Cartas de lectores

20 May 2020 Por LA GACETA

- Adultos mayores y cuarentena

Cada país tiene resultados según las prevenciones aplicadas oportunamente. Inglaterra fue víctima de un inconsciente; Estados Unidos padece las consecuencias de haberle dado más valor a los intereses materiales que a las vidas mismas; Brasil, con el hacer de un enfermo y patético Bolsonaro, va a ser el más castigado en esta zona del planeta. Pero en todas partes los riesgos se intensifican cuanto más años tenemos; los adultos mayores debemos tomar todas las previsiones e incluso haciendo todo lo que nos aconsejan podemos ser contagiados. Vamos a tener que seguir en cuarentena porque solo el logro de una vacuna que pueda anular los efectos del coronavirus nos devolverá la tranquilidad. Donde estemos tenemos que generar distintas ocupaciones que nos motiven; lo peor que podemos hacer es dejar espacios de tiempos vacíos porque además del esfuerzo para evitar ser contagiados hay que luchar para vencer el peso de los años y de la soledad, para no caer en estados de angustias y ansiedades; los años nos han vuelto más frágiles y vulnerables. Hay muchas cosas gratificantes por hacer: leer, escribir, mantenernos informados, hacer gimnasia compatibles con nuestros años, escuchar la música que nos llene emocionalmente y nos reconforte, darnos baños largos en tiempo y templados; vestirnos cada día como si estuviésemos por salir de paseo; en ningún momento perder nuestra autoestima; recordar los momentos en que fuimos felices... y en ningún momento olvidar a Dios...

Héctor Leonardo Bravo

[email protected]


- Oposición y democracia

La democracia supone esencialmente la existencia de una oposición que cumpla la función de cogobierno y al mismo tiempo, de control de la gestión en el poder del gobierno de turno. La oposición no debería estar sorprendida hoy por el avance que ha tenido el gobierno en acrecentar extraordinariamente sus poderes en la vida de la República, que se manifiesta nada menos que en la excluyente facultad del jefe de Gabinete de la Nación para disponer a su arbitrio la reasignación de las partidas del presupuesto de la Nación. Como efecto tal vez no querido, la oposición ha contribuido a alimentar la tentación hegemónica del gobierno actual, mediante la aprobación de las leyes que le asignan estos poderes extraordinarios que la Constitución nacional prohíbe. Ya sea por complacencia o para no pagar costos políticos, ha resignado el Parlamento su rol fundamental en democracia de mantener el equilibrio entre los poderes del Estado, llevando al país a otra experiencia de vacío en sus funciones. Esta cesión de poderes implica un retroceso de la democracia y de la imagen que debe tener el Parlamento, donde necesariamente debe estar representada también la voz de los que no votaron por este Gobierno.

José Luis Díaz Robín

[email protected]


- ¿Callamos o hablamos?

Prefiero expresar mi repudio por lo sucedido al sacerdote de Sagrado Corazón de Jesús. La Policía está para perseguir delincuentes, no a los sacerdotes o a la iglesia. Tiene que existir algo de coherencia; tengo esperanza de que lo sucedido sirva para que no nos callemos. Pienso que si optamos por callarnos luego no podremos hablar, ya que haremos crecer el monstruo al que nosotros mismos le dimos de comer. Es que en la misa, con los recaudos correspondientes, el pobre sacerdote tuvo que salir a dar explicaciones a su obispo que solo trasmitía la misa por internet, y al comisario, que no había incumplido nada. Hay colas en los supermercados, se compran alimentos y vinos por cualquier lado; en las farmacias también hay colas. La Justicia sigue esperando consejos sanitarios al igual que las iglesias y el sacerdote le tuvo que decir al comisario que no hizo nada. El Gobierno hace decretos (DNU) y nadie dice nada; las cámaras de diputados y senadores callan y peor, los confirman. ¿Y nosotros? Obviamente nosotros nos quedamos en casa, pero ello no impide que repudiemos lo que está pasando.

María Ofelia Sal


[email protected]


- Sentido pésame

He tenido oportunidad de trabajar con varias dirigentes barriales desde mi cargo de funcionario de la Administración Pública en la parte social. En su momento habilitamos bajo las tribunas del ex Autódromo un albergue para personas en situación de calle; una de las personas que estaba al cuidado de ellos era Mary Pachilla, mujer de un inmenso corazón solidario. En estos días, con gran dolor y a la distancia, debo darle mi sentido pésame a esta madre ejemplar que lloraba a un hijo fallecido y a la que ahora le arrancaron de la peor manera a su otro hijo. Unos delincuentes lo acribillaron a tiros para robarle su moto. Carlos Sánchez se llamaba; troncharon su vida, sus sueños y sus esperanzas y dejó sumidos en el dolor a sus seres queridos. Sólo nos queda pedirle a Dios que le dé fortaleza a Mary; y a los hombres de la Justicia, que la ejerzan.

Francisco Amable Díaz


Pedro G. Sal 1.180 

Barrio 20 de Junio - 
San Miguel de Tucumán

Las cartas para esta sección deben tener un máximo de 200 palabras, en caso contrario serán sintetizadas. Deberán ser entregadas en Mendoza 654 o en cualquiera de nuestras corresponsalías haciendo constar nombre y domicilio del remitente. El portador deberá concurrir con su documento de identidad. También podrán ser enviadas por e-mail a: [email protected], consignando domicilio real y N° de teléfono y de documento de identidad. LA GACETA se reserva el derecho de publicación.

Esta nota fue anteriormente contenido exclusivo, sólo accesible para suscriptores.

 

Comentarios