Respaldo a un leal y mimo al cristinista

La presencia del Presidente implica un mensaje político de respaldo al gobernador, Juan Manzur.

20 May 2020 Por Juan Manuel Asis
1

ARCHIVO LA GACETA

Con una imagen positiva tan elevada, el presidente, Alberto Fernández, no podrá gozar mañana de un baño de popularidad en Tucumán, a lo sumo lavarse las manos con alcohol gel y mantener contactos reducidos con autoridades provinciales en varios municipios por anuncios de inversiones en obras públicas. Paradojas de la pandemia que aíslan a la política de lo partidario. 

La presencia del mandatario, entonces, implica un mensaje político de respaldo al gobernador, Juan Manzur, quien no dejó pasar la ocasión para resaltar que al igual que cuando resultó electo presidente, Alberto elige recalar en Tucumán en su primera salida al interior en el marco de la cuarentena. Ya sea porque en provincia el plan sanitario está rindiendo sus frutos en números -por lo menos hasta hoy en comparación con otras zonas del país- o bien porque necesita ratificar que gobierna con los 24 mandatarios -como lo definió como plan de gestión- y no sólo con Axel Kicillof y Horacio Rodríguez Larreta, con quienes se viene mostrando en esta crisis sanitaria habilitando todo tipo de especulaciones políticas. 

Sin embargo, en esta salida al interior, el Presidente no sólo viene a respaldar a quien considera parte de su ejército de leales, sino que también pasará por Santiago del Estero, una provincia que le debe más favores a Cristina Fernández. Recuérdese que la vicepresidenta impuso como presidenta provisional del Senado a Claudia Ledesma Abdala, la esposa del mandatario santiagueño, Gerardo Zamora. Una lectura rápida diría que, en gestos, Alberto avala a los suyos pero que no se olvida de mimar a los cristinistas.

Esta nota fue anteriormente contenido exclusivo, sólo accesible para suscriptores.

 

Comentarios