En su balance de cuatro años de gestión, la condución de la CGT se encolumnó detrás del Gobierno

Héctor Daer y Carlos Acuña fustigaron las políticas que había impulsado el ex presidente, Mauricio Macri.

DISTANCIA. Las posturas son claras y los sectores deberán limar al menos 10% de diferencia. DISTANCIA. Las posturas son claras y los sectores deberán limar al menos 10% de diferencia. TÉLAM
24 Agosto 2020

La conducción de la Confederación General del Trabajo (CGT) respaldó hoy al Gobierno nacional y fustigó las políticas de Juntos por el Cambio. Además, se reivindicó  como una de las principales impulsoras de la unidad del peronismo, y propuso una amplia mesa de diálogo para resolver los problemas de la pobreza y del empleo.

La CGT se pronunció también por la inversión productiva y por aunar los matices del movimiento obrero, a fin de hallar los puntos de coincidencia y la forma de defender a los trabajadores: "para elegir luego a los mejores hombres cuando llegue el momento de conformar una nueva conducción de la central".

La central obrera que colideran Héctor Daer y Carlos Acuña conmemoró el cuarto aniversario de su elección en el Congreso de Obras Sanitarias, que el 22 de agosto de 2016 consagró a un triunvirato que también integró entonces Juan Carlos Schmid, y cuyo mandato fue prorrogado debido a la emergencia sanitaria.

"En 2016, el neoliberalismo había derrotado en las urnas a un peronismo dividido y enfrentado, lo que permitió un nuevo esquema social individualista, meritocrático y de capitalismo salvaje como pretendidos nuevos valores. Los valores colectivos de justicia social y de un Estado en función social fueron reemplazados por la libertad de mercado y una pirámide edificada sobre el éxito individual, apoyado en el marketing político de sus gurúes extranjeros y algunos medios de comunicación, que procuraron sepultar al peronismo", afirmaron mediante un comunicado en el cual sintetizaron el balance de su gestión.

Los sindicalistas condenaron las ganancias millonarias de los empresarios durante ese período, el aumento desmedido de la canasta básica de alimentos y de las impagables tarifas de los servicios públicos y repudió la degradación a la que fueron sometidas los Ministerios de Trabajo y de Salud, convertidos en Secretarías.

"Trabajo toleró miles de cesantías. El macrismo propuso una perniciosa reforma laboral a la brasileña, disfrazada de blanqueo para destruir el concepto de trabajo y transformarlo en una relación de colaboración, para eliminar la indemnización por despido y crear modalidades promovidas de empleo", señalaron en el comunicado.

Finalmente, se reivindicaron impulsores de la unidad del peronismo: "la CGT se integró a su mesa de conducción y propició el diálogo entre gobernadores y políticos nacionales, lo que derivó en la ampliación de las alianzas con los movimientos sociales para visibilizar el deterioro de los más vulnerables. Así se constituyó el Frente de Todos, que incorporó la agenda social de la central".

El documento de la conducción nacional añadió que el primer gesto del nuevo Gobierno fue rejerarquizar las carteras de Trabajo y Salud. (Télam)

Comentarios