Hace 50 años: 1 de julio de 1970

01 Jul 2020 Por Carlos Rosauro Paz

22 HORAS DE TENSIÓN  

Unos 1.500 policías que durante unas 22 horas mantuvieron ocupada la Jefatura Central de Policía de Rosario, abandonaron pacíficamente anoche las instalaciones tras llegar a un acuerdo con el jefe de la repartición. Culmina así un episodio que había alterado la tranquilidad de la ciudad y obligado a intervenir al Ejército y la Gendarmería para reemplazar a los amotinados. La ocupación, concretada en las primeras horas de ayer, finalizó pasadas las 22 después de una reunión entre tres delegados policiales y el jefe policial, teniente coronel Arturo Ferla. Los ocupantes solicitaban mejoras salariales y otras reivindicaciones, como fondos para construir viviendas, y varias personalidades actuaron como mediadoras, entre ellas el arzobispo, monseñor Guillermo Bolatti. Se acordó abonar los sueldos atrasados y el aguinaldo, mientras quedó en estudio el aumento de $15.000 solicitado.

UNANIMIDAD EN LA OEA

La primera asamblea anual de cancilleres americanos, en una decisión de sorpresiva unanimidad, condenó ayer como “crímenes de lesa humanidad” las acciones de terrorismo político que han venido sacudiendo al hemisferio en los últimos tiempos. La unanimidad fue lograda merced a un inesperado cambio de actitud de Chile, que resolvió a último momento votar en favor de la resolución, en vez de abstenerse. El desenlace sobrevino 13 horas después de que Chile, en una comisión de la asamblea que se celebra en Washington, se negara a respaldar un pedido al comité jurídico interamericano para que recomendara en un plazo de 120 días las “medidas eficaces” que contribuyeran a ese propósito. Ayer el delegado chileno Patricio Silva manifestó que apoyaría la resolución para “manifestar nuestra solidaridad con los países que más han sufrido las consecuencias del terrorismo”.

RECORDARON A VANDOR

Cerca de 3.000 obreros y dirigentes metalúrgicos de todo el país recordaron ayer en una silenciosa concentración en el cementerio de la Chacarita, a su ex líder Augusto Timoteo Vandor, al cumplirse el primer aniversario de su asesinato, a manos de desconocidos. Vandor fue muerto a balazos el 30 de junio de 1969 en su despacho de la Unión Obrera Metalúrgica, de la que fue secretario general, en la Capital Federal, por un comando aún no identificado que también colocó una bomba en el local gremial, cuya detonación provocó serios destrozos. “La comisión permanente de homenaje y recordación hizo muchas gestiones para conseguir que se castigue a los culpables materiales del bochornoso crimen, porque repudia el crimen político como  medio para apagar la sed de liberación de los pueblos”, dijo el dirigente de la seccional Capital, Ricardo Otero, uno de los cinco oradores en el acto.

Comentarios