La emisión monetaria frenó el retorno de las cuasimonedas

07 Jun 2020 Por Marcelo Aguaysol
1

Transcurría la videoconferencia en la que el presidente Alberto Fernández anticipaba a los gobernadores cómo sería la cuarentena a partir de este lunes. Fue el jueves. Uno de los mandatarios tildó al jefe de Estado como el “psicólogo del grupo”, que no sólo escuchaba los reportes sobre el comportamiento de la pandemia en cada distrito, sino también que tomaba nota de los planteos que cada uno de ellos hacían desde su lugar de residencia con el fin de encontrar la respuesta. Hubo un clamor distintivo en la mayoría de ellos: plata. La necesidad financiera no tiene límites; va de norte a sur y de este a oeste del país. Pero algunos están más complicados que otros. Por ejemplo, el tucumano Juan Manzur debió apelar a un financiamiento de $ 6.000 millones para sortear las urgencias salariales y no caer en incumplimientos en tiempos de pandemia de coronavirus. Los gastos del distrito se aceleraron y superan en 15 puntos a los ingresos (deprimidos por el aislamiento y por la recesión económica), lo que conduce directamente al déficit fiscal. En sus viajes a Buenos Aires, Manzur planteó a los funcionarios de los ministerios del Interior y de Economía que el rojo fiscal de este año está proyectado en $ 18.000 millones (equivale a tres planillas salariales mensuales). Así, el Fondo Fiduciario para el Desarrollo Provincial desembolsó un crédito que Tucumán deberá abonar desde 2021. Pan para hoy, hambre y necesidades para mañana.

El Programa para la Emergencia Financiera Provincial se creó a través del Decreto 352/2020; consta de $ 60.000 millones que provienen de Aportes del Tesoro Nacional (ATN) canalizados por el Ministerio del Interior, y de otros $ 60.000 millones aportados por el Fondo Fiduciario, mediante el Ministerio de Economía. Son préstamos en 36 cuotas para las provincias, que se empiezan a pagar en enero de 2021. El objetivo de ese auxilio financiero no ha sido otro que frenar las iniciativas para el regreso de las cuasimonedas. Por ahora, eso se desactivo con una mayor emisión monetaria. La emisión para asistir al Tesoro Nacional volvió a los niveles más altos de los últimos 30 años: equivale a la totalidad del déficit fiscal, dice un reciente reporte del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf). Por caso, mayo terminó con una nueva emisión de pesos para financiar al Tesoro Nacional. El stock de base monetaria al final de los primeros cinco meses del año alcanzó los $ 2,2 billones, una variación interanual del orden del 62,5%. A su vez, el Banco Central distribuyó $ 740.000 millones por concepto de utilidades y $ 312.000 millones por concepto de adelantos transitorios. Estos dos componentes son asistencia directa del Central al Tesoro y representan una emisión monetaria sin respaldo (espuria), advierte el Iaraf. Ese billón de pesos (ver infograma) una emisión del 3,5% del PBI estimado para 2020, convirtiéndose en la mayor cifra de los últimos 30 años.

Sin embargo, las urgencias de las provincias continúan. En el caso de Tucumán, Manzur debe pensar de dónde sacará los $ 12.000 millones que su administración precisa para que, al menos, el ejercicio cierre con equilibrio fiscal. Un dato ilustra esa falta de recursos: durante mayo, un mes que históricamente ha sido de bonanza fiscal, la provincia recibió $ 5.540 millones de transferencias coparticipables federales, un monto que no llega a cubrir los $ 7.500 millones que se requieren para pagar los sueldos a los 110.000 empleados públicos provinciales.

La recaudación de Rentas tampoco contribuye a salir de ese esquema deficitario. Sin actividad económica, se recauda entre un 25% y un 30% menos de lo proyectado, según las estimaciones del Ministerio de Economía. El último dato disponible es el de abril, el primer mes de la cuarentena, que terminó con una suba del 16% en el cobro de impuestos provinciales, un porcentaje que no acompaña el ritmo inflacionario interanual. Frente a estas circunstancias financieras, el gobernador salió a pedirle comprensión a las demandas de gremios estatales para sostener el pago regular de sueldos, pero afirma que no podrá dar reajustes. Así, Tucumán seguirá siendo altamente dependiente de las ayudas financieras de la Casa Rosada.

Comentarios