Tuvo covid-19, le dieron el alta y donó plasma de sangre que ayudó a otros dos pacientes

Un empleado del Ente Cultural que perdió a su madre y a su tía por coronavirus, se convirtió en donante voluntario. Los hematólogos piden que haya extracciones de plasma en todo el país.

30 May 2020 Por Miguel Velardez

Rafael Vázquez Rivera perdió a su madre y a una tía por el coronavirus. Las mujeres vivían en Los Angeles, Estados Unidos. El gestor cultural había visitado a las mujeres en California. La última noche, antes de regresar, organizaron una reunión familiar de despedida. Nadie imaginaba el calvario que iba a desatarse en los días posteriores. 

Vázquez Rivera regresó a la Argentina, pero quedó varado en el aeropuerto de Lima, Perú. Dos días después logró tomar un vuelo a Asunción del Paraguay, donde esperó unos días hasta poder cruzar a Buenos Aires.

Rafael Vázquez Rivera, paciente recuperado de covid-19.

Al llegar a Ezeiza, a Vázquez Rivera -empleado del Ente Cultural de Tucumán- le detectaron covid-19 y se activó el protocolo: internación y aislamiento inmediato. Fue un largo y doloroso proceso, porque mientras estaba internado se enteró de la gravedad que padecía su madre. Vázquez Rivera apenas pudo ver en la pantalla de su teléfono cuando le desconectaron el respirador. La videollamada fue la despedida. Cuatro días después, se agravó el cuadro de salud de su tía. Otra vez la desgracia golpeaba a su puerta. Murió, mientras él seguía internado en un hospital de Merlo, en Buenos Aires.

Pasaron 54 días hasta que Vázquez Rivera pudo regresar a Tucumán, donde volvió a cumplir la cuarentena obligatoria. 

En todo este período pasó de perder a su madre María del Carmen Rivera y a su tía Angélica Rivera, que vivían en Estados Unidos, a donar sangre y plasma para la investigación científica. La muestra de sangre llegó al Conicet (Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas) y el plasma de la sangre al Cemic.

El Cemic es una asociación civil sin fines de lucro, entidad de bien público y universitaria, que nació en 1958 a partir de la visión innovadora de Norberto Quirno para mejorar la medicina argentina.

En el Conicet

Con las donaciones de sangre de pacientes recuperados como el caso de Vázquez Rivera, los científicos del Conicet crearon el Neokit Covid 19. La fabricación masiva está en proceso, y permite determinar en menos de dos horas si una persona está infectada. Los test importados que se utilizan en este momento demoran cerca de 24 horas.

Como voluntario

Desde que estalló la pandemia, en Argentina, se trabaja en el tratamiento con plasma de covid, que está en la sangre de las personas que generaron anticuerpos contra el virus.

Vázquez Rivera, en la donación de plasma.

El plasma de un paciente recuperado de coronavirus como el caso de Vázquez Rivera es el líquido de la sangre que tiene anticuerpos. Los expertos consideran que la mejor estrategia es utilizar el plasma lo antes posible, en pacientes mayores de 65 años que tengan síntomas tempranos de coronavirus.

Cuando le dieron el alta, el 23 de abril, Vázquez Rivera permaneció en Buenos Aires. En aquel momento no había autorización para desplazamientos entre las provincias. No tenía modo de volver a Tucumán. Mientras buscaba dónde alojarse se presentó en el Conicet para la donación de una muestra de su sangre. "Tenemos un grupo de Whatsapp de recuperados de covid-19 y fui leyendo e informándome sobre el tema -recuerda-, entonces me presenté al Conicet como voluntario. Ellos me extrajeron una muestra de sangre", detalla.

Una semana después, desde el Conicet, le enviaron un mensaje de Whatsapp:

Buenas tardes Rafael. En su muestra se han hallado anticuerpos IgG e IgM contra covid19. Saludos y gracias!

Al confirmar que tenía anticuerpos, una semana después, Vázquez Rivera leyó en el grupo de recuperados que estaban recibiendo donaciones de plasma. Entonces no dudó y se presentó en la sede del Cemic, que es un trabajo paralelo de investigación.

"Una vez que pude cerciorarme que tenía los anticuerpos con los resultados que me dio Conicet, decidí que tenía que presentarme al Cemic. Me recibió el doctor José Fernández (hematólogo)", detalla.

Desde la sede del Cemic, el jefe de Hematología, José Fernández, explica que es fundamental la donación de plasma de pacientes recuperados. No se sabe si hay plazo de tiempo para efectuar después del alta médica por covid-19. Por esa razón, recomienda hacer la donación cuanto antes.

Dijo que en total recibieron a unos 60 donantes hasta ahora en el Cemic. "En el caso de Rafael Vázquez Rivera vino tres o cuatro veces a donar", detalla.

El especialista explica que para donar plasma hay dos métodos. Uno es a través de una máquina que extrae unos 600 mililitros, pero es muy costoso (se calculan unos U$S 700 dólares). Además no hay máquinas disponibles en todo el país y se requieren expertos para aplicar ese método. El otro método es el tradicional y cualquier hematólogo puede hacerlo -afirma Fernández- y se extrae en dos, tres o cuatro ocasiones. "Este segundo método se puede poner en práctica en los cuatro puntos cardinales del país -resalta-, pero hay varias provincias, donde todavía no se hace. Queremos que se extienda esta práctica a todo el país", advierte.

El hematólogo José Fernández (izquierda) en los pasillos del Cemic.

Los lugares para la donación de plasma deben ser autorizados por el Ministerio de Salud Pública. Pueden ser públicos o privados, como el caso del Cemic.

"En Tucumán no lo están haciendo, pero se podrían hacer. Allí está la clínica privada 9 de Julio, donde trabaja el doctor Abel Novillo. Hablé con ellos hace 20 días y les comenté de la necesidad de poder hacer las extracciones de plasma de pacientes recuperados. Es importante que cada provincia tenga su propio centro de plasma -resalta Fernández-. El tema es que en las provincias también tienen que haber pacientes recuperados dispuestos a hacer la donación: es un toma y daca", afirma.

Fernández se recibió en la Universidad de Buenos Aires (UBA) en 1976. En 2003 obtuvo el Premio al Mejor Trabajo en Hematología. Ha dictado más de 100 conferencias y es jefe del Servicio de Hemoterapia del Cemic. "Es muy valioso que haya cada vez más donantes -señala con entusiasmo-, porque esto permite extraer plasma para ser utilizado en los pacientes que aún requieren el plasma como contribución hasta que generen los propios anticuerpos".

Mientras la comunidad científica en todo el mundo espera hallar una vacuna contra el covid-19, la utilización de plasma de pacientes recuperados es una ayuda a los enfermos que todavía no superaron la enfermedad.

Por su experiencia, Fernández se anima a decir que la curva de enfermos por coronavirus en Argentina seguirá en aumento. "Por la cantidad de pacientes que se registraron en la última semana, considero que la curva se ha enaltecido y el pico no ha llegado todavía. Por todo eso -dice- preveo que habrá más enfermos de coronavirus en Argentina".

Cada vez que llega un donante de plasma, Fernández busca un modo de agradecer esa actitud. Cuando Vázquez Rivera terminó la extracción de su plasma, hubo un diálogo muy particular con el propio Fernández, el experto que también trabaja en el sanatorio Fleni, de Buenos Aires.

"Estando ahí, en el Cemic -recuerda Vázquez Rivera-, me dijo pedime lo que quieras; le dije un vinito por favor... y me llevó un vino cuando me estaban sacando sangre".

Hasta hoy en Argentina, el coronavirus muestran estas estadísticas: Contagiados: 15.419 Fallecidos: 524 Recuperados: 4.788

Vázquez Rivera, paciente recuperado, está en Tucumán. En menos de dos meses vio morir a su madre y a su tía. Apenas pudo despedirlas con una videollamada. Estuvo en cuarentena en Buenos Aires. Se recuperó. Pudo trasladarse desde Buenos Aires al norte argentino, cuando levantaron las restricciones con permiso oficial. Su plasma quedó en el Cemic y se utiliza en otros enfermos por covid-19. "Me enteré de dos personas que se recuperaron con mi plasma. Una de esas personas es una chica de Buenos Aires, que estaba muy comprometida por otra enfermedad pulmonar -explica Vázquez Rivera-. Es lo único que sé. Del otro paciente no sé nada. La percepción es muy fuerte. Por ahora, el plasma es lo único que se puede sustituir en tanto y cuanto no tengamos la vacuna".

Comentarios