Pidieron esta semana el 20% de las quiebras de lo que va del año

Las cifras de los procedimientos de crisis que fueron solicitados desde febrero da cuenta de la recesión es anterior a la cuarentena económica.

31 May 2020 Por Álvaro José Aurane
1

AGRAVANTE. Las restricciones por la covid-19 profundizaron la crisis. la gaceta / foto de DIEGO ARAOZ

La “crisis económica” es un asunto complejo de explicar, pero fácil de entender. Su sola mención implica una universal aceptación argentina, aunque los debates sobre sus orígenes son irreconciliables y los pronósticos sobre sus alcances son inabarcables. Buena parte de esa laxitud se debe a que los indicadores que la mensuran son tan numerosos como impersonales: hay sobrados guarismos sobre la escalada de la inflación o sobre la caída de la recaudación, además de diversos índices sobre la mala salud de actividad sustanciales como la industrial y la construcción. Pero, a microescala, es decir, a escala humana y cotidiana, ¿en qué cifras se traduce?

Con la normalización progresiva del servicio de Justicia en Tucumán, surgen indicadores más cercanos acerca de la recesión. Con cifras domésticas en su dimensión, pero también reveladoras acerca de cómo vive el sector privado el retroceso económico del país y la provincia.

Se trata, específicamente, de las solicitudes de concursos preventivos y de los pedidos de quiebra que han ingresado a los Tribunales tucumanos.

En primer lugar, el género legal que agrupa estos expedientes ya es bastante descriptivo: son “procedimientos de crisis”.

En segundo lugar, uno sucede al otro. En términos genéricos, el origen es la cesación de pagos.

A partir de la imposibilidad de cumplir con las obligaciones (pago de salarios y de proveedores, por ejemplo), los dueños pueden solicitar a la Justicia el concurso preventivo. Se busca cancelar las deudas con los activos de la firma y se disponen desde quitas en los montos hasta formas de pago. Si hay acuerdo entre las partes, se cierra el concurso.

Cuando, en cambio, no hay consenso, los propios acreedores pueden pedir la quiebra del deudor. Se remata el patrimonio de la empresa y la propia normativa argentina (Ley de Concursos y Quiebras 24.522, y sus modificatorias) distinguen entre acreedores privilegiados y comunes a la hora de saldar pasivos.

En lo que va del año, según pudo averiguar LA GACETA, en los Tribunales tucumanos fueron solicitados hasta ahora:

• Dos concursos preventivos y 17 quiebras, desde el 1 de febrero hasta el 16 de marzo. Es decir, durante el período anterior a la cuarentena por covid-19.

• Dos quiebras, del 17 de marzo al 25 de mayo, es decir, durante el asueto extraordinario.

• Un concurso preventivo y cuatro quiebras durante la semana que termina, es decir, desde la reapertura de Tribunales.

Estas cifras dan cuenta, por un lado, de que la actividad económica atraviesa una depresión, porque la “crisis” es anterior a la cuarentena económica. El primer dato, precisamente, da cuenta de las firmas que no lograron sobrevivir el verano.

Por otro lado, los números muestran que las restricciones impuestas al comercio acentuaron la crisis: el último dato muestra que, en la semana corta de la reapertura de Tribunales se presentó el 20% de los pedidos de quiebras de todo el año.

Etapas y comparaciones

- En lo que va de 2020, en la Justicia provincial se presentaron 3 pedidos de concursos preventivos y 23 solicitudes de quiebras de empresas.

- Entre el 1 de febrero (tras la feria de verano) y el 16 de marzo (antes del asueto extraordinario) se pidieron dos concursos y 19 quiebras.

- Entre el 17 de marzo y el 25 de mayo (durante la suspensión de plazos por la cuarentena), sólo se promovieron dos pedidos de quiebras en los Tribunales tucumanos.

- Entre el martes y el viernes, se solicitaron un concurso y cuatro quiebras. Esto equivale al 20% del total de las quiebras que se pidieron en lo que va del año.

Comentarios