!-- /1418175/lgt_nota_topbanner -->

El trigo seduce, pero la región no lo aprovechará

Según Apronor, la escasa humedad dificulta que se logren buenos rendimientos.

23 May 2020
1

FINALIDAD. El trigo servirá en nuestra zona para mantener ocupado los lotes.

No todo lo que brilla es oro. Se sabe. Pero el contexto del trigo se le parece bastante al preciado metal, y no sólo por el color.

Este año se dieron en simultáneo una serie de condiciones que volvieron seductor a este cultivo. Buenos precios nacionales e internacionales y retenciones bastante más bajas que la soja o el maíz hacen que el productor considere el trigo como una posibilidad para hacer algo de caja.

Esa situación favorable se presenta a pleno en las zonas netamente trigueras del país. No es el caso de nuestra región. El clima del NOA mesura un poco los beneficios que promete el cultivo para esta campaña.

“Nosotros recibimos lluvias durante el verano y durante parte del otoño. Pero nuestros inviernos y primaveras son secos; y ese es el período durante el cual se desarrolla el trigo”, explicó Roberto Palomo, vicepresidente de la Asociación de Productores Agrícolas y Ganaderos del Norte (Apronor). “Aquí hacemos trigo con el remanente de humedad de la temporada estival; entonces, dependerá de la magnitud de las lluvias del verano y del consumo de agua de la soja, porque se lo siembra sobre estos lotes, luego de cosechar la oleaginosa”, precisó.

Añadió que actualmente, muchos productores están analizando los suelos, para decidir si siembran o no el trigo. “La soja consumió toda la humedad del verano. Pero cuando estaba terminando cayó una lluvia que en algunas zonas alcanzó los 70 mm; y eso repuso humedad en los lotes. Estamos evaluamos el contenido de agua útil del suelo, para tomar la decisión de sembrar, porque se parte de la base de que esa será la única humedad que tendrá el trigo para desarrollarse”, indicó Palomo.

Según ahondó, en gran medida todo dependerá de la rapidez con la cual el productor cosechó la soja; en especial, las de ciclos cortos, porque dejan mayor cantidad de humedad. “Se evalúa lote por lote la humedad; y ese análisis está dando valores muy ajustados. Entonces, en algunos directamente no se siembra, y en otros sí; aunque con poca expectativa económica”, contó.

Para evitar malezas

En todo caso, Palomo precisó que el principal objetivo del productor de la región al sembrar trigo pasa por mantener ocupado el lote y que, de esa manera, no se llene de malezas, ya que luego resulta más costoso deshacerse de ellas: “conviene gastar en semilla, en siembra y en barbecho”.

Palomo afirmó, sin embargo, que para otras regiones del país, este año el cultivo resulta muy prometedor. “Hoy el trigo es el único de los granos que tiene un precio más o menos interesante. En las zonas netamente trigueras, donde los rindes llegan a 8.000 kilos por hectárea (kg/ha), otra es la situación. Pero en nuestra región no podemos esperar más de 800 kg/ha; salvo que suceda como en 2015, y en octubre caiga una lluvia de 30 mm o de 40 mm. Pero eso no está dentro de las estadísticas; y no se puede sembrar esperando que ocurra algo que suele darse cada 50 años”, expresó Palomo.

Comentarios