"Estoy pasando uno de los peores momentos de mi vida", afirmó el dueño de un hotel alojamiento

El sector está en una situación crítica, al permanecer cerrado desde el inicio de la cuarentena.

16 Jul 2020
1

IMAGEN ILUSTRATIVA / "MENDOZA POST"

Los hoteles alojamiento permanecen cerrados desde marzo, cuando el Gobierno nacional -y luego el provincial- decretó la cuarentena obligatoria por la pandemia de coronavirus covid-19. Y tras más de 120 días sin funcionar, en el sector atraviesan una crisis económica que se agrava con el paso del tiempo.

Adrián Cicilia es un empresario que lleva 20 años en el rubro. Y afirma que jamás atravesó una situación como la que le toca vivir. "Económicamente, estamos muertos. Tanto mis colegas como yo. Y en lo personal, estoy pasando uno de los peores momentos de mi vida. Estoy con la presión alta, ataques de angustia, no duermo bien de noche, estoy muy irritable", expuso, en diálogo con LAGACETA.com.

Con una decena de trabajadores a su cargo, Cicilia expresó que mantiene la esperanza de que pronto el Comité Operativo de Emergencia (COE) disponga la reapertura del rubro. "Sé que es difícil tomar estas decisiones en medio de una pandemia, pero espero que haya novedades positivas", se ilusionó.

En ese sentido, destacó que tienen absoluta predisposición para adoptar las medidas de sanidad que indiquen los expertos de Salud. "Antes de la pandemia ya trabajábamos con una limpieza a full. Es decir, habitaciones se higienizan con lavandina, se renuevan las sábanas, vamos cambiando todos los elementos (de uso personal), abrimos las ventanas de las habitaciones... no sería algo nuevo para nosotros. Por supuesto, esta es una situación diferente. Pero estamos preparados para hacer lo que nos digan las autoridades. Los expertos en Salud son quienes nos dirán qué medidas debemos adoptar", remarcó Cicilia.

La ilegalidad es otro aspecto que preocupa a quienes trabajan en este rubro. De hecho, el empresario se convirtió en un ícono del sector en la última semana, a partir de una entrevista televisiva en la que hacía alusión a la concurrencia al parque 9 de Julio. En este caso, LA GACETA le consultó por otra situación irregular: el de los departamentos que se alquilan a parejas, por hora, para que mantengan allí relaciones sexuales.

"Tenemos conocimiento de ello. Y una gran preocupación, porque hace 20 años que pago todos los impuestos, municipales, provinciales y AFIP. Al margen de ello, es grave desde el punto de vista de la salud. Estamos hablando de un servicio totalmente anti higiénico. Uno no sabe si cambiaron las sábanas, si limpiaron el lugar", advirtió Cicilia.

El problema de la "trazabilidad"  

Los representantes del sector llevan a cabo desde hace semanas gestiones ante las autoridades para obtener la habilitación, respetando los protocolos contra el covid-19.

“Estamos trabajando con ese tema, buscando la reapertura. Pero por el momento no hay nada. Incluso, la última novedad del COE nos dejó preocupados, porque no hay perspectivas de que se vaya a flexibilizar en el corto plazo", señaló Ernesto Gettar, titular de la Unión de Hoteles, Bares y Restaurantes de Tucumán, en diálogo con este diario.

A diferencia de la hotelería para turismo, este rubro tiene la característica de que los pasajeros permanecen por menor lapso de tiempo en las instalaciones. En ese sentido, Gettar indicó que los moteles ya venían aplicando "protocolos sanitarios bastante estrictos, previo a la pandemia". Incluso, agregó que el sector elevó propuestas para fortalecer las medidas de higiene y seguridad, en el marco de la pandemia de covid-19.

"Falta todavía el visto bueno del COE, pero están todos listos para volver a trabajar. La desesperación del sector es altísima, es un ámbito que viene muy golpeado. En otras era de alta rentabilidad, pero esas cosas cambiaron y las reservas se agotaron totalmente. Están requiriendo volver a trabajar cuanto antes”, añadió Gettar.

Uno de los aspectos que transmitieron las autoridades tiene que ver con la dificultad para hacer un seguimiento de los pasajeros, ya que para llevar adelante un eventual control epidemiológico deberían contar con el nombre, apellido y un número de contacto de los clientes. “Uno de los argumentos (en contra) es que no tiene trazabilidad en este tipo de actividad, y ellos necesitan ver exactamente cómo es la situación”, advirtió el titular de la Unión de Hoteles.

Comentarios