Transportistas rurales del sur, en jaque por la falta de viajes y los controles sanitarios

Reclaman al Estado una asistencia, debido a que no pueden desarrollar su actividad.

07 Ago 2020

Una grave crisis económica enfrentan los transportistas rurales del sur de la provincia. Son cientos que, según denunciaron, no han logrado acceder al beneficio del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), pese a que estuvieron varias semanas sin trabajar durante la cuarentena por la pandemia del coronavirus. Además, ahora la frecuencia de viajes, por las restricciones de circulación, se redujo de ocho a tres por día, aseguraron.

“La gente viaja muy poco con nosotros. Es por miedo a un contagio. Tienen razón, pero estamos respetando los protocolos sanitarios. La otra cuestión es que solo nos permiten llevar dos pasajeros. Todo estos hechos nos sumergieron en una crisis que nos obliga a apelar al Gobierno por ayuda”, dijo Luís Luján, vocero de los transportistas. 

“Estamos trabajando apenas para tener qué comer en el día. Al que se le descomponga su vehículo, no tendrá para arreglarlo y tampoco para seguir trabajando”, añadió. Luján dijo que la situación es tan angustiante que entre los trabajadores están pensando en hacer una olla popular que garantice la alimentación de todos. 

En estos días prevén mantener un encuentro con el vicegobernador Osvaldo Jaldo con el fin de plantearle el mal momento que enfrentan y demandarle medidas de contención para el sector. Los transportistas, el jueves pasado estuvieron en la intendencia de Concepción con el objeto de solicitarle al intendente Roberto Sánchez que les flexibilice los controles de acceso al municipio. Dijeron que en estos días sufren diversos inconvenientes con los agentes de tránsito que les complican el ingreso pese a disponer de las documentaciones correspondientes. 

Desde la Intendencia se aseguró que los requerimientos son los que se exigen a todos los automovilistas. -

Comentarios