Cómo concentrarte, estudiar y aprobar los exámenes

Agosto es un mes de exámenes en la provincia y, ya sea a la distancia y en medio de medidas de aislamiento, los alumnos deben enfrentarlos.

11 Ago 2020
3

AGUSTÍN VERA DEL BARCO. El estudiante se prepara con optimismo para los exámenes.

Estamos en agosto, mes de exámenes en las instituciones educativas de la provincia. A diferencia de otros años, los alumnos deben enfrentar la situación con un condimento extra: la pandemia, que afectó la forma de estudiar. Frente a la virtualidad que devino del aislamiento, los estudiantes deberán tener en cuenta algunos consejos para concentrarse y hacerle frente a las evaluaciones que se vienen. Entre las recomendaciones se destacan la importancia de organizar los espacios de estudio y mantener en buen estado los vínculos sociales para lograr alcanzar el mejor desempeño posible.

En este sentido, para Natalia Jiménez, psicopedagoga, es importante que los estudiantes sean flexibles consigo mismos, ya que no considera que este debiera ser un momento de tanta exigencia. “Yo siempre apunto a priorizar los vínculos, evitar que se rompan, porque desde los vínculos se va a poder despertar la motivación para lo que quieran hacer. Y con esto me refiero al vínculo con el docente, con los padres o familiares, con sus compañeros, etcétera”, explicó.

En ese cuidar los vínculos estuvo una de las claves de Agustín Vera del Barco, estudiante de la licenciatura en Administración de Empresas, para que su progreso académico este año sea efectivo. “La Facultad, y particularmente los profesores, fueron muy comprensivos por la situación y se adaptaron a un crecimiento mutuo con los alumnos. También me ayudó mucho para reinventarme el hecho de que no dejé de estar con mis compañeros, aunque aislados, siempre teníamos la posibilidad de hacer reuniones vía Meet”, detalló.

Mantener el hábito

Jiménez también recomendó a los adultos llevarle tranquilidad a los jóvenes para pasar esta situación, con la mirada puesta en que volveremos al encuentro.

“También me parece fundamental no perder el hábito de estudio y mantener el orden. Recomiendo que tengan un lugar para el estudio, seguir horarios, es decir mantener una estructura, porque si se pierde el orden todo se hace más forzoso”, sugirió la profesional.

AILÉN PEREYRA. La joven estudia en voz alta y se explica los temas a sí misma.

Agustín, a quien le fue muy bien este año en la carrera, también dio algunas recomendaciones sobre lo que le resultó útil para llevar a cabo su vida académica este año.

Entre ellas destacó no sólo la habilidad para ser flexible y adaptarse, sino tener una mirada optimista de lo que toca. “No hablo de un optimismo ciego, sino de algo realista, poniendo la situación sobre la mesa para organizarse. Creo que organizándome y comprometiéndome con un plan conjunto con mis compañeros logré sostener un camino mucho más seguro y en el que realmente puedo crecer como estudiante y seguir avanzando”, aseguró el joven.

Desafío extra

Muchos jóvenes se vieron afectados por la situación y no logran alcanzar los mismos niveles de concentración y estudio que tenían en los tiempos pre-pandemia, y que necesitan para lograr un mejor desempeño en períodos de exámenes.

“Seguro que cuesta más estudiar. Es algo totalmente esperable que esto pase porque son muchos días y esto genera ansiedad. Ahora ver que todo está más cerca produce aún más tensión, dificultad en la concentración y aparece la angustia”, aseguró Fabiana Moisés, especialista en evaluación y diagnóstico psicológico.

AGUSTÍN VERA DEL BARCO. El estudiante se prepara con optimismo para los exámenes.

“Me costó mucho más estudiar en estos tiempos de pandemia, creo que a todos nos costó. El hecho de que algunas materias no respetaban el horario de clase hizo que bajaran las ganas de uno de sentarse a estudiar”, contó Ailén Pereyra, estudiante de Ciencias Políticas, sobre su experiencia.

Todos quieren alcanzar un buen desempeño y se trazan metas acordes a eso, aunque en una situación atravesada por la crisis estos objetivos muchas veces resultan más optimistas de lo que la realidad permite. “Dentro de todo me está yendo bien, pero no exactamente como quería… Tenía un plan para cursar las materias que me quedan y ahora no sé si me voy a poder recibir en la fecha que yo tenía pensado”, explicó la joven estudiante.

Para Juan Agusti, estudiante de la licenciatura en Economía, la adaptación a la modalidad virtual dependió, en gran medida, de las cátedras y los profesores. “También hay que entender que al tener más bibliografía y a veces menos clases, uno debe pasar más tiempo en la silla leyendo por su cuenta y menos escuchando a un profesor”.

La incertidumbre de no saber cuándo será un examen y de qué forma va a ser (virtual o presencial, oral o escrito) también le generó problemas a la hora de preparar las materias. “Si no se saben bien las fechas con anticipación es muy difícil organizarse para preparar los exámenes”, sostuvo Juan, acerca de la importancia de la organización a la hora de estudiar.

Técnicas de estudio

“Siento más nervios al tener un examen virtual porque uno tiene que estar siempre mirando la cámara, rogar que no se corte el internet, etcétera, y eso causa ansiedad”, dijo al respecto Ailén, quien elige prepararse para los exámenes como lo hace habitualmente: se “encierra” en su cuarto, pone música de fondo, lee, repite en voz alta, se lo explica a sí misma, pasa el resumen por escrito, y repite el proceso.

Además, toma descansos entre tema y tema, y divide sus días según unidades o bolillas.

Agustín también fue tomado por sorpresa por la pandemia y debió adaptarse a las circunstancias.

Aunque en su caso, acompañado por un entusiasmo esperanzador, se adecuó rápidamente al contexto y salió adelante lo mejor posible. “Me considero más optimista respecto de la evaluación que se hace sobre la educación virtual. No creo que se hayan producido cambios que me desfavorecieron, pero sí que me desafiaron”, dijo el joven, que entendió que debía seguir estudiando y no dejar pasar la época de exámenes.

Para eso, Agustín trató de prepararse como lo hace usualmente, pero adaptándose a la virtualidad.

“Algo que hago es vestirme como lo hubiera hecho para ir a rendir a la ‘facu’, así me siento más cómodo. Previo al examen también probé hacer resúmenes en Word con la clave de cada unidad y algo súper importante me pareció rever los videos de las clases para asentar mejor los conocimientos adquiridos”.

Otra de las técnicas que aplica Agustín es cambiar el lugar de la casa en el que estudia, pasando la mañana en su cuarto, en la galería durante la tarde, y en el escritorio cuando estudia por la noche. (Producción periodística: Homero Terán Nougués)

Lo que hay que saber

- Ver el programa de materia y planear el estudio en torno a eso.

- Definir prioridades y necesidades de las materias.

- Identificar dificultades y habilidades a la hora de estudiar.

- Hacer una lista de tareas a cumplir.

- Gestionar el tiempo de estudio.

- Utilizar todos los recursos a disposición (documentales, libros en PDF, entre otros).

- Descansar y hacer actividad física.

Comentarios