Desarrollo tucumano: crearon un bastón electrónico para ciegos

El dispositivo cuenta con sensores de proximidad y, mediante sonidos y vibraciones, avisa cuando hay un objeto cerca. Prototipo listo.

12 Ago 2020 Por Julio Marengo
1

EL DISPOSITIVO. El porta bastón electrónico aloja el bastón de los usuarios y utiliza sensores de proximidad.

El pedido era más o menos claro. Un bastón que, de alguna manera, ayudase a las personas con discapacidad visual a no chocarse con los obstáculos que les presenta la vida cotidiana, principalmente la ciudad. “Lo que pasa a nivel del piso ellos lo pueden visualizar con el bastón. El problema muchas veces es lo que tienen a la altura de su cabeza o más arriba, como los acondicionadores de aire por ejemplo”, explica Ezequiel Garay, uno de los responsables del proyecto tucumano que promete solucionar ese problema a las personas ciegas o con capacidad visual disminuida.

Se trata de una funda de plástico, impresa en 3D, que contiene sensores de proximidad que advierten a los usuarios cuando está a una determinada distancia de un objeto. El principio es el mismo que usan los sistemas para facilitar el estacionamiento de vehículos, que emiten un sonido cuando un objeto está muy próximo. En el caso del bastón tucumano, además de sonido, vibra con distintas intensidades según la cercanía del obstáculo.

“Es una tecnología simple y económica, porque la idea es ayudar a la gente que lo necesita. Tiene además la ventaja de que el usuario lo puede configurar con botones de fácil acceso y escritos en braille, para que los sensores se adapten al entorno. No es lo mismo ir por la calle que estar sentado en el colectivo”, detalló Garay, uno de los responsables del Laboratorio de Robótica del Centro de Innovación (Ciidept), dependiente del Ministerio de Educación.

El prototipo funcional del bastón electrónico ya está listo y fue probado por directivos y alumnos de la escuela provincial Luis Braille, que es de donde surgió el requerimiento.

El problema y la solución

“Decidimos hacer una funda y no un bastón por varios motivos. Por un lado, porque cada persona usa un tipo de bastón y está acostumbrada al suyo, según sus necesidades. Y, por el otro, porque nos contaban que muchas veces esos bastones se rompen en la calle y los dejan ‘a pata’, obligados a pedir ayuda a los gritos. Llegado el caso, esta funda podrá guiarlos hasta que lleguen a destino o hasta que repongan el bastón”, detalló Garay.

Una de las roturas clásicas de este soporte fundamental para el desplazamiento de personas ciegas en la vía pública es cuando se topan con personas que no se dieron cuenta de su dificultad, no ven el bastón, se tropiezan y lo quiebran. “Los que se consiguen en Tucumán son bastante costosos y no son de buena calidad, por lo tanto no duran mucho”, señaló Garay.

Además de configurar la distancia a la que debe sonar y vibrar el bastón, los usuarios pueden regular el ángulo al que apuntan estos “ojos electrónicos” que en poco tiempo comenzarán a usar las personas con discapacidad visual.

Antecedentes

Desde hace varios año el Ciidept colabora con instituciones médicas y escolares especiales para solucionar problemas de personas con discapacidad. Los primeros antecedentes fueron la impresión en 3D de prótesis y órtesis para chicos con problemas motrices o con ausencia de algún miembro. También crearon algunas soluciones simples que les facilitaron sus tareas cotidianas.

Las primeras colaboraciones de este tipo fueron con la escuela especial ALPI, que atiende a chicos con distintos tipos de parálisis.

“El Centro de Innovación tiene una tradición de trabajo científico que hemos desarrollado en los últimos años. Los especialistas que trabajan allí escuchan las necesidades y crean dispositivos para que la gente pueda vivir mejor”, destacó Juan Pablo Lichtmajer, ministro de Educación de la Provincia, en una visita reciente que hizo a la escuela Braille para presentar el prototipo de bastón electrónico.

Comentarios