Cuarentena: la vuelta al rugby, en 90 días

El Súper Rugby Aotearoa, en Nueva Zelanda, inició el proceso de reactivación de la competencia en el mundo ovalado; en Tucumán, vuelve hoy la actividad física individual en los clubes.

15 Jun 2020 Por Federico Espósito
1

PÚBLICO. El partido entre Blues y Hurricanes congregó 43.000 almas.

En la madrugada argentina del sábado, alarmas sonaron casi al mismo tiempo en la oscuridad de muchas habitaciones del hemisferio occidental del planeta. Era el momento que muchos estaban esperando, y que no pensaban perderse aunque tuvieran que interrumpir el sueño por la mitad: el regreso del rugby televisado y en vivo, aunque fuera en la otra punta del mundo. El Súper Rugby Aotearoa, torneo interno entre las cinco grandes franquicias de Nueva Zelanda, fue la primera competencia oficial del mundo ovalado en volver tras la paralización total por la pandemia, convirtiéndose así en una “Bundesliga del rugby”. El partido inaugural entre Highlanders y Chiefs acaparó la atención tal como lo hiciera Borussia Dortmund-Schalke 04, el que marcó la vuelta del fútbol, con la diferencia de que las tribunas del Forstyh Barr Stadium de Dunedin no estuvieron vacías: casi 23.000 hinchas disfrutaron de un partidazo de final agónico, en el que un drop de Bryn Gatland le dio a Highlanders el triunfo por 28-27 sobre los Chiefs dirigidos por su padre, Warren Gatland. Y ayer, 43.000 asistieron al Eden Park (la cifra más alta en 15 años en el estadio de Auckland) para ver el choque entre Blues y Hurricanes.

Nueva Zelanda dio así inicio a un largo proceso de reactivación del rugby a lo largo del mundo, que tardará varios meses en completarse. En algunos países ya se han retomado los entrenamientos bajo estrictas medidas de seguridad e higiene, mientras que otros planean hacerlo a fines de junio o principios de julio. En Argentina, Tucumán se sumará hoy a las jurisdicciones que dieron luz verde a las prácticas de disciplinas colectivas en los clubes, mientras se hagan al aire libre, en grupos reducidos y cumpliendo con las medidas fijadas en los protocolos. Es un primer paso, pequeño pero sustancial: reencontrarse con el club y con las personas, por más que haya una distancia que respetar. Y a los clubes les permitirá volver a poner sus instalaciones en funcionamiento.

En lo que atañe al rugby, la vuelta será más gradual que en otras disciplinas, debido a su alto nivel de contacto. Tras una etapa de trabajo físico individual, se pasará a trabajos con pelota y luego a una etapa pre competitiva, de juego sin contacto reducido. Este último punto genera opiniones divididas: si bien todos coinciden en que se deben tomar precauciones, a algunos no les termina de cuadrar la idea de un rugby sin formaciones fijas o sin tackles, por más que esta sea una modalidad de transición breve hacia la de contacto pleno. Desde la URT calculan que, en el mejor de los casos, la competencia “normal” podría comenzar en agosto, aunque enfatizan que todo depende de que la situación sanitaria siga estando bajo control. Y que esto ocurra dependerá en gran parte de que las medidas establecidas por los protocolos efectivamente se cumplan. Quien no lo haga, pone en riesgo no sólo a sí mismo, sino a todos.

Teniendo en cuenta que ya estamos a mitad de junio, cumplir con el calendario es lo de menos: con que se pueda volver a jugar ya se darán por hechas las uniones provinciales y la Unión Argentina. Lo que quede de 2020 se repartirá con prioridad a los torneos locales, y si queda algún espacio se intentará hacer algún certamen de carácter nacional, como el Torneo del Interior. Sobre la base del panorama actual, lo más probable es que cada unión deba organizar un torneo interno entre sus clubes, evitando los viajes de una provincia a otra por razones de seguridad y también de economía. La crisis se hará sentir con fuerza después de tantos meses de inactividad.

¿Y qué pasará con Los Pumas? Mientras se termina de definir dónde y cuándo se jugará el Rugby Championship (por ahora, la opción más viable es que se juegue todo en Australia entre octubre y noviembre), el staff dirigido por Mario Ledesma evalúa opciones para llevar la pretemporada a un lugar más seguro, lejos del AMBA. Santiago del Estero, Salta, Mar del Plata y San Juan son las opciones que se barajan por ahora.

ESPAÑA

La Federación Española presentó plan escalonado para la vuelta a la competición, aunque de momento aún no se abrieron los clubes. Entre agosto y octubre se desarrollará una etapa de preparación, de entrenamientos con distanciamiento. No habrá ninguna clase de competencia hasta noviembre, cuando se iniciará una fase de rugby sin contacto (touch rugby). Recién a partir de enero de 2021 se prevé volver al rugby con contacto.

SUDÁFRICA

Se retomaron los entrenamientos colectivos bajo estrictos protocolos, y se espera que la actividad pueda reanudarse en julio o agosto. Al igual que Nueva Zelanda y Australia, organizará una competencia interna para sus franquicias del Súper Rugby (Sharks, Bulls, Stormers y Lions) y las que compiten en el Pro 14 (Cheetahs y Southern Kings). También habrá competencia local en la Currie Cup, en cuya First Division no podrá participar el equipo argentino Jaguares XV, campeón invicto de la edición 2019, por cierre de fronteras internacionales.

FRANCIA

Los profesionales volvieron a los entrenamientos a principios de junio, mientras que en el Federale (donde juegan varios tucumanos) lo harán esta semana esta semana, en grupos de 8 y bajo estrictas medidas de seguridad. El protocolo de regreso a la competencia, previsto en principio para el 4 de septiembre, contempla cuatro fases: chequeos médicos, trabajos en grupos pequeños, vuelta al trabajo colectivo y preparación pre-competitiva. Hasta el 22 de junio, no habrá ninguna clase de contacto.

PORTUGAL

Sólo volvió a la actividad el fútbol profesional. En el rugby, empezaron con los entrenamientos individuales hace dos semanas, aunque fuera de los clubes. En el pronóstico más optimista, la pretemporada comenzaría a fines de agosto y la temporada se iniciaría a principios de octubre.

ITALIA

Benetton Treviso (donde juega el tucumano Joaquín Riera) y Zebre, los dos equipos italianos que compiten en el Pro 14 (Liga Celta), ya retomaron los entrenamientos con grupos reducidos y sin contacto. En los clubes de Top 12 y Serie A también volvieron a los entrenamientos a puertas cerradas, bajo las medidas del protocolo presentado por la Federación Italiana. Sin embargo, todavía no hay fecha prevista para el inicio de la temporada competitiva.

INGLATERRA

Actualmente, el rugby inglés se encuentra en el segundo de los seis escalones que componen el plan de retorno diseñado por la Rugby Football Union: el entrenamiento en grupos de seis personas y sin contacto. La siguiente etapa (”C stage”) contempla grupos de entrenamiento más amplios (10 personas) y ya no se exige distanciamiento todo el tiempo. Se espera que a mediados de agosto alcancen la última etapa (”F stage”), con reanudación de competencias.

ESTADOS UNIDOS

Con más de dos millones de casos positivos y casi 120.000 víctimas fatales, encabeza las estadísticas globales, por lo que por ahora las actividades rugbísticas continúan suspendidas hasta nuevo aviso. No obstante, hay estados menos afectados que otros, por lo que el protocolo presentado por la Federación estadounidense deja a criterio de las autoridades de cada jurisdicción la habilitación de las prácticas y la implementación de las distintas fases del protocolo.

NUEVA ZELANDA

Sin nuevos casos confirmados desde hace más de 20 días, este fin de semana se convirtió en el primer país en retomar la competencia oficial, con contacto pleno y público en las tribunas. El Súper Rugby Aotearoa, la Bundesliga del mundo ovalado, enfrenta a las cinco franquicias neozelandesas que compiten en el Súper Rugby: Crusaders, Hurricanes, Highlanders, Blues y Chiefs. Se enfrentarán todos contra todos a ida y vuelta en 10 fechas.

URUGUAY

A principios de mes, la Unión uruguaya autorizó la actividad física individual al aire libre en los clubes, bajo la condición de cumplir con estrictos protocolos de higiene y medidas de distanciamiento.

BRASIL

La Unión del segundo país con mayor número de muertes por covid-19 (superó las 40.000) presentó un protocolo de regreso a la actividad dividido en cinco fases, que parten desde el entrenamiento personal en aislamiento, pasan por las prácticas en grupos reducidos, luego por el juego de contacto limitado y sin formaciones fijas, hasta llegar al rugby de pleno contacto. Cada etapa tiene un duración aproximada de 15 días, aunque en caso de confirmarse un contagio, las actividades en dicho club deben suspenderse por 15 días.

AUSTRALIA

Seguirá el ejemplo neozelandés con una competencia interna que comenzará el 3 de julio y que involucrará a las cuatro franquicias australianas que compiten en el Súper Rugby (Reds, Brumbies, Waratahs y Rebels) más Western Force (excluida del Súper Rugby después de 2017). Se invitó a Sunwolves, pero el equipo japonés desistió porque no llegará a tiempo con su pretemporada. Se jugarán 10 fechas a ida y vuelta, todos contra todos, y la fase final está programada para mediados de septiembre.

ARGENTINA

Sin nuevos casos confirmados Algunas provincias ya han autorizado el regreso a los trabajos físicos al aire libre en los clubes, pero todavía no se fijó una posible fecha de regreso a la competencia en ningún lado. En Tucumán, el escenario más optimista ubica el inicio de la temporada a principios de agosto, con un torneo local, aunque todo dependerá de la evolución de la pandemia.

Esta nota fue anteriormente contenido exclusivo, sólo accesible para suscriptores.

 

Comentarios