Abril registró una caída inédita de la economía

En el primer mes completo de aislamiento obligatorio la actividad se contrajo un 26,4%. Las mayores caídas la registran la construcción (86,4%) y hoteles y restaurantes (85,6%).

30 Jun 2020
1

ESCASA O NULA ACTIVIDAD. Los comercios de Tucumán padecen las dificultades del aislamiento obligatorio por la pandemia, como ocurrió con todos los negocios del país. la gaceta / foto de Inés Quinteros Orio

Abril fue el primer mes completo de aislamiento obligatorio por la pandemia del Covid19 y en su correlato arroja una caída interanual inédita de la economía argentina, que alcanzó el 26,4% según el informe del Indec publicado ayer.

Este derrumbe llegó a superar los observados en diciembre de 2001 y enero de 2002, en medio del estallido de la convertibilidad, ya que hubo varios rubros que tuvieron escaso o nulo nivel de actividad.

El descenso de abril respecto del mes anterior fue del 17,5%, en el marco de la pandemia de coronavirus que obligó al confinamiento a partir de marzo pasado.

El declive de la actividad económica argentina (26,4%) fue superior al que pronosticaban la mayoría de las consultoras privadas. Orlando Ferreres estimaba una baja interanual del 19,2%, Ecolatina se posicionaba en el 20% y Eco Go proyectaba un 23,5%.

De acuerdo con los datos aportados por el Estimador Mensual de Actividad Económica (Emae) que construye el Indec, todos los sectores de la actividad registraron variaciones negativas. Las contracciones que más incidieron en la cifra final fueron las exhibidas en la construcción (-86,4%), hoteles y restaurantes (-85,6%), actividades de servicios comunitarios, sociales y personales (-72,1%), la industria manufacturera (-34,4%) y el comercio (-27%).

Estos sectores se vieron sumamente afectados por las restricciones que trajo la pandemia para las actividades consideradas “no esenciales”. Cabe agregar que el Emae acumula una seguidilla de nueve meses consecutivos con resultado negativo.


La industria

Según una encuesta oficial realizada para la industria nacional, apenas un tercio de los locales pudieron funcionar en abril como lo hacían antes de la llegada de la pandemia del coronavirus.

Hubo un elevado porcentaje de empresas que no produjeron absolutamente nada en el período, como las de las actividades automotriz, textil y de minerales no metálicos. En estos casos, el uso de la capacidad industrial instalada fue de apenas el 42%.

En igual sentido, la construcción mostró un desplome histórico que también afectó a la demanda de productos industriales como cemento, yeso, acero o hierro.

Según el índice desestacionalizado del Indec, la caída respecto del mes de marzo fue del 17,5%. A modo de comparación, en el mismo lapso se verificó que la economía mexicana se contrajo un 17,3%, la colombiana un 14,4%, la brasileña un 9,7% y la chilena un 8,7%.


Consumo global

De acuerdo con las explicaciones del Indec, las restricciones globales a la circulación de las personas con el objetivo de mitigar el contagio de la Covid-19 afectan a un conjunto significativo de actividades económicas tanto en la Argentina como en el resto del mundo.

Recientemente, se dio a conocer el dato del Producto Interior Bruto (PIB) del país durante el primer trimestre, que registró una caída del 5,4% con respecto del mismo trimestre del año anterior, y del 4,8% frente al trimestre anterior.

En la demanda global se observó una disminución del 18,3% en la formación bruta de capital fijo; el consumo privado cayó un 6,6%; el consumo público descendió un 0,7% y las exportaciones de bienes y servicios reales registraron un descenso del 4,7%. En este marco, las previsiones económicas del Fondo Monetario Internacional (FMI) apuntan a una contracción del 9,9% este año y un repunte del 3,8% a partir de 2021.


Perspectivas

Mientras se avanza lentamente en el AMBA con la flexibilización de la cuarentena, se espera que en los próximos meses las caídas se atenúen y que la actividad comercial e industrial muestren cierta recuperación. Según un informe del Ministerio de Desarrollo Productivo de la Nación, a principios de junio, 21 provincias ya tenían más del 75% de su empleo privado habilitado para trabajar, mientras que la industria y el comercio podían operar con normalidad en la mayoría de ellas. Las dificultades más importantes se observan en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), principal núcleo económico del país.

Según informó Ámbito.com, las consultoras y entidades financieras que participaron del último Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM), el PBI argentino se contraerá un 9,5% en 2020 por la pandemia, casi en paralelo con la estimación del FMI (9,9%).

Comentarios