Usaron drones para encontrar a dos sospechosos de homicidio

Se escondían en una quinta en Los Gutiérrez.

03 Ago 2020
2

OBJETIVO ENCONTRADO. Usando un dron, los investigadores dieron con la casaquinta donde se ocultaban.

Fue una misión de película. Primero, los investigadores se valieron de drones para sobrevolar la finca donde se ocultaban los sospechosos. Después, para irrumpir en la vivienda donde se habían instalado, personal del grupo CERO llegó escondido en la caja de un transporte de carnes. No hubo escapatoria posible: para “Lolo” y “Cucú”, padre e hijo, fue la escena final de dos meses de vivir escapados de la Justicia.

Juan Manuel “Lolo” Carabajal, de 45 años, y Juan Manuel “Cucú” Carabajal (h), de 19 años, eran buscados desde el 24 de mayo pasado, acusados de haber matado a Exequiel Rodríguez, un joven de 22 años que los habría perseguido luego que ingresaran a su domicilio a hacer disparos, como parte de una antigua disputa que separaba a ambas familias, según consta en las investigaciones policiales difundidas ayer.

Desde ese episodio, los sospechosos de dieron a la fuga y comenzó una larga tarea de investigación, de la que participaron el Equipo Científico de Investigaciones Forenses (ECIF) y la División Homicidios de la Policía de Tucumán.

Según el parte oficial, con las averiguaciones se logró determinar que en la localidad de los Gutiérrez, entre Alderetes y La Florida, por un camino vecinal, estaban refugiándose los sospechosos.

“A partir de la tecnología de drones, se pudo determinar que se habían escondido en una casaquinta. Las primeras investigaciones sostienen que se hacían pasar por agricultores y que se movían con cierto entusiasmo por la tenencia y cuidado de equinos, lo que les permitía no despertar sospechas entre los vecinos de la zona”, describe la comunicación oficial.

El ingrediente extra, además de los drones y del sigilo que tuvieron que mantener los investigadores para no levantar sospechas, fue que para llegar al lugar y proceder al allanamiento, los policías se ocultaron en un camión frigorífico.

Armas y un auto

Los policías llegaron al domicilio donde se alojaban los sospechosos a las 7 de ayer, antes del amanecer. Durante el registro del lugar encontraron una pistola 9 milímetros (resta determinar si es la misma arma con la que fue ultimado Rodríguez el 24 de mayo pasado) y una escopeta calibre 16. También encontraron un auto, modelo Volkswagen Gol Trend, que según los investigadores, a partir del análisis de la patente, determinaron que tenía pedido de captura y que estaba “camuflado” con un vinilo de color blanco, cuando originalmente era negro. El allanamiento y la captura de los prófugos estuvieron supervisados por personal de la Fiscalía de Homicidios I, a cargo de la fiscala Adriana Giannoni, quien lleva la causa.

El caso

Según las fuentes de la investigación, la víctima y los sospechosos mantenían una antigua disputa, aparentemente vinculada a la ruptura de una relación entre el fallecido y una familiar de los prófugos.

En los partes policiales se informa que los sospechosos habrían entrado a la casa de Rodríguez para hacer disparos y luego huir. La víctima los habría perseguido hasta el domicilio, donde los sospechosos -según la hipótesis de los investigadores- lo enfrentaron y lo ultimaron de un disparo mortal que ingresó por una de sus axilas.

Días antes, la víctima se habría tomado a golpes con uno de ellos, indicaron voceros del caso. El choque final fue en el domicilio de los sospechosos, en calle Libertad y Benigno Vallejo (capital).

El joven ingresó sin vida al Hospital Padilla y el Juzgado de Instrucción de la I Nominación ordenó la inmediata detención de los Carabajal, padre e hijo, pero no se había podido dar con ellos hasta ayer.

Comentarios