San Jorge, la otra cara de la misma moneda

31 May 2020
1

SENTADA HISTÓRICA DE SAN JORGE. Lo mandaron a la Liga Tucumana.

Preparen, apunten.... Los clubes tucumanos se convirtieron en el blanco preferido de la AFA. Por estos días San Martín es protagonista de una dura disputa. ¿Qué reclama? Que se respeten los derechos deportivos y se le otorgue el ascenso a la máxima categoría después de liderar cómodamente la zona 2 de la Primera Nacional hasta que se dispuso la finalización anticipada de la temporada futbolística en el país debido a la pandemia de coronavirus. Hace casi un año, en junio de 2019, fue San Jorge el que sufrió las consecuencias de un ataque despiadado desde la entidad de calle Viamonte, ya que fue víctima de un arbitraje polémico en una insólita final que disputó contra Alvarado, de Mar del Plata. El partido que definió el último ascenso a la Primera B Nacional terminó con los jugadores del equipo visitante sentados en el césped en señal de protesta por la labor del árbitro Adrián Franklin. Luego se retiraron de la cancha disconformes con la actuación del árbitro. Los locales festejaron el ascenso y el “Expreso Verde” comenzó a desaparecer del mapa futbolístico. Una sanción por parte del Consejo Federal lo obligó a jugar otra vez en la Liga Tucumana y este año sus dirigentes decidieron desistir de la participación en el torneo local. Aquello fue el principio del final.

“San Martín tiene toda la razón del mundo. Su caso es muy parecido al de San Jorge, pero a su favor juega que es un club grande y lo van a respetar. Ojalá su reclamo encuentre eco favorable. Nosotros, dentro de nuestra humildad y posibilidades, le brindamos todo nuestro apoyo”, le comentó a LG Deportiva Marcelo Sáez, fundador y primer presidente del club que estuvo a un paso de llegar a la Primera Nacional y ahora mira a sus ex rivales sin poder competir.

Sáez fue claro y contundente. “El fútbol profesional se terminó para nosotros. Nos provocaron heridas que no cicatrizan más. El esfuerzo y dedicación de 11 años lo hicieron desaparecer en cuestión de minutos. De nuestro club dependían 55 familias, pero parece que eso no interesa. Ahora vamos a trabajar para mantener nuestras instalaciones y competiremos sólo en basquetbol, además de conservar las categorías infantiles para darle contención social a los chicos de la zona. Ya avisamos a las autoridades de la Liga que no competiremos más en Primera ni en las otras divisiones por lo que pueden disponer de nuestra plaza”, indicó.

Muchos dirigentes del interior llegan a cargos importantes en la AFA y se olvidan de sus orígenes. “Nunca nos defendieron. Priorizan los intereses personales y se olvidan de la función que deben cumplir. Estuvimos solos en una lucha desigual. Buscan callarte de cualquiera modo. Te amenazan con quitas de puntos, suspensiones y hasta la desafiliación, como nos sucedió finalmente. Entiendo lo que sienten los dirigentes de San Martín porque pasamos por esa situación. Ellos se ganaron el derecho a ascender en el campo de juego. Por suerte creo que tienen armas para dar pelea. Es cierto que por momentos uno se siente impotente, pero una entidad tan importante no debe bajar los brazos”, recomendó Sáez, otro dirigente tucumano que sufrió en carne propia las polémicas decisiones de la AFA. Él es la otra cara de la misma moneda.

Comentarios