Gritos y golpes en las mesas durante una tensa sesión en el Concejo Deliberante de Concepción

El oficialismo logró aprobar un proyecto mediante el cual acompaña al Ejecutivo Municipal para que se inicie la construcción de una nueva sede del cuerpo deliberativo.

23 Sep 2020 Por Rodolfo Casen
1

POLÉMICA. El inicio de obras para un nuevo edificio del Concejo Deliberante de Concepción motivó una sesión tensa. IMAGEN TOMADA DE GOOGLE MAPS.

Una tensa sesión especial vivió ayer el Concejo Deliberante de Concepción. Tras una larga y ríspida discusión, en la que hubo gritos y golpes sobre las mesas, el oficialismo local logró aprobar un proyecto mediante el cual el Ejecutivo Municipal solicitaba el acompañamiento del cuerpo para que se inicie la construcción de una nueva sede del cuerpo deliberativo.

El inmueble está ubicado en Italia al 1.300 y pertenecía a la ex Caja Nacional de Ahorros. Hace 16 años fue cedido a la municipalidad local. El pedido de apoyo para el inicio de la obra fue la única iniciativa por la que se convocó a los ediles a sesión. Los opositores José Calcagni (UCR), Juan José Vargas y Gabriel Jimenez (bloque Recuperemos Tucumán) cuestionaron duramente el pedido y votaron en contra, porque consideraban que en este momento de pandemia era inoportuno y estaba alejado de los temas que preocupan a los concepcionenses. El proyecto contó con la aprobación de cinco ediles de Junto por el Cambio (dos estuvieron ausentes) y del peronista Adolfo Saracho.

“El Concejo debe ser la caja de resonancia de los problemas vecinales para poder dar una respuesta eficaz. Hace varias semanas que no sesionamos ni debatimos nada para la pandemia y sin embargo nos convocaron para un tema que no responde a las necesidades de la población”, opinó Jimenez.

El titular del cuerpo, Alejandro Molinuevo, defendió el pedido del Ejecutivo Municipal al considerar que la construcción de la casa propia es un largo anhelo que ahora tiene la oportunidad de cristalizarse. “No desconocemos las otras necesidades que genera la coyuntura sanitaria y se le está dando respuesta. Y lo seguiremos haciendo. De modo que los argumentos de los opositores no tienen fundamentos”, sostuvo el edil.

“Es una situación de oportunidad. El Ejecutivo necesita descomprimir el edificio municipal que ocupamos y con recursos que son producto de los ahorros del cuerpo se comenzará con el inicio de obra. No estamos tirando manteca al techo”, añadió.

Los momentos más tensos se sucedieron cuando se cruzaron en discusión Molinuevo y Calcagni. Este último insistió en que si se dispone de recursos para una obra que no es urgente se los debería destinar a la compra de respiradores o de otras necesidades que requiere la emergencia sanitaria que vive la población.

Molinuevo insistió en que este argumento es pura demagogia. “Cada uno está aportando particularmente algo en esta situación, pero otros nada. Y solo critican” sentenció.

Temas

Concepción
Comentarios