Un preso alemán, el nuevo sospechoso del caso Madeleine McCann

Estuvo en el lugar donde desapareció la niña aquella noche de mayo de 2007, en Portugal.

03 Jun 2020

Cuando ya transcurrieron 13 años desde la desaparición de Madeleine McCann, y luego de que investigadores de todo el mundo fracasaran en sus intentos de encontrarla, un nuevo sospechoso está en la mira.

Se trata de un alemán de 43 años que cuando la niña fue secuestrada, en mayo de 2007, había viajado a Portugal en una autocaravana. Según Scotland Yard, habría estado en el lugar donde la menor fue vista por última vez y a la misma hora.

Las autoridades británicas buscan información sobre la camioneta y otro vehículo que utilizó el sospechoso y que fue transferido a otro nombre el día después de que la niña fuera secuestrada, publicó la BBC.

"Alguien por ahí sabe mucho más de lo que están dejando ver", dijo Mark Cranwell, el investigador británico que lidera la búsqueda.

De acuerdo con el oficial, la policía continúa considerando a McCann "persona desaparecida" porque no tiene "evidencia definitiva" sobre si está viva o no. Sin embargo, los investigadores alemanes de la Oficina Federal de Policía Criminal, el Bundeskriminalamt (BKA), clasificaron la búsqueda como una "investigación de asesinato".

Scotland Yard dijo que las autoridades alemanas habían tomado la iniciativa en este aspecto porque el sospechoso alemán estaba bajo custodia en su país.

EL VEHÍCULO DEL SOSPECHOSO. En esta caravana se movilizaba el día de la desaparición de la niña. FOTO/MET POLICE HANDOUT

En cuanto a esta persona, la policía británica indicó que se encontraba arrestado por un "asunto no relacionado" con esta causa y que tenía "condenas anteriores", pero se negaron a proporcionar más detalles.

"Algunas personas conocerán al hombre que estamos describiendo hoy... quizás conozcas algunas de las cosas que ha hecho", dijo Cranwell.

Las autoridades creen que el sospechoso estaba en el área de Praia de Luz, donde se alojaba la familia McCann, cuando niña desapareció.

Al parecer, el alemán recibió una llamada telefónica que duró casi 30 minutos y que tuvo lugar cerca de la hora de la desaparición de la niña.

La policía dio a conocer detalles del número de teléfono del sospechoso y el número que marcó diciendo que cualquier información sobre ellos podría ser "crítica" para la investigación.

La policía informó que el sospechoso estuvo inicialmente entre las 600 personas que los detectives investigaron durante la llamada Operación Grange, aunque no encontraron evidencias inicialmente en su contra.

Después en 2017, aparecieron nuevas pruebas en su contra. Desde entonces, los detectives británicos han llevado a cabo "investigaciones exhaustivas" en Portugal y Alemania para reunir más detalles sobre el sospechoso.

Comentarios