"Maravilla" Martínez y un reto al destino

El ex campeón mundial volvió a pelear a los 45 años y quiere otra vez el cinturón, pero sus posibilidades son mínimas según el análisis de los especialistas tucumanos.

25 Ago 2020 Por Jose Ariel Ibañez

“Es el comienzo de algo bonito. Hasta el título mundial no paro”. Sergio Maravilla Martínez luce feliz. Está entusiasmado y no lo disimula. Volvió a boxear después de seis años y a los 45 años se plantea nuevos desafíos deportivos. Decidió relanzar su carrera boxística y lo hizo con una alentadora victoria (KOT en el round 7) ante José Miguel Fandiño, en España. Sin embargo, el optimismo del púgil argentino no coincide con la opinión de la mayoría. “El ciclo de un boxeador debe comenzar y terminar sin interrupciones. Los regresos son negativos”, sostiene Luis Berta, experimentado entrenador, quien advierte: “cuando pasan los años se pierden la velocidad de los desplazamientos y los reflejos, dos aspectos fundamentales”.

La vuelta de Maravilla generó diferentes reacciones. Algunos celebran. Los medios españoles destacaron su nivel. “Martínez seduce en su regreso. Volvió tras seis años y lució de gran manera”, sostuvo el diario AS. “Parece que el tiempo no pasó para él” sostuvo Marca. Un entusiasmo que no se observa en nuestro país ni en Tucumán. “Está lejos de alcanzar su sueño si tenemos en cuenta el nivel de los campeones del mundo de su categoría. Tiene muchas ganas y eso es valorable, pero después de la pelea con Chavez ya no fue el mismo”, sostiene René Alarcón, representante local de la FAB.

Recuperar el cinturón no será. “Es una empresa difícil para alguien que tiene 45 años. Pero hay muchos aspectos a mi favor: la experiencia, las ganas, las posibilidad de estirar los tiempos. Hoy las personas viven muchos años y en base a eso la carrera de un boxeador se puede estirar más”, explica Martínez sobre su proyecto.

DOMINADOR. El puño derecho de Maravilla Martínez se estrella en el rostro de su rival. El argentino lució lento en los desplazamiento, pero su técnica está intacta.

Enzo Romero, promotor tucumano, reconoce que la vida útil de un deportista puede estirarse varios años. “El cuidado y los entrenamientos han cambiado. Antes un boxeador se retiraba a los 25 o 27 años. En el caso de él hay otros factores a tener en cuenta. Viene de una lesión seria en la rodilla y se nota su desconfianza. Su técnica está intacta, pero hay que ver como responde el cuerpo”.

Más allá de la importancia del triunfo, el nivel mostrado por el rival genera dudas. “Fandiño no fue parámetro. Después de una inactividad tan larga, la primera pelea es la más difícil. Volverá a subirse al ring antes de fin de año y ahí se podrá tener una opinión más precisa. Se lo vio algo lento en los desplazamientos y no pudo desplegar su contragolpe, un arma clave por su estilo de combate. Sería interesante verlo en una pelea más exigente”, sostuvo Romero.

El más entusiasmado es Pedro Ruiz, exboxeador y actual entrenador. “La vuelta fue exitosa porque es un boxeador con mucha experiencia y hace todo bien. Se entrena con responsabilidad y entusiasmo. Planifica cada detalle de su carrera y eligió el rival adecuado para el momento. Tiene un ego muy alto y eso lo hace plantear desafíos importantes. Fue uno de los grandes del boxeo mundial pero no se conforma”, indicó.

De todos modos, Ruiz sabe que no es sencillo volver a boxear a los 45 años y lo cuenta a partir de su propia experiencia. “Yo me retiré a los 31 años después de ganar mis últimas seis peleas. A los 42 pensé que podía volver. Hice un combate de exhibición como para preparar mi regreso, pero terminó siendo mi despedida definitiva. Me puse feliz al verlo en acción, pero cada boxeador tiene su etapa”.

Tres peleas es lo que le pidió el presidente de la AMB, Gilberto Mendoza Jr., antes de buscarle la chance mundialista. Su objetivo es el japonés Ryota Murata, de 34 años,al que confía en derrotar. Maravilla Martínez volvió dispuesto a escribir el última capítulo de su exitosa carrera. “Es tanta la confianza que se tiene que no debemos subestimarlo”, advierte Ruiz. Nadie sabe como será el final de esta historia.

Comentarios