El Sub-20 de Tocalli se portó de 10 en Tucumán

En 2002 la Selección argentina visitó la provincia para enfrentar a Perú en un amistoso

11 Sep 2020 Por Mariana Apud

“Estaban enloquecidas sobre todo con ‘Maxi’. Imaginate: alto, rubio, ojos claros. Lo mismo con Cavenaghi”, recordó Miguel Abbondándolo. El vicepresidente de Atlético estuvo en la organización del partido que la Selección argentina Sub-20 jugó en noviembre de 2002 en la provincia ante Perú. Así como Maximiliano López y Fernando Cavenaghi ya descollaban en el fútbol argentino, Javier Mascherano se proyectaba como una figura. “En el medio campo, el equipo juvenil de Hugo Tocalli mostró un jugador interesante: Javier Mascherano. El despliegue del volante central fue efectivo en los quites de pelota, no así en la búsqueda abusiva de Cavenaghi a través del pelotazo”, fue la referencia hacia “El Jefecito”.

Todavía en las divisiones juveniles de River, Mascherano comenzó su carrera en Primera al año siguiente, no sin antes ser campeón Sudamericano con Argentina, que pasó por el estadio “José Fierro” justamente con el objetivo de calibrar sus armas para conquistar el torneo que se jugó en Uruguay en enero de 2003.

CON LA GENTE. Tocalli (izquierda) y Cavenaghi compartieron con todos.

Tocalli tenía una misión dificilísima: ser el sucesor de José Pekerman, ganador tres copas mundiales. El partido en Tucumán, además de servir para encontrar el “11” ideal, reposicionó la provincia como plaza futbolera. Era un tiempo en los que tanto San Martín como Atlético andaban por categorías que no eran las adecuadas a su historia, pero que seguían convocando público. Un entorno como el que podía ofrecer una provincia futbolera era el recomendable para un “piberío” que necesitaba salir entre los cuatro primeros para ir al Mundial de Emiratos Árabes 2003. Claro que con la estela que arrastraba el ciclo Pekerman, salir cuarto no era la primera opción, por más que Tocalli consideraba que una Selección Sub-20 tenía otra prioridad, o mejor expresado, una misión igual de importante que la de obtener títulos. “Puedo ganar todo, pero si dentro de tres años no consigo aportar jugadores al seleccionado mayor habré fracasado”, decía en una entrevista con LA GACETA.

PRÁCTICA. Los jugadores se entrenaron en El Monumental. “Maxi” López, que encabeza al grupo, era uno de los referentes.

El paso de Tocalli por la categoría no tuvo tanto éxito como el de Pekerman, pero fue respetable llevando a Argentina hasta otro título Mundial en Canadá 2007. Lo que sí logró mantener fue la filosofía de los “equipos de Pekerman”. Si algo, además de los triunfos caracterizó a los planteles del entrenador, fue la educación más allá de la cancha. “Los chicos tuvieron muy buena predisposición, fueron muy generosos. Salían, firmaban las camisetas”, recordó Abbondándolo sobre la actitud de los Sub-20. “Eso sólo se logra porque el cuerpo técnico bajaba esa línea de generosidad. Fue una muy linda experiencia”, reconoció.

El partido se jugó un miércoles por la noche. En la práctica del día anterior en el Monumental la asistencia había de público había sido buena teniendo en cuenta las altas temperaturas de la siesta-tarde. Quizás fue ahí donde más se notó lo que Abbondándolo destacó. Estudiantes, familias, personas que se dieron un recreo del trabajo se apostaron en la puerta de calle 25 de Mayo para saludar a los jugadores y ellos respondieron a todos los requerimientos.

FESTEJO. Carrusca abraza a Cavenaghi, que fue quien comenzó la acción para que el 11 marcara el gol.

¿Qué pasó en el partido? Argentina venció a Perú por 1-0. El gol lo marcó Marcelo Carrusca.

“No deslumbraron. Tampoco aburrieron”, comenzaba el análisis de tapa firmado por Alberto Elsinger. En la acción del gol destaca el cambio de rol de Cavenaghi en el esquema. Conocido como un nueve de área clásico, “Cavegol” se transformó en un generador de juego. “La noche tucumana de fútbol internacional ilusionó al comienzo y terminó monótona, con dos equipos que buscan su identidad”, fue el cierre del análisis.

DEBATE. Cavenaghi y López, dos nueve de área clásicos jugaron juntos. En las páginas del diario se lo analizó.

Unas semanas más tarde, esa búsqueda tuvo éxito. Argentina fue campeón Sudamericano. Ganó seis de los nueve partidos, empató dos y perdió uno, se clasificó primero, derrotó a Brasil y conquistó su lugar en el Mundial. Meta cumplida con previo paso por Tucumán.

Comentarios