!-- /1418175/lgt_nota_topbanner -->

China se va, y deja servido el Caribe para la Argentina

El país tiene las condiciones para abastecer la demanda de poroto en esa región.

04 Jul 2020
1

SUBA. Argentina podría aumentar el 50% su exportación de poroto negro.

Durante un encuentro de la Confederación Global de las Legumbres (GPC, por sus siglas en ingles), se debatió, principalmente, quién puede asumir el papel que deja vacante China en el comercio global del poroto negro.

A nivel global, este mercado se distingue por la presencia de dos grandes países productores que a su vez son los mayores consumidores: Brasil y México.

En términos generales ambos resultan deficitarios: su demanda interna supera sus producciones, por lo que cada uno necesita importar entre 80.000 toneladas y 120.000 t por año. Brasil las adquiere fundamentalmente de la Argentina; México, de Estados Unidos y de Canadá.

También muestran un alto consumo de esta legumbre Venezuela, Cuba y el área del Caribe; hasta ahora provistos, mayormente, por China, por Canadá y por la Argentina, en menor medida.

A raíz de cuestiones climáticas, el escenario cambió durante el último año: en Norteamérica, México, EEUU y Canadá sufrieron problemas debido a exceso de lluvias, tanto durante la siembra como durante la cosecha.

Al sur del continente, se dio una buena cosecha; pero varió las expectativas un crecimiento de la demanda en Brasil, que fortaleció las compras a la Argentina. En paralelo, China comenzó a retirarse del mercado, por lo que Venezuela y Cuba empezaron a perder un proveedor importante.

Buenas perspectivas

Otros factores contribuyen a que el poroto negro tenga una mayor demanda global: las legumbres en general se beneficiaron de los mayores consumos “hogareños”, que tienden a reemplazar proteínas más caras, como las de las carnes rojas por proteínas vegetales.

Durante una nueva conferencia de las “Conversaciones con Expertos” organizadas por la GPC, los especialistas señalaron que un factor que incide en la expansión del consumo de este producto es la emigración de venezolanos hacia otros países de Latinoamérica.

Asimismo, la demanda tiende a crecer en Europa; específicamente, en Italia y en España.

En este contexto -como ocurrió durante los debates sobre los porotos de color y las arvejas-, una de las preguntas que quedaron flotando fue quién puede asumir el liderazgo en reemplazar la oferta que quedaría vacante con la ausencia de China en el mercado.

Alto potencial

Dada la estructura exportadora única que posee, junto con la disponibilidad de hectáreas para poder incorporar a la producción, la Argentina es el país productor que posee un alto potencial para aprovechar esta demanda insatisfecha.

Hoy en día, nuestro país exporta unas 150.000 t anuales de poroto negro. Aunque el grueso se destina a Brasil, también son mercados importantes -de menor volumen- Venezuela, México, otros países de Latinoamérica y de Europa.

A Cuba y a otros países de Centroamérica, China vendía entre 40.000 t y 50.000 t. A Venezuela, entre 30.000 t y 40.000 t. Este último país redujo en forma importante sus importaciones, debido a una baja general de consumo de alimentos. Pero Centroamérica y el Caribe mantienen su consumo intacto. Si puede tomar ese mercado y captar el volumen que libera el “Gigante Asiático”, la Argentina aumentaría sus exportaciones del cultivo en un rango del 50%.

En este sentido, los desafíos pasan por poder desarrollar nuevas áreas productivas, por lograr tener similares tratamientos impositivos en los países de destino que otros orígenes competidores y por lograr acuerdos que aseguren la fluidez de cobro en aquellos países que presentan condiciones particulares de comercialización.

Comentarios