Acondicionan el teatro Alberdi

Instalaron una red de protección sobre el foso de la orquesta en la sala de la UNT. Nueva salida de emergencia y medidas de vigilancia.

02 Ago 2020

Nadie sabe cuándo volverá la actividad a las salas tucumanas de espectáculos, ni cuáles serán las medidas que se deberán adoptar para que las butacas tengan público. Pero no es tiempo muerto y perdido para el teatro Alberdi. Por el contrario, el espacio cultural de la Universidad Nacional de Tucumán está siendo acondicionado para que cuando pueda volver a abrir sus puertas, lo hage en mejor estado.

“El proyecto integral tiene como objetivo la modernización y el aggiornamiento del teatro en cuanto a sus aspectos de seguridad y eléctrica. Las obras iban a comenzarse en diciembre para seguir en marzo, pero este año se paralizaron por la pandemia. Tuvimos que esperar a que se flexibilice para retormar los trabajos”, afirma la directora Silvina Fénik.

Los cambios y refacciones están lejos de la vista común del público. “Son mejoras hacia adentro del escenario, tienen que ver con cuestiones estructurales y no estéticas”, describe la funcionaria. Serán principalmente puertas adentro, pero fundamentales. Una de las innovaciones que sí se podrán ver desde la platea es la colocación de una red que cubre ahora el foso de la orquesta, a los pies del escenario, lo que evitará caídas (ya se produjeron años atrás en esta sala). “Es una malla especial que se trajo desde Buenos Aires, que ofrece la protección que corresponde. No es una media sombra común, sino una red que cumple con normas europeas y que se usan en las grandes construcciones”, precisa.

EN PLENO TRABAJO. La mayoría de las obras son de tipo estructural.

Cuando se lo permita, el público podrá disfrutar además del arreglo del aire acondicionado central del edificio, indispensable para los calores tucumanos. Y en la parte delantera de la planta baja se está construyendo un baño de discapacitados, lo que facilitará la integración de un amplio sector de la población.

“Todo el sistema eléctrico será nuevo, con cableado y medidas de seguridad especiales. También se colocaron cámaras de vigilancia en todo el teatro para controlar la circulación de las personas”, agrega. De este modo, se intenta evitar que se repitan situaciones que se registraron en los últimos años en el espacio: el más grave fue el robo de una notebook que padeció Malena Pichot en septiembre del año pasado, cuando estaba a punto de actuar.

Puertas antipánico

Las reformas atienden a distintas disposiciones, lo que contempla el recambio de las puertas con mecanismos de apertura simplificado (llamadas antipánico) que faciliten una evacuación de emergencia del edificio.

Con ese mismo objetivo, se está habilitando una salida especial por aparte de las usadas habitualmente por la esquina Crisóstomo Álvarez y Jujuy. En este caso, se concreta un viejo proyecto que es abrir desde el escenario un paso a través de la casona que ocupa la Editorial de la UNT (Edunt), anexa al teatro, en Crisóstomo Álvarez 883, que permita ganar la calle por el garage.

Del mismo modo se instalará un telón de seguridad, clásico implemento cortafuego que aisla la platea del escenario en caso de una emergencia. “Es un elemento fundamental en caso de un siniestro”, destaca Fenik, que anunció además que se instalará un montacarga en la parte posterior que permitirá el desplazamiento simplificado de escenografías y se habilitará un depósito especial para la cámara acústica.

“Todo está a cargo de la Secretaría de Planeamiento de la UNT, no sé cuánto es el costo de lo que se está haciendo”, aclara.

Comentarios