Los “archivos FinCen” y el lavado de dinero

Los bancos no fueron a fondo para prevenir delitos como el terrorismo, explicó la periodista que lideró la investigación en Argentina.

23 Sep 2020 Por Valeria Totongi
1

Un primer efecto de la publicación fue que las acciones de grandes bancos como HSBC, Barclays y Deutsche Bank se desplomaron el lunes. FOTO TOMADA DE GACETAMERCANTIL.COM

Un trabajo de 14 meses, miles de documentos y detalles de transacciones sospechosas, cientos de periodistas de decenas de países, pusieron en debate el papel de la banca internacional en el financiamiento del terrorismo, el narcotráfico, la corrupción política y los crímenes financieros.

La investigación de los expedientes FinCEN “expone hasta qué punto los bancos no actuaron a fondo para prevenir delitos como terrorismo o narcotráfico”, explicó Mariel Fitz Patrick, quien lideró en Argentina el proyecto del Consorcio Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, según su sigla en inglés). “Nosotros exhibimos una mínima parte, apenas una muestra de los reportes (enviados a la FinCEN), pero es una muestra significativa” porque abarca un universo amplio e involucra a clientes de esos bancos en decenas de países, entre 2011 y 2017, contó Fitz Patrick, en una entrevista telefónica.

La investigación se inició a partir de documentos a los que accedió el medio digital “BuzzFeed” y la convocatoria a un proyecto de periodismo colaborativo. Desde Argentina participaron periodistas de “Infobae”, de “Perfil” y de “La Nación”.

Durante más de un año, con una pausa de algunos meses por las dificultades que planteó la pandemia, relató Fitz Patrick, trabajaron de manera confidencial, en coordinación con periodistas de todo el mundo, analizando más de 2.100 reportes de actividades sospechosas (SAR) que presentados a la Red de Control de Delitos Financieros de Estados Unidos (FinCEN).

El análisis de los documentos reveló que bancos como HSBC, el Deustche Banko JP Morgan fueron lentos y poco precisos para denunciar sospechas sobre sus clientes. Algunos indicadores de que ameritan un reporte son, por ejemplo, el movimiento de grandes sumas, en números redondos o que no se conozca quién es el destinatario de la transacción.

Las entidades financieras están obligadas a informar de inmediato sobre esas actividades sospechosas. Sin embargo, muchos de esos reportes fueron hechos con posterioridad. “El tiempo de demora es, en promedio, de 166 días para informar”, indica la periodista argentina. “En muchos casos, se muestran los déficits y falencias en la regulación del flujo de dinero e incumplen la normativa contra el lavado de dinero”, agrega.

Un primer efecto de la publicación fue que las acciones de grandes bancos como HSBC, Barclays y Deutsche Bank se desplomaron el lunes, después de que se publicó que muchos habían movido dinero presuntamente ilícito, a pesar de haber recibido avisos al respecto.

Antes de la publicación, la FinCEN alertó que la revelación de material confidencial pondría en peligro la seguridad nacional de Estados Unidos. Con la mirada puesta en la política de confrontación que tiene el gobierno de ese país con la prensa, los periodistas estadounidenses fueron especialmente protegidos. Pero no se planteó la posibilidad de no publicar: “Nosotros tenemos la obligación de contar lo que tenga interés público”.


Algunos hallazgos

Fraude.- El HSBC permitió a estafadores mover millones de dólares originados en un fraude, pese a que fueron alertados por autoridades estadounidenses.  

Mafia.- JP Morgan permitió que una empresa mueva 1 billón de dólares de una cuenta en Londres. El dueño es uno de los 10 más buscados del FBI.  

Evasión.- Uno de los socios más cercanos al presidente ruso, Vladimir Putin, usó al Banco Barcklays, en Londres, para eludir sanciones en su país.

Riesgo.- Reino Unido es jurisdicción de “alto riesgo” según la división de Inteligencia de FinCEN. Más de 3.000 compañías británicas están en los reportes.

Sanciones.- El banco central de los Emiratos Árabes Unidos ignoró alertas sobre una firma local que ayudó a Irán a evadir las sanciones económicas.

Lavanderos.- El Deutsche Bank movió dinero “sucio” para blanqueadores que trabajan con el crimen organizado, terroristas y traficantes de drogas.  

Terrorismo.- Standard Chartered movió efectivo para el Arab Bank por más de una década, después de que bancos de Jordania fueron usados para financiar al terrorismo.

Comentarios