Adiós a un ídolo: “Juan Ramón fue el cantante más popular de su generación”

Aníbal Burgos despide a su padrino artístico y amigo entrañable. Seis décadas sobre el escenario.

01 Ago 2020
1

AMISTAD ENTRAÑABLE. Juan Ramón junto al tucumano Aníbal Burgos.

No por prevista, una muerte deja de ser dolorosa. El cantante tucumano Aníbal Burgos seguía de cerca la evolución de la salud de Juan Corazón Ramón y sabía de su deterioro, pero el fallecimiento del ídolo romántico popular lo sumió en el pesar y en los recuerdos de escenarios compartidos.

“Estoy muy triste. El fue mi padrino pero, sobre todo, el amigo a quien yo quería mucho, fue demasiado generoso conmigo. La última vez que cantó en Tucumán fue en 2016. Quisimos hacerle un show de despedida, pero no se pudo por su estado. Él quería seguir en los escenarios pero su físico no lo permitía”, señala.

Su nombre real era Ellery Guy Rech y desde la década de 1960 fue un referente de la canción romántica argentina, con proyección internacional. Falleció el jueves a los 80 años, por un cuadro de deshidratación severo, una pulmonía y una gastritis crónica. Se especializó en versiones en castellano de canciones francesas que entonaban Christophe, Alain Barrière y Charles Aznavour. Su lanzamiento fue impulsado por Ben Molar, un nombre esencial en la industria de la música popular y gracias al cual pudo grabar su primer disco en 1961, “Entre campeonas... un campeón”, con Horacio Malvicino.

De niño había sufrido poliomielitis en su infancia, lo que limitó sus actuaciones en público, pero tuvo un masivo reconocimiento que se tradujo en decenas de discos en castellano y en italiano como solista o acompañado de Violeta Rivas, Marco Antonio Muñiz, Raúl Lavié y Leonardo Favio. También incursionó en la música tropical, el pop y el cuarteto; actuó en toda América Latina y formó parte de elencos de una decena de películas.

“Estuvo más de 60 años sobre los escenarios, era de todas las épocas, fue el más popular de su generación y siempre estuvo de moda con fama Internacional -remarca Burgos-. Tuve la dicha de acompañarlo muchas veces, en un estudio de grabación preparándole mate cocido o en Canal 8 de Tucumán, donde fue una revolución. El siempre me abrazaba cuando caminaba, como sosteniéndose. Se fue un verdadero grande”.

Comentarios