Canje de deuda: cuarta temporada, ¿final?

Por Regina Martínez Riekes. Asesora financiera.

12 Jul 2020
1

“Ella no es perfecta, pero fue la única que dijo “acepto”

Cosmo en “Padrinos Mágicos”

“¿Cuándo termina esta serie? ¡Dejen de meterle temporadas!”, rezongaba un inversor la noche del pasado domingo. Leía los detalles de la nueva oferta “final” de Canje.

Las concesiones realizadas por el Soberano, muestran la intención de avanzar hacia un acuerdo. Entre las mejoras, el esfuerzo no solo es económico sino legal. El valor final de la oferta aumentó USD 15.000 mm, gracias a la reducción de la quita de capital, el reconocimiento de intereses devengados y el aumento de cupones. Finalmente, se mantienen las cláusulas (indenture) 2005 para los bonos Par y Discount.

La novedad respecto de la invitación previa radica en dos frentes: se elimina el endulzante (cupón atado PBI/Expo) y se establecen valores diferenciales de aceptación: USD 53.5 para quienes ingresen voluntariamente y USD 52.2 para quienes sean “arrastrados” por mayorías. Ese premio de USD 1.2, se calcula en base a intereses: de no entrar inmediatamente solo se percibirá el pago hasta el 22 de abril y no hasta el 4 de septiembre.

¿Divide y reinarás?

Argentina incluyó un umbral mínimo de aceptación: un piso de 66.6% del total de títulos a canjear o el 50% de los bonos indenture (contrato) 2005 y 50% indenture (contrato) 2016. El diseño, busca desincentivar a acreedores a un eventual litigio. Punto para Martín Guzmán y sus asesores legales.

La propuesta es generosa. Mereció una página en la central de noticias Bloomberg con la firma de Mohamed El-Erian, referente mundial en mercados emergentes. “La oferta argentina merece apoyo”, afirmaba el ex número 1 del fondo PIMCO.

Los bonos respondieron en un solo día con alzas entre 5% y 11% en dólares. Argentina es así: te hace doler la cabeza, pero te roba una sonrisa fácilmente.

A pesar de la mejora, dos de los tres pricipales comités de acreedores, la rechazaron abriendo la puerta a un canje parcial. Entre ambos comités, reúnen el 32% el total elegible.

Estamos mal pero vamos bien

Dentro de los acreedores de deuda argentina, se destacan tres: ACC (Comité de Acreedores de Argentina), Ad Hoc Bondholder Group y Exchange Bondholder Group.

El Comité ACC, con el 7% del total de deuda elegible, fue el único en aceptar. Tiene sentido al considerar que la misma fue elevada por UBS, su banco asesor. Este “descuido”, dejó disconforme a los dos comités restantes.

El Exchange Bondholder Group, es un conjunto de firmas que participó de los canjes 2005 y 2010, aceptando reducciones en el valor de su deuda para ayudar a Argentina a salir del default.

El Ad Hoc Bondholder Group, se encuentra liderado por el fondo Blackrock. Los intereses de Blackrock, van más allá de su posición en bonos argentinos. Se encuentra entre los principales inversores de bancos (Galicia, Macro, Santander y Supervielle) y de empresas como YPF, Edenor, Telecom, Central Puerto, Transportadora del Gas del Sur, Pampa Energía, Loma Negra e IRSA. A su vez, es dueño del 6% de Glencore, firma que posee el 66,7% de Renova SA, parte del grupo Vicentín.

De continuar con su posición dura, Blackrock deberá rendir cuenta a sus inversores de la decisión de adquirir bonos argentinos tan sólo dos o tres años previos a un default. Default que implicaría asumir pérdidas adicionales en compañías argentinas en las cuales cuenta con participación accionaria.

A pesar del rechazo, el mensaje dado por el grupo de acreedores, muestra una luz de esperanza. “Es un paso en la dirección correcta, pero no alcanza”, afirmaron en un Comunicado.

Pateando vencimientos

Conjuntamente con el canje de los bonos ley extranjera, el Ministerio de Economía anunció que bonos en dólares ley argentina, tendrían igual tratamiento. La oferta resulta interesante a los precios actuales. Ese atractivo es proporcional al riesgo: la amenaza de una pesificación de los “argendólares” siempre está al acecho.

En línea con la Nación, las grandes empresas buscan descomprimir sus vencimientos de corto plazo. Esta semana se conoció la oferta de Canje de Telecom e YPF. Ambas compañías buscan aliviar las cargas financieras del año próximo. Ofrecen a sus acreedores pagar un porcentaje en efectivo y entregar por el saldo un bono con vencimiento a 2025 y cupón de 8,5%. Nada mal para un mundo con exceso de liquidez y tasas cercanas a 0. Menos aún de considerar que el riesgo corporativo es más atractivo que el soberano, que con este canje, buscará devengar una tasa promedio de 3,07%.

Que la fuerza te acompañe

En esta cuarta “oferta final” de canje, la probabilidad de un acuerdo parcial es alta, pero poco atractiva para todos sus participantes. Para el caso de Argentina, no queda en claro el desgaste de estos meses de negociación. “Si ceder dólares no era el problema, ¿por qué se sacrificó tanto tiempo?”, se preguntaba el periodista Hernán de Goñi.

Si Blackrock tiene intereses en una compañía vinculada a Vicentín, ¿Será su rechazo una forma de generar una contragarantía en el anunciado proceso de estatización?

El mundo nos está mirando. Argentina tiene el triste antecedente de generar nueva jurisprudencia en materia de default y canjes soberanos.

La fecha límite es el 4 de agosto. Alcanzar un acuerdo solo será el punto de partida para comenzar a diseñar un Plan de Recuperación para la deprimida economía argentina, en las cuales gasto público, brecha cambiaria y emisión, son sólo parte de sus síntomas.

En observación

“El mundo nos está mirando. La Argentina tiene el triste antecedente de generar nueva jurisprudencia en materia de default y canjes soberanos”.

Temas

Tucumán
Comentarios