Cartas de lectores

30 Jul 2020 Por LA GACETA

- Piedra tallada

En LA GACETA del 24 de julio, se comenta en una columna firmada por Guillermo Monti, que el Ente Cultural tiene preparado un ambicioso proyecto para llevar a cabo un museo a cielo abierto en el Mollar, lugar donde reposan (sic) los centenarios menhires, para su válida apreciación turística y cultural. Decepciona un poco que ni dicho Ente ni Turismo, hayan mostrado interés en llevar a cabo algo parecido con la legendaria “piedra pintada” o “piedra tallada”, que existe a unos 10 Km al oeste de la Villa de San Pedro de Colalao (siguiendo por el camino de Las Tipas y bordeando el río homónimo) puesto que, junto a otras reliquias como Tiu Cañada, configuran un lugar único por el enorme valor arqueológico que encierra. Señalo este, aún reconociendo que desde 2012 el Ente Cultural declaró de “interés cultural y Patrimonio de la Provincia” a dicha piedra, mediante Resoluciones N°3020/01 y 4498/01, pero al parecer la cosa quedó ahí, sin que se hiciera nada para su correcta preservación. Se destaca la mencionada Piedra como un verdadero monumento ancestral (casi milenario) y fuera descripto por primera vez en 1877 por el entonces reconocido arqueólogo Inocencio Liberani y luego en 1898 su colega Adrián Quiroga realizó un estudio más exhaustivo, calificándolo “como el mejor elemento encontrado en todo el NOA de la República por la simetría de sus figuras”. Con la documentación encontrada, estos grabados en roca y piedra, fueron realizados por remotos pobladores sedentarios (posiblemente de la cultura “Cóndor Huasi”) que resultaron muy anteriores al asentamiento de los Colalaos y Tolombones, ocurrido a partir de 1659 en el Valle de Choromoro, luego de su expulsión de los Valles Calchaquíes, tras una larga guerra con los españoles. Esto dio lugar a la Villa que conocemos hoy en día. Aquellos otros pueblos tan antiguos, ya manejaban rudimentos de la agricultura y eso reflejaron -entre muchas otras cosas- en sus grabados petroglíficos. En tiempos recientes, las excelentes investigaciones efectuadas por el Dr. Orlando Bravo y que oportunamente publicara la UNT en 1996, nos da un panorama más amplio sobre lo expuesto, enriquecido luego por trabajos de M. Corbalán, y que hiciera públicos LA GACETA del 28-12-2015. Bravo señalaba que sus “magníficos grabados antropomorfos y zoomorfos, deben considerarse como obra de arte de primera línea”. En el libro del suscripto sobre la Historia de San Pedro de Colalao -editado en 2008 durante la conmemoración de los 150 años de la Villa- el lector podrá encontrar muchos más detalles al respecto. También destaco que fueron varias numerosas gestiones realizadas ante Turismo (con expedientes de por medio, para lograr que se prestara más atención a semejante reliquias arqueológicas y la Comuna tampoco ayudó mucho en esos momentos. Faltaría hacer aunque sea una huella para tornar accesible su llegada y así el Turismo tomara más impulso. Se haría realidad el concepto que Turismo y Cultura van de la mano y poder apreciar la magnitud de su significado. Estos grabados petroglíficos merecen ser más conocidos y no estar casi escondidos como ahora.

Franco Augusto Fogliata

[email protected]

asfasdfasdf


- A la gente de Lastenia

Por encima de todas las ideologías, religiosas, políticas y demás, es mi deseo, como tucumano: que reafirmen la fortaleza de estar unidos y esperanzados de que vamos a atravesar este mal momento juntos. Sin dudas que el temor, mezclado con la incertidumbre, producto de la situación que viven, los aflige; deben saber que hay una provincia entera en apoyo de cada uno de ustedes y de sus familias. Es importante para todos resolver esta situación día a día de manera progresiva y constante, y ustedes ya hicieron los primeros pasos de esta guerra sanitaria y comunitaria que la provincia, el país y el mundo están dando. Someterse a los modos preventivos que impulsa el Estado no es fácil; retroceder en la vida social, cambiar los hábitos diarios en pos de evitar el contagio comunitario y más, requiere de amor por el prójimo y amor propio, eso no lo hace cualquiera. ¡Gracias al pueblo de Lastenia! Por el orden y el coraje de estar librando una batalla para el resto de los tucumanos.

Williams Fanlo

[email protected]


- Psicosis Colectiva

La tía Elena, muy enojada, me decía: el día que desfilen los insensatos, los tucumanos andaremos peleando por ser los abanderados. Nos despreocupamos tanto con los días que no teníamos infectados con el maldito virus; teníamos tanta confianza que nos largamos de la mano de Dios; les dimos rienda suelta a los desmanes, que ya era viva la Pepa y los pepitos; guardamos los barbijos, y el alcohol y la lavandina que los usen los otros, y pasó. Explotó la bomba en Lastenia y sus esquirlas se dispersaron por toda la provincia. En ese clima de terror abunda el inconsciente, maldito juego del rumor que conlleva a una psicosis colectiva, con impredecibles consecuencias, que especialmente van a afectar a esa franja de personas más vulnerables, ya sean hogares humildes o ancianos .¡Ah! No se olviden de seguir celebrando el Día del Amigo, el cumpleaños, el día del gato, del perro y lo que se les ocurra. Dios, amparanos...

Francisco Amable Díaz


Pedro G. Sal 1.180 

Barrio 20 de Junio
 - San Miguel de Tucumán

Para publicar en "Cartas al director" escribir a [email protected]

 

Esta nota fue anteriormente contenido exclusivo, sólo accesible para suscriptores.

 

Comentarios