El dengue, entre las principales causas de ausentismo virtual

En los barrios más afectados por el virus, los alumnos abandonaron la escuela por 10 días. Estudiantes, padres y algunos docentes enfermos.

27 May 2020 Por Lucía Lozano
2

AFECTADOS. En las comunidad de la escuela Griet hubo casos de dengue. ARCHIVO LA GACETA / FOTO DE FRANCO VERA

La brecha digital es fuerte. Pero si tuvieran que hacer un diagnóstico los docentes, en algunos barrios la principal causa de “ausentismo virtual” es el dengue. Muchos alumnos o sus padres están sufriendo por la enfermedad transmitida por el Aedes aegypti y eso dificulta la presentación de las tareas escolares a tiempo. También hubo un importante número de docentes afectados.

En los barrios del sudeste de la capital, el virus del dengue apareció de manera repentina en marzo y se extendió de tal forma que la mayoría en la zona tuvo la enfermedad o conoce a alguien que la sufrió.

En la escuela Guillermo Griet, en Jujuy al 2.100, hubo docentes, alumnos y padres con dengue, contó la docente Guadalupe Nazar. Por eso, se desarrollaron guías y trabajos en los que los niños debían hablar sobre el mosquito y cómo prevenir la enfermedad.

“Al estar afectados los papás, también se atrasaban los niños porque no tenían quién los ayude con las tareas”, contó Silvana Carrizo, mamá de dos alumnos de primer y sexto grado. Varios compañeros de sus hijos padecieron la enfermedad “quebrantahuesos”.

“Las tareas de la escuela de mi hija se retrasaron por 10 días porque nos enfermamos ella y yo. El dengue te tira a la cama; no teníamos fuerza ni siquiera para ver qué le habían encargado los docentes”, relató Romina Rocha, mamá de una alumna de 14 años.

Contagios

En Villa Alem, donde está el establecimiento “Doctor Agustín Justo de la Vega”, hubo varios contagios de dengue en muchas familias. Teresa Porcel contó que la mitad de sus alumnos de 6° grado se vio afectado e interrumpió las clases más de una semana. Lo mismo ocurrió en las escuelas del barrio Sutiaga, en la primaria 49 Juan Bautista Alberdi, en Martín Berho al 400, y en la secundaria, Blas Parera. La docente Carolina Rosemberg contó que cuando se enfermaron las mamás, que son las que manejan el único celular de la casa, los alumnos se retrasaron. Si ya era complicado llegar a todos los estudiantes (la mayoría no tiene computadora), todo empeoró con los contagios de dengue en villa 9 de Julio.

En Las Talitas y Villa Mariano Moreno, entre las localidades más afectadas por el Aedes aegypi, también las instituciones educativas fueron testigos del “ausentismo virtual” y se pusieron manos a la obra para hacer trabajos relacionados a la enfermedad. Karina Cantarella detalló que los consejos para prevenir la patología fueron temas que aparecieron en los talleres de biología. Hasta en las horas de educación física se estudió al mosquito. Fernanda Esquivel, docente de esta materia en una secundaria, les hizo hacer una monografía a los alumnos.

Manuel Antonio Pérez enseña matemáticas y física en varios establecimientos (las secundarias Teniente Benjamín Matienzo y Marina Alfaro, entre otras). “Tuve que interrumpir el dictado de clases porque me enfermé; estuve muy mal”, contó (vive en Alem al 1.600). Sólo en su cuadra, barrio Avenida, hubo 20 contagiados, dijo.

Luana Martínez, de 11 años, tuvo dengue hace un mes y la pasó muy mal. Incluso estuvo internada y como consecuencia de la enfermedad pasó más de un mes sin revisar las tareas del classroom. Cuando regresó al aula virtual se sumó para hacer un trabajo de investigación sobre el dengue. En su grado todos participaron: hicieron afiches describiendo las características del insecto, a qué hora pica y cuáles son los síntomas de la enfermedad. Destacaron que da fiebre alta, dolor de cabeza y muscular y erupción corporal. Para prevenir el mal, coincidieron los estudiantes, es necesario atacar el mosquito. Por eso, resaltaron la importancia de deshacerse de todos los cacharros donde pueda acumularse agua, ya que son los sitios adecuados para que se reproduzca el insecto.

En las aulas

Que el dengue haya llegado a las aulas, aunque sea de manera virtual, para los expertos es muy importante. De hecho, recientemente en una charla, la bióloga Giselle Rodríguez y la ingeniera Julieta Migliavacca, coincidieron en que al tratarse de problemática sanitaria central en nuestra provincia, debería estar sí o sí en la currícula escolar.

Ana López, coordinadora de Comunidad y Familia en el Ministerio de Educación provincial, señaló que en el marco del programa Salud + Escuelas, se vienen realizando desde el año pasado distintas actividades relacionadas al dengue. “Igualmente, este año y conscientes de cómo avanzó la enfermedad en la provincia en medio de la cuarentena, subimos actividades a la plataforma para los distintos niveles. Se trabajó principalmente en ciencias naturales sobre los métodos de prevención. Esto es muy importante porque los chicos son grandes transmisores de las medidas de concientización”, destacó. Reconoció que cuando el dengue ingresó en una casa cambió toda la dinámica familiar de las tareas. Y contó que en todas las escuelas se hicieron tareas de fumigación y desmalezamiento.

Temas

Dengue
Comentarios