Adultos mayores: claves para elegir un buen audífono

Los aparatos de última generación funcionan como una computadora y se pueden personalizar.

18 Sep 2020
1

La hipoacusia es una patología que afecta un gran número de personas. Se estima que un 18% de los discapacitados en Argentina es hipoacúsico o anacúsico. Esta dificultad se incrementa en la tercera edad A partir de los 65 años el 30% de los adultos mayores presenta algún problema de audición y a partir de los 75 años este número se incrementa al 50%, destaca Mariana Chalfon, de Audífonos Tucumán

En el momento que el adulto mayor comienza a sentir dificultades para oír debe hacer una consulta con su otorrinolaringólogo. Los estudios básicos para saber qué problema tiene son la audiometría (por vía aérea y ósea ) y la logoaudiometria. Cuando el médico indica el uso de una prótesis auditiva, el paso siguiente es realizar una selección de audífonos y este es el momento donde aparecen todas la dudas: ¿podré adaptarme a usar audífono? ¿Cuál es el mejor? ¿Necesito uno o dos?

“Los pacientes llegan con muchas dudas al consultorio y sobre todo con muchos preconceptos, porque conocen gente que tiene audífonos y que no los usan porque no los toleran… o ellos mismos tuvieron uno que termino guardado porque era más ruido y aturdimiento lo que obtenían que beneficios auditivos”, recuerda Chalfon. Agrega que los audífonos de ultima generación son como computadoras. “Los fonoaudiólogos ingresamos los datos de los estudios audiométricos del paciente y lo adaptamos a la necesidad individual de cada uno”, resalta. “Desde hace ya un tiempo el tipo de procesamiento del sonido dejó de ser analógico para ser procesado en forma digital lo que permite un sonido más limpio y de mejor calidad”, añade.

“Los audífonos de alta gama permiten solucionar el problema de discriminación de nuestros adultos mayores ya que su principal expresión cuando nos visitan es: ‘yo escucho, pero no entiendo’, ‘sé que me hablan, pero no sé qué me dicen’. Siempre insisto en que es un trabajo conjunto, paciente-profesional, en el que cada uno aporta para lograr la mejor adaptación a la prótesis”, concluye la especialista.

Comentarios