó finalmente la fecha de 1810. Actuando esta vez conforme a las instrucciones otorgadas por el gobierno de Paraná, Alberdi logró cerrar un tratado con el gobierno español el 16 de julio de 1859, aunque por gentileza del último se fechó el día 9. Otro de los temas que se tuvieron en cuenta fue la cuestión de la nacionalidad argentina y española. Este acuerdo generó mucho malestar en el ambiente porteño y hasta Thompson criticó la actitud española pese a la oposición bonaerense informada por él. No obstante, contra los deseos de las autoridades porteñas, el 22 de junio de 1860 la Reina Isabel II (foto), la propia hija de Fernando VII, “el Deseado”, que tantas veces amenazó con reconquistar la América recientemente emancipada, aprobó el tratado de amistad con la Confederación Argentina. Por este documento la casa de Borbón renunciaba para siempre a sus derechos sobre este territorio. Una vez elegido presidente Bartolomé Mitre, se dispuso que el tratado sea renovado con modificaciones acordes con las necesidades de la provincia y que eran referidas al tema de la ciudadanía de argentinos y españoles. El encargado de esta nueva negociación, que también tuvo sus idas y vueltas en España, fue Mariano Balcarce, el yerno de José de San Martín.

Comentarios