“Las reuniones sociales son fuentes de brotes”

Javier Farina es uno de los asesores presidenciales y advierte que hay que respetar el distanciamiento social.

18 Ago 2020 Por Juan Manuel Montero
1

EXPERTO. Farina negó que Argentina esté teniendo la cuarentena más larga del mundo y aseguró que desde marzo se fortaleció el sistema de salud.

La masiva realización de reuniones sociales en las últimas tres semanas puso al Gobierno nacional otra vez en estado de alerta ya que, advierten, son el principal foco de infección de una enfermedad que tiene un altísimo grado de contagio. Tanto es así que, al menos en Tucumán, se decidió dar marcha atrás en la flexibilización que comprendía este tipo de eventos y directamente se los prohibió. Pero, ¿cuánto influye realmente que haya reuniones entre familiares, amigos o compañeros a la hora de evitar nuevos contagios? Javier Farina es director del Comité de Infectología de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva y es uno de los asesores a quiénes el presidente, Alberto Fernández, consulta antes de decidir qué pasos tomar en medio de la pandemia. El especialista, en diálogo desde Buenos Aires con LA GACETA, advierte que lo único que promueven las reuniones sociales son más contagios. La charla fue como sigue:


- Estamos alcanzando picos importantes en la curva del coronavirus, y mucho se le achaca a las reuniones sociales. ¿Coincide? ¿Cree que debe haber más concientización sobre eso?

- Las reuniones sociales han demostrado en todo el mundo ser fuente de nuevos brotes, de persistencia del mismo y de diseminación de los brotes cuando los eventos son masivos ya que son situaciones en las que respetar las medidas de prevención, distanciamiento físico y el uso de tapabocas es imposible. Imaginensé cumplir estas medidas en un cumpleaños, en un asado o en una reunión familiar. Hoy la movilidad en Argentina es alta y muy cercana a la previa al 20 de marzo, con lo cual es fundamental la reiteración de las medidas de prevención necesarias para evitar contagios y cuidarnos a nosotros y a nuestros familiares


- Siempre se habló de la importancia del uso del barbijo y del lavado de manos, así como del distanciamiento social, pero mucho todavía eso no se cumple. ¿Hay que seguir insistiendo en ese aspecto? ¿Qué incidencia tiene?

- Las medidas de prevención en los trabajos y en la vía pública se cumplen mayoritariamente pero se dejan de respetar totalmente en las reuniones sociales. Hay que insistir sobre ese lado. Nos podemos reunir convivientes, pero no recomiendo juntarse con gente que viva en otros lugares por la posibilidad de diseminar el virus para todos. Ahí no podemos cumplir ninguna medida de prevención.


- ¿Por qué algunos países que habían comenzado a flexibilizar actividades, sobre todo en Europa, ven ahora un rebrote importante en la situación?

- Lo que pasó en Europa tiene mucho que ver quizá con lo que estamos viendo acá. Habían bajado los contagios, la población estaba cansada de la cuarentena, de las medidas restrictivas, se abrieron las actividades y hoy hay rebrotes que son muy importantes y es probable que muchos países tengan que volver atrás y tomar nuevamente medidas restrictivas para que no se colapse el sistema de salud como pasó en el primer brote.


- ¿Qué se le dice a la gente que insiste en lo que llaman la cuarentena más larga del mundo? ¿Es así? ¿Es necesaria?

- No es real que tengamos la cuarentena más larga del mundo ya que la movilidad en nuestro país se ha recuperado en un 75% desde el 20 de marzo, ahí sí hubo cuarentena. Hoy hay actividades restringidas. Las medidas restrictivas que tienen mayor impacto son las que se toman tempranamente y fuertemente, que lo hicieron todos los países, e incluso es lo que hace Nueva Zelanda hoy. O lo que hicieron países del sudeste asiático, con lo cual haber ganado el tiempo que se ganó con esas medidas restrictivas y hoy tener la capacidad del sistema de salud que se tiene es muy importante. Si hubiésemos tenido 7.000 casos por día en el mes de abril o mayo, con la situación del sistema de salud en ese momento seguramente habría sido una situación de catástrofe que hoy, por el momento, todavía estamos exentos y se está evitando.


- ¿Cuál es su opinión sobre la polémica por el uso del dióxido de cloro?

- Es un desastre que haya gente que esté recomendándolo cuando no tienen ninguna evidencia de su eficacia y tiene evidencia de ser tóxico. La verdad es que es una pena que haya gente muy reconocida a nivel social que lo esté recomendando.


- ¿La vacuna es la única solución para esta pandemia?

- La vacuna no es una solución completa porque hay pocas enfermedades incluso erradicadas por vacunas. La covid va a seguir estando pero la vacuna va a contrarrestar tremendamente la situación de contagios masivos como vimos este año en todo el mundo. Entonces la vacuna va a ser una bisagra importante. Y la única solución será aprender del tratamiento, ampliar el sistema; hay que seguir creciendo, preparar a los médicos en distintas áreas, principalmente a los que atienden pacientes críticos como los de terapia intensiva. Todo eso que desnudó la pandemia en todo el mundo, no sólo en Argentina, es un aprendizaje y no hay que volver a cometer estos errores.


- ¿Cómo ve la situación de las terapias intensivas en el país?

- Las terapias intensivas se van ocupando cada vez con más pacientes diariamente. Hemos aprendido mucho de la covid en estos meses. Por eso es muy importante el tiempo ganado gracias a las medidas restrictivas iniciales, pero el recurso humano es finito y se infectan los médicos, los enfermeros, los kinesiólogos y es muy complejo trabajar en las terapias intensivas en esta situación. Obviamente que es un lugar principal de la crisis, como así también las guardias de emergencia por la alta demanda y la dificultad de ubicar a los pacientes en alguna cama en las instituciones.


Perfil

› Referente en terapia intensiva

Javier Farina es especialista en medicina interna e infectología.  Director del comité de infectología crítica de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva y forma parte de las comisiones de Sociedad Argentina de Infectología. Fue convocado desde las sociedades científicas para asesorar al Gobierno nacional ya que en febrero había empezado a realizar publicaciones sobre la covid-19.

Temas

Coronavirus
Comentarios