Coronavirus y la educación: en tiempos de aulas virtuales, la desconexión es exclusión

El Observatorio Argentinos por la Educación, con el apoyo de fundación León, inició una campaña para conseguir internet para todos.

25 May 2020 Por Magena Valentié
1

ESTUDIAN CON CUADERNILLO. Ingrid (5) Melanie (8), Maxi (14) y Gabriel (12) sólo tienen un celular pequeño para todos con muy poco crédito.

Un nuevo escenario pero con los mismos actores: los chicos que antes no tenían zapatillas para ir a la escuela, son ahora lo que no tienen internet. Es la misma historia, modernizada y agravada por la pandemia. Más aún, el pedagogo Mariano Narodowski sostiene que hoy “no son los alumnos pobres quienes abandonan la escuela, sino que es el modelo social de distribución de bienes (como internet) el que los abandona, los desconecta, los deja sin educación. Y cuanto más dure el aislamiento, mayor será el daño social y pedagógico a niños y adolescentes. La única forma de arrancar a los chicos de los barrios más pobres de la exclusión educacional durante el aislamiento es conectándolos a internet”, sostiene el autor de “El colapso de la Educación”.

Dos historias

1- Roxana Castro (31 años) tiene cuatro hijos, de 5, 8, 12 y 14 años. El último está becado por la fundación León para que pueda seguir estudiando en la escuela San José, de Yerba Buena. Todos estudian con los cuadernillos del Ministerio de Educación que Roxana consiguió por gestión de la fundación. “Yo tengo un celular chiquito. Tuve que salir de dos grupos de WhatsApp porque no me da la memoria. Dan tanta tarea que al final no puedo abrir ninguna”, dice. Su esposo es albañil y está sin trabajo hace dos meses. Ha percibido las Suaf por embargo (asignaciones familiares) pero no sabe qué pasará más adelante.

“Los cuadernillos de 1° y 3° año son casi los mismos. Son complicados, yo mucho no le entiendo. Cuando podemos vamos a la casa de la abuela que tiene internet pero que queda a 18 cuadras y la policía no me deja salir del barrio San Expedito donde vivo”, cuenta. Ella agradece que la maestra de la escuela Justiniano Frías se puso en contacto y le regaló las fotocopias para que su hija que va a 3° grado pueda estudiar.

2- Claudia Ortega, vecina de la ciudad de Burruyacu, es mamá de siete hijos, uno está en la secundaria, Aldana, y cuatro van a la primaria. Ella no tiene internet ni tampoco se siente en condiciones de ayudar a sus hijos (“yo he ido hasta 3° grado y mi marido pone una rayita cuando firma”) . Solo cobra la pensión de los siete hijos que es mucho menor que si percibiera el Salario Universal por Hijo. “Mis hijos todos estudian, pero con mucho sacrificio: a los cuatro los mando a la vecina, ella tiene los grupos de WhatsApp en su celular. Y les enseña. Me cobra $300 por mes, yo estoy muy agradecida. Aldana, que está becada por la fundación León, va a la casa de la compañera que tiene celular a copiar las tareas, pero todavía no se ha podido conectar con los profesores”, cuenta.

Mientras su esposo trabaja en la cosecha del limón, Claudia fabrica jergones para monturas de caballo. Con lo que gana compra harina para amasar y $ 150 de carga para su celular que compró “usado y viejito” para poder estar en contacto con la gente. Esos $150 le tienen que durar una semana, dice. Además cada vez que lo carga le descuentan los $ 20 de descubierto de la semana anterior.

En el país hay miles de historias de chicos que no pueden estudiar aunque tengan los cuadernillos distribuidos por el gobierno. Por eso desde el Observatorio Argentinos por la Educación se elevó un pedido con las firmas de destacados académicos y dirigentes sociales a las empresas de telefonía, al Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom) y al Ministerio de Educación de la Nación. Pide que las compañías proveedoras pongan a disposición la red en forma libre y gratuita en todo el país para el uso de plataformas educativas y que permitan el envío de mensajes de texto y audios de Whatsapp en los asentamientos.

El 28,7% sin conectividad

En Tucumán el 28,7% de los estudiantes no tiene acceso a internet según los últimos datos de Aprender. La fundación León se sumó a la campaña con el hashtag #SinConexiónNoHayEducación y además viralizó la recolección firmas para todo el que quiera adherir al reclamo de conectividad libre y gratuita en todo el país para el uso de plataformas educativas y uso gratuito de mensajes de texto y audios de Whatsapp en los asentamientos. Todos pueden poner su firma en el link https://argentinosporlaeducacion.org/sumate.

Pero además lanzó su propia campaña: “Conectemos por la inclusión digital”. “Se trata de buscar fondos para comprar una netbook para cada hogar de las 1.050 familias que estamos asistiendo en diferentes proyectos. Pero queremos comenzar por los 200 becados del nivel secundario del programa “Futuros Egresados”, explica la director ejecutivo de fundación León, Diego Aguilar. Podes abrir la página fundacionleon.org.ar y clikear en donar. O bien llamar al teléfono (54 0381) 317 2792, al Whap 381 6205847 o por mail a [email protected] Hoy, ser pobre es no poder conectarse a internet.

Temas

Coronavirus
Comentarios