El fútbol mixto empieza a gambetear desde Holanda

La habilitación que obtuvo una joven holandesa para seguir jugando con el equipo masculino abre un amplio análisis, con muchas preguntas que tendrán respuestas en un futuro cercano.

09 Ago 2020 Por Mariana Apud
1

DESAFÍO. Fokkema no quería dejar de estar con sus compañeros de toda la vida.

Mientras el mundo transita una página inédita con la pandemia de la covid-19, una joven de 19 años protagoniza un hecho también inusual. Ellen Fokkema podrá jugar desde la próxima temporada del fútbol holandés en la cuarta división junto a sus compañeros de VV Foarut. La Federación Holandesa (KNVB) le concedió el permiso, flexibilizó sus reglas y una vez más innovó, tal como cuando en 1971 reconoció el fútbol femenino, cuando en 1986 introdujo el mixto y cuando en 1996 dio luz verde para que chicos y chicas jugaran juntos hasta la categoría juvenil.

La medida va en consonancia con el concepto que tanto se popularizó de la “nueva normalidad”. La intención en el fútbol holandés es que el caso Fokkema se vuelva común. “La KNVB representa diversidad e igualdad. Creemos que debe haber espacio para todos”, estableció Art Langeler, director de desarrollo de fútbol de la institución.

Para Fokkema la habilitación que logró tiene una lógica distinta, pero es consciente de que ha contribuido para que la sociedad sea más igualitaria. “He estado jugando con estos chicos desde que tenía cinco años y no me tomé bien el no poder seguir con ellos el próximo año”, afirmó la holandesa con simpleza. “Siempre me aconsejaron que siguiera con los niños el mayor tiempo posible, entonces, ¿por qué no hacerlo? Es todo un desafío, pero eso sólo me emociona más”, reconoció. La recomendación apuntad a que, como muchos estudiosos plantean, el desarrollo de las aptitudes de una mujer que juega y se entrena con hombres se potenciará más que otra que no lo hace (ver aparte). Fokkema será seguida de cerca por la KNVB, porque será el parámetro para habilitar a más mujeres. “Supervisaremos cómo van las cosas en estrecha consulta con el club. En base a eso, podríamos aplicar un cambio de regulación”, dijo Langeler.

Todo está por verse, incluso las reacciones sociales pueden ser muy variadas. En un sondeo que LA GACETA hizo en su versión digital, hubo más opiniones en desacuerdo con que una mujer integre un equipo de fútbol con hombres. Razones culturales, físicas, fisiológicas, de pensamiento son las que plantean.

¿Llegará algún día a ser algo habitual? ¿Se modificarán estrategias de juego que generen un nuevo fútbol? ¿Habrá una “nueva normalidad” también cuando ruede la pelota? Hay varias preguntas, sí, pero que no quedarán sin respuestas porque habrá un espacio para comprobar si en los pies puede estar un cambio histórico que se sostenga en el tiempo.

Comentarios