Posse debutó en Twitter con una posición sobre el nepotismo y un acróstico - LA GACETA Tucumán

Posse debutó en Twitter con una posición sobre el nepotismo y un acróstico

El vocal de la Corte defendió las designaciones de parientes en “cargos de confianza” y planteó “una conversación” con el juez bonaerense que cuestionó las prácticas nepotistas.

27 Ago 2020 Por Irene Benito
1

Daniel Posse, vocal de la Corte Suprema.

Daniel Posse, vocal de la Corte Suprema de Justicia de Tucumán, se dio de alta en la red social Twitter con una seguidilla de tuits mediante los que explicó su postura favorable a la designación de parientes en los puestos “de confianza” del Poder Judicial. El perfil (@danielpossecsjt) debutó con un hilo de 16 publicaciones que comienza con una respuesta a Mario Juliano, el juez bonaerense al que, con una carta documento, había intimado a retractarse por sus comentarios críticos acerca del nepotismo tucumano, y termina con un llamativo acróstico que forma la palabra “Legalisación” (sic). En el medio, sugirió incorporar el juicio por jurados incluso para juzgar los delitos cometidos por funcionarios públicos. Facundo Posse, hijo y secretario privado del vocal, confirmó que el usuario era su padre.

“Me alegra inaugurar mi cuenta de Twitter en una conversación con el Sr. @MarioJuliano, Juez del Tribunal en lo Criminal Nº 1 de Necochea. Y le pido disculpas por lo de ‘Dr.’. Yo tampoco lo soy”, dijo Posse. Sucede que, más temprano y en su propia cuenta, Juliano había publicado una captura de la intimación que le había dirigido Posse con la frase “solamente diré que no soy doctor”, en referencia a que el vocal le había dado ese título, pero él no tenía doctorado.
En su perfil tuitero, Posse se presentó como integrante del alto tribunal tucumano; docente de Derechos Humanos en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Tucumán, e integrante del Comité Ético de la Asociación de Fútbol Argentino (@afa).

En otros mensajes y ya en el tema del nepotismo, Posse escribió que ciertas características de los poderes judiciales del país hablaban más de la Justicia del siglo XVIII que de la del siglo XXI. Y que, por ese motivo, él y sus pares habían llevado adelante acciones concretas para revertirlas, como la publicación de las acordadas; el establecimiento hace 10 años del concurso para la selección de ayudantes, primer cargo en la carrera del empleo judicial, y los cupos para personas trans y con discapacidades. “Es cierto que los ingresos de quienes se desempeñan como secretarios privados y relatores de Corte son discrecionales. Todos los poderes del Estado tienen esta facultad y creo que la Corte (tucumana) debe mantenerla”, explicó. Y añadió: “por la naturaleza de las tareas que realizan estas personas, es fundamental que sean de extrema confianza de cada uno de los vocales”.

Jurados populares para funcionarios

El juez supremo tucumano reflexionó que desde “el país central” se tiene una mirada sesgada y a veces parcial sobre el interior: “esto muchas veces es alimentado por los medios de comunicación.
Sin embargo, en su amplitud, la Argentina tiene realidades diversas, culturas diferentes y desigualdades estructurales enormes. No se puede medir con la misma vara”. Posse expresó que el Poder Judicial de Buenos Aires no era parámetro para medir a todos los Tribunales del país y reiteró que su institución había hecho avances inmensos. Al respecto, comentó que compartía con el Sr. @MarioJuliano su visión y militancia sobre el acceso a la justicia: “soy un convencido de que debemos realizar los esfuerzos que sean necesarios para acercar la justicia a la gente”.
En ese afán, el vocal aseguró que consideraba “fundamental” la participación popular en la justicia: “por eso creo que debemos implementar los juicios por jurado también en nuestra provincia, incluso propongo hacerlos extensivos para los delitos cometidos por funcionarios públicos”.

Con sus palabras y medios, Posse coincidió con el vocal decano Antonio Daniel Estofán en cuanto a la defensa del nombramiento y el ascenso discrecionales de familiares de autoridades en la más alta jerarquía tribunalicia. Posse había permanecido callado hasta que resolvió intimar a Juliano, quien sostuvo en una entrevista del 17 de agosto que el nepotismo había tomado al Poder Judicial tucumano por asalto y que la situación era alarmante.

El debate sobre el nepotismo comenzó hace casi un mes, cuando la Corte publicó la acordada de ascenso interino de la funcionaria Lucila Bercovich, hija de la presidenta Claudia Sbdar, como relatora de Posse. Esta incorporación implica que la mayoría de los integrantes del alto tribunal tiene hijos que trabajan en esa esfera en virtud de decisiones discrecionales. A finales de 2017, Posse había designado a su hijo, el licenciado Facundo Posse, como secretario privado. En septiembre, el vocal decano Estofán nombró a su hija, la abogada litigante María Marta Estofán, como su relatora. Antes, el ingeniero Juan Pablo Estofán se había integrado a la Dirección de Sistemas de los Tribunales. Estos nombramientos prosperaron sin la firma del progenitor. En el de Bercovich, que había accedido a su primer empleo judicial por concurso, intervinieron los vocales Estofán, Posse, Daniel Leiva y Eleonora Rodríguez Campos.Una semana después de la incorporación de Bercovich, el ministro público de la Defensa, Washington Navarro Dávila, firmó el segundo ascenso interino en menos de ocho meses para su hija, Magdalena Navarro Vitar, y para Anabella Maza Villalba, hija de Silvio Maza Villalba, titular de una Defensoría Oficial. Ambas secretarias judiciales “A” habían accedido a su primer empleo por concurso un par de años atrás.

Temas

Daniel Posse
Comentarios